INFORME DE CEPYME

La crisis del coronavirus puede llegar a destruir 300.000 empleos en 2020

Eel presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, ha considerado positiva la posibilidad que tienen las empresas de suspender temporalmente el contrato de sus trabajadores

Foto: (Reuters)
(Reuters)

La contención de la actividad durante el periodo de cuatro semanas por el estado de alarma derivado del COVID-19 podría suponer una pérdida de unos 300.000 empleos en 2020, mayoritariamente en las pymes, que son las empresas más afectadas.

Según el informe elaborado por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme), en colaboración con el Centro de Predicción Económica (Ceprede) y publicado este viernes, la inactividad económica afectaría intensamente al empleo y en el conjunto de 2020 supondría prácticamente un estancamiento de la economía española.

Así lo ha explicado en rueda de prensa telemática, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, quien ha considerado positiva la posibilidad que tienen las empresas de suspender temporalmente el contrato de sus trabajadores, si bien ha pedido al Gobierno mayor "flexibilidad" y "automatismo" para las pymes.

El objetivo es que las pymes puedan "hibernar en el este paréntesis para que la recuperación sea lo más rápida posible", ha dicho Cuerva, quien ha solicitado también una mayor garantía en los avales del Estado para las pymes, acercándose "al cien por cien", para que puedan financiarse lo máximo posible.

De vuelta al estudio, las actividades más afectadas, que precisamente son en las que las pymes tienen una presencia superior, serían los servicios de alojamiento y hostelería, las agencias de viajes, la industria textil y la confección.

Por ello, las microempresas serían las más afectadas, con una pérdida cercana al 2 % del empleo (más de 70.000), seguidas por las pequeñas (70.000), las grandes (50.000) y las medianas (48.000), en tanto que otros 70.000 empleos se destruirían en el resto del sistema, fundamentalmente autónomos.

El director general adjunto de Ceprede, Julián Pérez, ha explicado en la rueda de prensa que la destrucción de empleo calculada es una media anual, que tiene en cuenta que en los dos primeros meses del año la situación era normal y que prevé que vuelva a serlo a partir de mayo.

Ello supone que, aproximadamente y de forma temporal, podría haber entre 2,3 millones y 3 millones de trabajadores afectados por las suspensiones de contratos o despidos concentrados en un mes.

Pérez ha explicado que el efecto de la crisis sanitaria implicará, por un lado, un descenso del consumo por el confinamiento lo que paraliza la actividad económica del comercio de bienes (concesionarios, comercio textil...), a lo que se suma el descenso de la actividad en otros sectores como el transporte.

Ceprede "asume una duración del estado de alarma de 4 semanas, la hipótesis más posible," y cuantifica cuál sería la reducción del consumo, lo traslada a las ramas de actividad y después al crecimiento económico y al empleo.

Aunque el efecto final de la crisis dependerá lógicamente de su prolongación en el tiempo, una duración inicial de cuatro semanas podría generar un impacto directo en torno al 0,9 % del PIB, que se elevaría hasta el 1,7 % al incluir los efectos indirectos e inducidos sobre el conjunto del sistema económico.

A los impactos derivados de la contención en el consumo privado habría que añadir la posible paralización de los procesos inversores, como consecuencia de una mayor incertidumbre, además de la caída de las exportaciones, que por otro lado se mitigaría con otro descenso de las importaciones, y los posibles efectos de los fuertes descensos de los mercados financieros.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios