MACROCUMBRE EUROPEA EN BRUSELAS

España busca minimizar los recortes ante un presupuesto de la UE “decepcionante”

Pedro Sánchez busca defender los intereses españoles en las perspectivas económicas de la UE ante el asedio de los países nórdicos

Foto: Pedro Sánchez a su llegada a la cumbre europea. (EFE)
Pedro Sánchez a su llegada a la cumbre europea. (EFE)

Este jueves ha arrancado en Bruselas la maratoniana cumbre europea destinada a intentar cerrar un acuerdo respecto al próximo Marco Financiero Plurianual (MFP), una “caja” presupuestaria que marca cuánto puede gastar y en qué puede gastarlo la UE cada año durante los próximos siete ejercicios, entre 2021 y 2027.

España llega con sus intereses especialmente tocados: política de cohesión y la política agraria común (PAC). Las dos partidas, las dos grandes tradicionales del presupuesto europeo y las que más recursos requieren del presupuesto, llevan en el punto de mira desde hace años, con una reducción paulatina de fondos.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha sido claro a su llegada al Consejo Europeo: “La propuesta es altamente decepcionante y sin duda alguna no compartimos mucho de los aspectos que se han planteado”.

Pedro Sánchez junto a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. (EFE)
Pedro Sánchez junto a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. (EFE)

España llega a la cumbre con pocas alianzas preestablecidas. Hay bloques, pero dentro de los mismos hay bastantes divisiones. La tensión no hace más que crecer, con posiciones muy alejadas entre distintos socios que, en algunas ocasiones, parecen buscar hacer rabiar a otros líderes con propuestas demasiado bajas o con discursos provocadores.

La situación es todavía más crítica que en otras negociaciones del MFP. Reino Unido ha abandonado la UE y con él se han ido los entre 60.000 y 75.000 millones de euros que ponía sobre la mesa en cada MFP. Los países más ricos, como Austria, Dinamarca, Países Bajos y Suecia, que se han bautizado como los ‘Frugales’, con el apoyo de Alemania, se niegan a pagar los platos rotos de esta salida. Este es, en realidad, el único bloque en el que hay pocas divisiones.

Por otro lado, los ‘Amigos de la Cohesión’, entre los que están los sureños, España, Portugal, Grecia e Italia, así como el bloque del este, buscan que ese agujero que deja el Brexit no afecte a la política de cohesión. Pero más allá de querer que no se recorte la cohesión los intereses, principios y voluntades entre países tan distintos como República Checa y España hacen que este grupo sea poco estable.

Los frugales consideran que hay que abrirse a nuevas prioridades, como la seguridad, defensa, gestión migratoria y la lucha contra el cambio climático, y que es incompatible hacerlo si el dinero se canaliza a dos partidas que no aportan en este sentido: PAC y Cohesión.

Una fuente diplomática española defiende que no se puede hablar de una transición a la economía verde si se deja fuera de ella al sector agrícola. “Lo que está claro es que la negociación dura se juega en PAC y Cohesión”, explica una fuente diplomática. “Hay posiciones muy separadas entre los frugales y el resto, y luego dentro de cada grupo hay matices, intereses distintos”, añade.

El Gobierno español se opuso frontalmente a la propuesta que en diciembre hizo la presidencia finlandesa, que situaba el presupuesto en el 1,07% de la RNB. Junto con España lo hicieron el resto de países: los del norte lo consideraban excesivo, los del sur y el este demasiado corto y con fallos. Ahora Sánchez explica que la propuesta sobre la que se trabaja ahora es peor que la que hicieron en su momento los finlandeses.

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, tomó las riendas de la situación y comenzó una ronda de reuniones bilaterales con todos los líderes, un proceso que culminó en su propuesta del 14 de febrero: un presupuesto del 1,074% de la renta nacional bruta (RNB) de los Veintisiete con algunos cambios para contentar a los países del este.

Madrid siempre se alineó con la propuesta de la Comisión Europea, que en mayo de 2018 propuso un 1,11% del RNB, aunque recientemente fuentes comunitarias han mostrado su conformidad con la propuesta hecha por Michel la semana pasada. Fuentes diplomáticas españolas explican que no debe haber obsesión por los números, ni tampoco por lo que deba contribuir España, sino si se cubren o no los intereses españoles en el presupuesto.

El Parlamento Europeo pide un 1,3% que está fuera del radar, y amenaza con vetar el marco si no se cumplen sus exigencias. Sin embargo entre las capitales el Pleno no tiene demasiado crédito, especialmente después de julio, cuando tras amenazas con vetar a cualquier candidato a la Comisión Europea que no hubiera participado en las elecciones europeas acabó aceptando a Ursula von der Leyen, la por entonces desconocida e impopular ministra de Defensa alemana.

Michel se reúne con Angela Merkel y Emmanuel Macron. (Reuters)
Michel se reúne con Angela Merkel y Emmanuel Macron. (Reuters)

Recortes inevitables

Un objetivo poco realista sería esperar que no haya recortes en PAC y Cohesión. Los va a haber, y van a ser importantes. Ahora mismo el hachazo es del 14% para la política agraria y del 12% para los fondos que ayudan a las regiones que están por debajo del desarrollo medio de la UE.

En el actual MFP la PAC cuenta con unos 410.300 millones de euros, y la propuesta de Michel recorta hasta los 329.300 millones. Eso sí, por el momento España está salvando que los recortes no se produzcan tanto en el pilar I, el de los pagos directos a los agricultores, que se reduce en un 10%, y que se concentren en el pilar II, el de desarrollo rural, que cae un 25%.

Aquí tendrá que forcejear con los frugales, que precisamente critican que los tijeretazos se concentren en el Pilar II, aunque por ellos estos deben producirse en cualquiera de las dos columnas. Sin embargo, una fuente diplomática señala que para la UE es contraproducente tener una agenda de transición ecológica y amortiguar los recortes sobre las ayudas directas a los agricultores, ya que le ven más sentido inyectar dinero al desarrollo rural.

Protestas en Bélgica contra los recortes de la PAC. (Reuters)
Protestas en Bélgica contra los recortes de la PAC. (Reuters)

“Geometría variable”

España está relativamente sola en esta cumbre. Mientras los ‘Frugales’ se apiñan en sus posturas, los países que apuestan por un presupuesto más amplio se encuentran bastante dispersos. Este miércoles Madrid lanzó un largo comunicado junto con París y Lisboa en la que intentaban alinear sus prioridades.

Probablemente sean Francia y Portugal los principales aliados de Sánchez, pero incluso en este eje hay diferencias respecto a cómo deben afrontarse las negociaciones. Hay puntos en común entre París y Madrid, como es su interés por mantener la PAC, pero también hay muchas divisiones.

Sánchez tiene la difícil tarea de buscar acuerdos de “geometría variable”, insistiendo en el mensaje que fuentes diplomáticas españolas llevan lanzando sobre la postura de Madrid en distintos debates europeos. Y esto significa que Sánchez tendrá que ir tejiendo alianzas aquí y allí con unos países y con otros para intentar proteger en la medida de lo posible los intereses españoles.

El acuerdo posible

La realidad es que parece que el único punto posible para un acuerdo se encuentra entre el 1% que exigen los ‘frugales’ y por debajo del 1,074% de la propuesta de Michel. Las próximas horas, seguramente los próximos días, consistirán en un ejercicio de equilibrio para encontrar una solución que deje a todo el mundo más o menos igual de descontento. No va a haber nadie eufórico, porque nadie va a poder imponerse.

Lo que tienen claro en Bruselas es que esta negociación empieza a quemarles en las manos. El discurso está cada vez más encendido y está consumiendo energías de los Veintisiete cuando todavía queda por delante una maratoniana negociación de acuerdo comercial con el Reino Unido.

No hay tiempo que perder, pero lo cierto es que nadie apuesta por un acuerdo en esta cumbre, siendo el escenario más barajado el que se vuelva a convocar una nueva reunión dentro de algunas semanas mientras se intentan acercar posiciones.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios