ÚLTIMA REUNIÓN DE CARNEY

El BoE mantiene los tipos y recorta la estimación de crecimiento tras el Brexit

Siete de los 9 miembros han votado a favor de esta decisión, mientras que los otros dos querían rebajar el tipo en un cuarto de punto. Esta es la última reunión antes de la salida de Reino Unido

Foto: El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. (Reuters)
El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. (Reuters)

En materia de política monetaria, todo sigue igual antes de que se materialice la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). El Banco de Inglaterra (BoE) ha votado en la reunión de enero mantener los tipos de interés en el 0,75%, obteniendo esta decisión el apoyo de 7 de los 9 miembros del Comité.

Los otros dos miembros querían bajarlos un cuarto de punto, posibilidad con la que había estado especulando el mercado en los últimos días. Con todo, el regulador monetaria del país británico ya llevaba tiempo avisando de que prefería esperar al Brexit antes de tomar decisiones.

Una perspectiva que podría mantener ahora tras la salida oficial, ya que el país se enfrenta a un periodo de negociación de varios puntos clave de su relación con el Viejo Contienente. En este contexto, el BoE también ha rebajado del 1,2% al 0,8% su previsión de crecimiento para la economía de Reino Unido en 2020, por la incertidumbre que genera la negociación de un nuevo pacto comercial con la UE después del Brexit.

Asimismo, la entidad presidida por Mark Carney también ha decidido meter tijera a su previsión de crecimiento en 2021, del 1,8% al 1,4%, y, en 2022, del 2% al 1,7%.

Pese a esta predicción cuantitativa, la valoración cualitativa del BoE es optimista. "Desde la reunión de diciembre, los desarrollos internacionales han sido positivos y los últimos datos de Reino Unido apoyan la tesis de una recuperación del crecimiento a corto plazo”, detallan las actas de la institución. “El Comité monitorizará de cerca hasta que punto estos indicadores tempranos de una mejora en las perspectivas [económicas] se sostienen y se ven apoyados por datos concretos sobre la actividad doméstica en los próximos meses”, ha zanjado el Banco de Inglaterra en el comunicado. “Unas incertidumbres del Brexit reducidas, y una política fiscal más relajada, también empujaría al alza el equilibrio de los tipos de interés en Reino Unido”.

Banco de Inglaterra. (Reuters)
Banco de Inglaterra. (Reuters)

En este contexto tan gris, el BoE no se moja. "La política monetaria se fijará para garantizar un retorno sostenible al objetivo de inflación del 2%", ha señalado el banco central británico. Asimismo, el regulador mantiene la puerta a apoyar con una rebaja de los tipos la recuperación de la economía del Reino Unido si empeorasen los indicadores de actividad, mientras que, si por el contrario, la economía se recupera en línea con lo previsto, "podría necesitarse algún modesto endurecimiento" para mantener la inflación de forma sostenible hacia el objetivo.

Los miembros del Comité del BoE sí que votaron en bloque a la hora de mantener en 10.000 millones de libras esterlinas (11.856 millones de euros) la emisión de reservas del banco central para financiar la compra de deuda corporativa, así como de continuar con el programa de 435.000 millones de libras esterlinas (515.749 millones de euros) de compra de bonos soberanos.

Tras siete años al frente de la institución, esta es la última reunión de Carney al frente del Banco de Inglaterra, ya que el 15 de marzo, antes de la próxima reunión del 26 de marzo, será sustituido por el consejero delegado de la Financial Conduct Authority (FCA), Andrew Bailey.
Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios