Tendencia muy negativa

Pinchazo del coche eléctrico: las ventas en China se hunden por quinto mes consecutivo

Los fabricantes de vehículos y baterías en el mayor mercado mundial están sufriendo por la importante caída de la demanda, a la que no se ve el final en lo que iba a ser el año de la consolidación

Foto: Un visitante, en el interior de un coche eléctrico, en un salón del automóvil en China. (Reuters)
Un visitante, en el interior de un coche eléctrico, en un salón del automóvil en China. (Reuters)
Adelantado en

Hasta hace bien poco, China era la gran esperanza del coche eléctrico. El país tenía la combinación perfecta para que esta tecnología funcionara: una ingente cantidad de gente localizada en enormes urbes y unos niveles de contaminación que provocan tos solo con ver los números.

De hecho, el año 2019 comenzó de una manera inmejorable. La fiebre por el coche eléctrico inundó el país y las ventas se dispararon un 138%. Poco más de 11 meses después, la situación es radicalmente opuesta con las cifras de unidades despachadas desplomándose por quinto mes consecutivo.

Los descensos, además, no son suaves valles fruto de los cambios en el consumo, son despeños en toda regla. En noviembre, el hundimiento alcanzó el 42% respecto a octubre, con un total de 79.000 coches eléctricos llegando a las carreteras chinas.

El gran culpable de esta negativa racha es el propio Ejecutivo chino, que ha decidido eliminar los incentivos fiscales otorgados a aquellos que se decidían por un vehículo eléctrico y no por un modelo similar impulsado por combustibles fósiles. El final de estos estímulos ha provocado una verdadera crisis en una industria que hasta ahora gozaba de buena salud.

Exhibición de modelos de Tesla en China. (Reuters)
Exhibición de modelos de Tesla en China. (Reuters)

Evidentemente, hay otros motivos que han provocado este golpe a las ventas. La guerra comercial que mantienen Pekín y Washington es especialmente nociva, ya que Tesla es un actor muy importante en China, fabricante de cinco de los 10 modelos más vendidos en el gigante asiático. Adquirir, por ejemplo, uno de los Model 3 de la compañía de Elon Musk es un 25% más caro en diciembre que en agosto, debido a esos gravámenes provocados por la tensión entre Xi Jinping y Donald Trump.

Los actores locales, en problemas

Atribuirle toda la responsabilidad a la guerra comercial sería quedarse en la superficie del problema. Es la industria la que está sufriendo, incluidos los principales fabricantes chinos.

Una buena muestra de ello es Panasonic, uno de los principales productores de baterías y la marca responsable de impulsar los Tesla de todo el mundo. La firma japonesa, segunda por cuota de mercado en China, ha visto cómo la demanda de sus productos en el gigante asiático y en Estados Unidos se ha despeñado un 38% en el mes de noviembre. Por su parte, el líder del mercado, la china Contemporary Amperex Technology, ha ingresado un 17% menos en el mismo periodo.

Estos no han sido los casos más preocupantes. BYD, el gran fabricante chino de vehículos eléctricos, está en serias dificultades. La compañía, que cuenta con Warren Buffet entre sus accionistas, ha tenido que lanzar un 'profit warning' recortando sus previsiones de facturación un 43%. De momento, sus ingresos se han reducido un 89% en el tercer trimestre del ejercicio fiscal 2019.

Las previsiones, en cualquier caso, son optimistas. Según las estimaciones de Bloomberg, en los primeros nueve meses del año 2020 se venderán en China 912.000 coches eléctricos, un 13% más en términos interanuales. Tal y como explican sus analistas, "un mercado a la baja podría forzar al Ejecutivo a rendirse en sus planes de cortar los estímulos fiscales".

Por su parte, desde SNE Research, recuerdan que "la demanda en Estados Unidos y en China va a seguir débil durante un tiempo" y muestran su "preocupación por el enfriamiento del mercado global".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios