esto sigue siendo mucho más que un coche

Seis horas con el último modelo de Tesla: así se manejan 456 caballos con una 'tablet'

Probamos la tecnología del nuevo Model 3, el vehículo más barato de la marca y su gran apuesta para convertir Tesla en un gran fabricante

A todos nos encanta hacer listas y 'rankings'. En un mundo cada vez más complejo y abarrotado de información, usamos estas enumeraciones para estructurar nuestras decisiones. Lo hacemos a la hora de comprar una lavadora, o una tele, al elegir un gimnasio, un plan de pensiones o las bolsas de la basura. Pero hay algunas compañías que aún hacen todo lo posible para escapar de las listas y sacarnos de nuestras casillas.

Un ejemplo que seguro que nos viene a todos a la cabeza es el de los móviles, todos son comparables, se pueden enlistar de mejor a peor, de más rápido a más lento, enumerar sus cámaras… Bueno, todos menos Apple. Los de la manzana llevan años peleando para jugar en una liga diferente, no usan los mismos chips que el resto y tienen su propio sistema operativo. Pues en el mercado automovilístico hay otra compañía que intenta romper con nuestra idea de lo que es un coche, su dueño es el polémico magnate Elon Musk, se llama Tesla y de momento lo está consiguiendo.

En Teknautas hemos pasado seis horas con su nuevo coche, el ‘barato’ (con muchas comillas) Model 3, llamado a ser el primer gran ‘best-seller’ de la compañía. Y lo cierto es que aunque con un precio más bajo (entre 59.100 y 70.000 euros sus versiones media o Long Range y alta o Performance, y a la espera de que llegue la básica o Standard Range, de unos 35.000) esto sigue siendo otra historia tecnológica. Es pronto para hacer un examen de todas sus capacidades, porque es ahora cuando empiezan a entregar las primeras reservas en España, tras años de problemas de fabricación y producción, pero al menos en este aspecto es todo un misil.

Todo el que conduzca, o haya conducido alguna vez, sabe que en seis horas es complicado testar un coche como es debido. Se necesita tiempo para acoplarse, descubrir los detalles, probar sus prestaciones en diferentes escenarios. Pero, centrándonos en la tecnología, solo hacen falta unos pocos minutos para ver que estamos hablando de algo que supera a un simple coche, también a uno eléctrico y de alta gama. Incluso con los detalles que le faltan (la versión que hemos probado aún no cuenta con piloto automático ni asistencia en el aparcamiento), la tecnología domina por completo todo lo que rodea el vehículo, siendo el centro absoluto de su funcionamiento.

Un dispositivo, más que un coche

Ya cuando probamos el Model X, hablamos de que estos Tesla son más un ‘gadget’ que un coche, y eso continúa con el Model 3. No tiene unas puertas abatibles rollo 'batmóvil' que se puedan abrir desde el interior, pero sí mantiene el mismo espíritu. Tanto el volante como los pedales son accesorios secundarios y es la pantalla táctil de 15 pulgadas (parece una gran 'tablet') situada en el centro del habitáculo la que maneja todo.

Al contrario que en el resto de modelos, en este caso la colocación de la pantalla es horizontal. Un cambio muy inteligente, ya que le da aún más peso, se asemeja a nuestra visión de ordenadores, 'tablets' o móviles y ayuda a que la adaptación sea más sencilla. Hablamos de un coche sin un solo botón en todo el frente (solo tiene el de las luces de emergencia y el de llamada de socorro encima de la cabeza porque lo exige la normativa), por lo que la adaptación de una conducción clásica a la de un Tesla es un cambio brutal que puede incluso echar para atrás a algún usuario.

En cuanto a sus sistemas, llaman la atención, y mucho, sus sensores. Si te das una vuelta alrededor del coche, verás todas las cámaras que lleva incorporadas, y que luego se reflejan en la pantalla con sus avisos de acercamiento. El coche es capaz de decirte en tiempo real todo lo que ocurre a tu alrededor y dibujártelo. Sí, sabe si a tu lado pasa una moto, un coche, un camión, una bici o un peatón. Además, empieza a encender las alarmas con más de 62 centímetros de distancia (por lo que hemos podido probar en el test), lo que hace que sea casi imposible rozar tu coche con nada, ya ni hablamos de la cámara trasera gigante que se muestra en la pantalla cuando das marcha atrás.

No es una sorpresa que un coche venga con conexión independiente a internet, pero pocos la aprovechan tanto como Tesla. Sus actualizaciones continuas, al estilo de cualquier teléfono, hacen que pienses que este coche puede durarte muchos años (no deja nunca de mejorar sus sistemas, incluso con cambios físicos: por ejemplo, el autopilotaje vendrá en una de estas actualizaciones), sus mapas se adaptan al tráfico y la unión con tu teléfono es total.

Desde su ‘app’ puedes desde abrir el coche usando el teléfono como llave a controlar en todo momento sus constantes y saber incluso en el extranjero la situación exacta de tu coche (a ver quién se atreve a robar un Tesla). Los detalles se notan mucho en estas opciones, incluso puedes ‘capar’ la velocidad máxima del coche por si tienes miedo de que al dejárselo a tu hijo o a tu cuñado este se vaya a hacer el cabra.

La llave inicial del coche es esa tarjeta, pero puedes dejarla en el vehículo y usar solo el teléfono. (Foto: Patricia Seijas)
La llave inicial del coche es esa tarjeta, pero puedes dejarla en el vehículo y usar solo el teléfono. (Foto: Patricia Seijas)

Se nota que es una versión primeriza y que el ‘software’ tiene cosas que mejorar (los comandos de voz están muy verdes y justo cuando lo conducíamos saltó el aviso de que una nueva actualización estaba en camino), sin embargo, se ve claramente que ningún otro gran fabricante ha apostado de esta forma por la tecnología. La sensación es que puedes manejar una bestia de 456 caballos, en su versión más potente, con solo una gran ‘tablet’.

¿Y la batería, qué?

De todo lo que tenga que ver con el motor y el punto de vista más automovilístico se encargará nuestro compañero de la sección de Motor, Carlos Cancela, pero sí hay aspectos a destacar tecnológicamente hablando de su batería y su autonomía.

Como parte de la prueba, acudimos a una de las estaciones con ‘supercargadores’ adaptados al Model 3 que Tesla tiene en estos momentos repartidas por toda España (en total, tiene 26, pero no todas cuentan con mangueras adaptadas a este modelo), aunque por lo que gastamos en esas seis horas no hacía demasiada falta. Estos puntos de carga sustituyen a las gasolineras de carretera y están pensados para viajes largos.

El Tesla Model 3, en una de las estaciones de 'supercargadores'. (Foto: Patricia Seijas)
El Tesla Model 3, en una de las estaciones de 'supercargadores'. (Foto: Patricia Seijas)

La capacidad del Model 3 es de 500 kilómetros de autonomía, pero si quieres hacer un viaje aún más largo, cuando lo pongas en su navegador este te indicará las estaciones en las que puedes parar, y cuánto tiempo debes estar allí cargando para tener energía suficiente para llegar a tu destino (nosotros, en unos 20 minutos enchufados, conseguimos casi 50 kilómetros de carga). Todo está pensado para que no te tengas que preocupar absolutamente de nada, quitarte de la cabeza la idea de tener que ir mirando en qué área de descanso debes parar y la gasolina que tienes que echar. Por cierto, el Model 3 sí paga por esta energía, 0,24 euros por kWh, lo que tiene un coste estimado de unos 5,28 euros por 100 km de batería.

Para controlar aún más tu gasto, la pantalla delantera te ofrece estadísticas de tu conducción y te ofrece siempre información actualizada sobre el gasto. Como comentamos, son unos 500 kilómetros de autonomía, pero todo depende de tu forma de conducir. ¿Se notan los atascos y la conducción en ciudad? Al contrario que los vehículos de combustión, este no se resiente en estas situaciones y su batería, según Tesla, no se degrada con este uso.

Solo con un toque abres el puerto de carga del Model 3 y puedes poner la manguera del 'supercargador'. (Foto: Patricia Seijas)
Solo con un toque abres el puerto de carga del Model 3 y puedes poner la manguera del 'supercargador'. (Foto: Patricia Seijas)

Por último, hay que destacar dos puntos en este sentido. La idea de Tesla es que instales tu propio cargador en casa. Así podrás enchufar tu coche las noches que lo necesites para evitar acudir siempre a 'supercargadores' con gran potencia que sí pueden dañar la batería, y es bueno saber que además de la red de estas estaciones de Tesla, muchos otros establecimientos tienen sus propios cargadores gratuitos a los que puedes acudir si no tienes prisa, y también aparecen en el mapa de tu navegador. Hablamos de centros comerciales, 'parkings' o centros públicos que cuentan con espacios para estos coches.

Hacia el coche autónomo

En definitiva, se trata de un cochazo de 456 CV (en la versión Performance), diseño superdeportivo, techo solar y construcción de muy alta gama, pero está claro que Tesla no juega en esa liga de comparativas, ellos buscan otra cosa. Su minimalismo y el protagonismo de la pantalla y los sistemas que lleva integrados dejan claro que su caballo ganador es la tecnología y el concepto de otra idea de conducción y movilidad distintas al resto.

Es imposible sentarse en el puesto del piloto y no darse cuenta de que esto solo es un paso intermedio hacia un coche completamente autónomo, un 'impasse' en el cambio hacia estos vehículos que perfectamente podrían tener la misma forma que este Model 3 solo que extirpando volante y pedales.

(Foto: Patricia Seijas)
(Foto: Patricia Seijas)

Si eres de los que apuestan por esta movilidad diferente, y amas la tecnología, vas a disfrutar, y mucho, este coche. Eso sí, habrá que esperar para ver si llegan a ese objetivo de un vehículo ‘best-seller’. Todo dependerá de la cantidad de personas (con buena capacidad económica) a quienes consigan convencer de que esto más que el futuro es el presente.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios