Mecanismos para fortalecer la UE

El BdE pide un seguro de desempleo europeo para dar estabilidad a la eurozona

La política monetaria impulsada por el BCE desde 2014 sumará unos 2 puntos acumulados al crecimiento del PIB de la eurozona entre 2016 y 2020, valora Pablo Hernández de Cos

Foto:  El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)

La guerra comercial, la incertidumbre del Brexit, el deterioro de la actividad económica en las economías avanzadas y en las emergentes… La economía global atraviesa un bache y las señales apuntan a que el entorno de bajo crecimiento, inflación moderada y bajos tipos de interés que vive la zona euro, y que ya la ha debilitado, podría perdurar en el tiempo.

Así lo ha explicado este sábado el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en su discurso de clausura de los Cursos de verano de La Granda, en Asturias. En este escenario, en el banco central español lo tienen claro: es el momento de tomar medidas si no se quiere que la desaceleración observada en los últimos trimestres se transforme en una nueva crisis que borre los avances logrados en la zona euro. El contexto es complejo y las políticas económicas que se aborden en Europa serán "muy importantes", ha subrayado.

"Resulta urgente mejorar el funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM) antes de que se produzca una eventual crisis. Para lograrlo, debe avanzarse sin dilación en una mayor integración financiera con el desarrollo de la Unión del Mercado de Capitales, completar la Unión Bancaria con la creación de un fondo común de garantía de depósitos, la introducción de instrumentos fiscales que mejoren la capacidad de estabilización económica del conjunto de la UEM y la creación de un activo seguro común", ha afirmado Hernández de Cos.

En este sentido, el gobernador ha recordado la dificultad que supone lograr un equilibrio entre las políticas macroeconómicas que se diseñan para el conjunto de la zona euro dada la división entre política monetaria, en manos del Banco Central Europeo (BCE), y la política fiscal, que define cada país. Para poder combinar ambas herramientas de forma "apropiada" son necesarios "mecanismos de coordinación efectivos o la creación de una capacidad fiscal de estabilización" para la eurozona.

Así, bajo su punto de vista, es "muy preocupante" que la eurozona no tenga herramientas de política fiscal que permitan dar una "respuesta común" frente a los retos que enfrenta y que permita favorecer "estabilidad cíclica" para el conjunto de la Unión Europea.

Para el gobernador del BdE es "muy preocupante" que la eurozona no tenga herramientas de política fiscal para dar una "respuesta común" a los retos

El instrumento para la convergencia y competitividad creado recientemente es "un paso en la dirección adecuada", sostiene el gobernador, pero "carece de capacidad de estabilización" ya que no incorpora elementos potencialmente efectivos “como un seguro europeo de desempleo o el uso de fondos europeos para mitigar el impacto de perturbaciones específicas en alguna economía”.

Esta falta de mecanismos de coordinación, opina Hernández de Cos, "se ve agravada cuando la política monetaria roza sus límites efectivos de tipos de interés", algo que en el futuro podría ser más frecuente "si entramos en un contexto de tipos reducidos de manera persistente". "Es en este contexto en el que la efectividad de la política fiscal puede resultar mayor", ha destacado. En este sentido, aboga por la necesidad de realizar "una profunda revisión" de los mecanismos de política fiscal ya que el marco ha ido adquiriendo una complejidad "excesiva" con el tiempo, dificultando "la transparencia en su aplicación, su ejecución y su cumplimiento".

Impacto positivo de las medidas del BCE

Aun así, Hernández de Cos ha aprovechado la ocasión para alabar las decisiones de política monetaria que ha ejecutado el BCE. "Han tenido efectos muy positivos sobre la actividad y la inflación del área euro", ha apuntado. Según el gobernador, la política monetaria expansiva ha servido para mejorar la economía del euro y evitar que el período de tasas de inflación negativas que se atravesó en la eurozona "derivase en una espiral de deflación".

En concreto, los estudios elaborados por el BCE y las estimaciones del BdE apuntan a que el conjunto de medidas de política monetaria que se han adoptado desde marzo de 2014 "tendrán un impacto global sobre el crecimiento del PIB real y la inflación de la zona euro, en ambos casos, de alrededor de 2 puntos porcentuales acumulados entre 2016 y 2020".

Hernández de Cos, en una foto de archivo. (EFE)
Hernández de Cos, en una foto de archivo. (EFE)

Estos efectos se logran gracias a la "combinación de los distintos instrumentos utilizados", por eso, ha señalado Hernández de Cos, "es importante que esta complementariedad se mantenga con las nuevas medidas, en caso de que fueran necesarias, para maximizar su eficacia". Pero también es momento de que el BCE reflexione más allá del corto plazo y se plantee su estrategia en política monetaria en el medio plazo, opina el gobernador español. Esto implica, agrega, "clarificar el objetivo cuantitativo de estabilidad de precios para alinearlo con los de otros bancos centrales de países desarrollados".

Desafíos para la eurozona

El gobernador del BdE ha alertado de un mayor deterioro de la economía de la zona euro debido a la "evolución negativa" del comercio internacional. Hernández de Cos ha hecho un repaso del conflicto entre Estados Unidos y China que está pesando sobre la actividad a nivel global y ha subrayado el beneficio que ha supuesto para la economía mundial la apertura comercial de las últimas décadas: "Ha sido un mecanismo fundamental para el crecimiento y el bienestar social".

El gobernador del BdE reitera que "la proliferación de medidas proteccionistas es una de las mayores amenazas para la economía mundial". El proteccionismo afecta a la actividad y genera "efectos negativos adicionales" sobre la confianza, agrega. Por eso, la situación puede ir a peor si se sigue esta senda y proliferan nuevas medidas proteccionistas que acaben lastrando aún más la confianza y afecte a las condiciones financieras y a la inversión empresarial, una situación que acabará teniendo "un impacto severo sobre el PIB mundial".

Pero además de la escalada de la guerra comercial entre Washington y Pekín, los vaivenes en la negociación del Brexit también están siendo un lastre para la actividad mundial. Tres años después del referéndum todavía no está claro el desenlace de la relación entre Reino Unido y la Unión Europea, con las posibilidades de una ruptura 'salvaje' cada vez más altas tras la decisión del primer ministro, Boris Johnson, de suspender de manera temporal la actividad del Parlamento británico para lograr su 'Brexit duro'.

Las simulaciones apuntan, según Hernández de Cos, a que si bien un Brexit con acuerdo tendría "un efecto relativamente reducido", "sus consecuencias negativas serían significativas" si no hay acuerdo, sobre todo para Reino Unido.

El gobernador del BdE apuesta por aumentar el gasto público y privado en innovación para crear nuevas oportunidades de negocio

En este contexto, el gobernador aboga por "abordar las carencias estructurales" que impiden el avance de la productividad y la generación y realizar reformas que permitan a la eurozona incrementar su crecimiento potencial. Bajo su punto de vista, las políticas expansivas de oferta son "especialmente indicadas" en un contexto internacional como el actual que afecta a la oferta de bienes, la competencia y la productividad debido a la incertidumbre que lastra la actividad de las empresas. Así, su apuesta pasa por reactivar la inversión pública como forma de impulsar la actividad económica y trabajar para esquivar la sombra de la recesión que planea sobre el bloque europeo.

Hernández de Cos alerta del "lento" avance en la realización de estas reformas estructurales en los países del euro, sobre todo a la hora de "eliminar barreras en la prestación de servicios profesionales", y sostiene que los esfuerzos deben ir hacia dos ámbitos: primero, "la mejora del capital humano y las políticas activas de empleo para favorecer la rápida reasignación de los trabajadores hacia sectores en auge"; y segundo, "aumentar el gasto público y privado en innovación para crear nuevas oportunidades de negocio". "Europa no puede quedar al margen del desarrollo de nuevas tecnologías y de la batalla por la supremacía tecnológica que tiene lugar entre Estados Unidos y China", ha sentenciado.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios