CALVIÑO SE RETIRÓ ANTES DE LA CARRERA

La UE escoge a Georgieva para dirigir el FMI aunque no cumpla la regla de la edad

Los ministros de Finanzas de la UE escogen a la búlgara Georgieva para dirigir el Fondo Monetario Internacional aunque vaya a superar los 65 años

Foto: La UE escoge a Georgieva para dirigir el FMI aunque no cumpla la regla de la edad. (Reuters)
La UE escoge a Georgieva para dirigir el FMI aunque no cumpla la regla de la edad. (Reuters)

Seguramente no fuera la favorita de prácticamente nadie, pero en un ambiente muy polarizado esa ha sido la clave que ha hecho que Kristalina Georgieva, economista búlgara que fue vicepresidenta de la Comisión Europea y que ahora es directora general del Banco Mundial, haya sido la escogida por los ministros de Finanzas de la UE para ser la candidata europea al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Georgieva tendrá 66 años cuando llegue el momento de escoger a la persona que sucederá a Christine Lagarde, la francesa que a partir de noviembre será la nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE). Eso significa que los Estados miembros tendrán que lograr que el FMI cambie sus normas, ya que en la actualidad existe una limitación de edad, que cierra la puerta a los candidatos de más de 65 años.

Nadia Calviño, ministra española de Economía, se retiró de la carrera antes de tiempo, “España estará siempre dispuesta a promover el consenso entre los países de la UE para elegir una candidatura común para la dirección del FMI”, han anunciado fuentes del Gobierno.

La española era la única representante del sur después de que el jueves por la tarde Mário Centeno, actual presidente del Eurogrupo y ministro de Finanzas portugués, anunciara que se retiraba para facilitar el consenso.

La UE habría preferido no tener que someter a votación una decisión en la que era mucho mejor contar con un consenso. Bruno Le Maire, ministro francés de Finanzas, ha sido el encargado de coordinar toda la coreografía que comenzó con una serie de llamadas durante el fin de semana, tras las cuales ninguno de los candidatos que Le Maire tenía sobre el papel conseguía destacar en exceso por encima de los demás.

El Gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn. (Reuters)
El Gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn. (Reuters)

Los nórdicos finalmente no han podido imponerse, aunque han llegado a esta votación con dos posibles candidatos, pero ambos muy poco digeribles: Jeroen Dijsselbloem, expresidente del Eurogrupo y exministro de Finanzas holandés, y Olli Rehn, gobernador del Banco de Finlandia.

Eje Berlín-París

Precisamente el hecho de llegar con dos candidatos ha sido fatal para sus aspiraciones. Finlandia ha estado bajo presión para retirar la candidatura de Rehn después de que quedara claro que Dijsselbloem contaba con el apoyo de Alemania y de buena parte de los países ortodoxos del norte. Sin embargo han decidido mantenerlo para la segunda ronda, lo que ha dividido el voto y ha favorecido que Georgieva alcance los votos necesarios.

Dijsselbloem ha estado cerca de lograr la nominación a pesar de ser un candidato muy divisivo para la UE. Países Bajos ha hecho una fuerte campaña por él, pero los sureños no olvidan su gestión durante los años de la crisis ni sus salidas de tono, como cuando acusó a los países del sur de gastar el dinero en “mujeres y alcohol” y durante una audiencia en el Parlamento Europeo, donde la fama del holandés es especialmente mala, se negó a pedir perdón.

Cuando cayó su Gobierno en Países Bajos, en un movimiento inédito, Dijsselbloem continuó como presidente del Eurogrupo a pesar de no ser ya ministro de Finanzas. Para dar algo de soporte a su permanencia obtuvo un cargo en el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Aseguró que después se retiraría a cuidar de su granja, pero eso le duró poco: en abril de 2019 se puso al frente de la Junta de Seguridad Holandesa.

La elección se ha alargado durante toda la jornada. Al final del día un grupo de Estados miembros se han quejado sobre los mecanismos de cálculo de voto. Mientras que París interpretaba que, siguiendo el cálculo de una mayoría cualificada, debía elegirse al candidato que más cerca estuviese de obtener la mayoría, los nórdicos defendían que los resultados eran demasiado estrechos y debía aclararse el resultado siguiendo los criterios de votación del FMI, que habrían dado ventaja a Dijsselbloem.

Georgieva obtuvo el 56% de los votos en cuanto a población de la UE y el 54% de los Estados

Francia insiste en que el voto por mayoría cualificada era “un punto de referencia” y no un objetivo exacto, y que solo si el margen entre candidatos era muy estrecho debí usarse el sistema del FMI.

Georgieva obtuvo el 56% de los votos en cuanto a población de la UE y el 54% de los Estados miembros, mientras que Dijsselbloem obtuvo el 43 y 44% respectivamente. Ninguno de los dos obtuvo la mayoría cualificada (55% de los Estados miembros que representen al menos el 65% de la población de la UE), pero París insistía en las diferencia de casi diez puntos entre la búlgara y el holandés.

Finalmente Dijsselbloem ha admitido la derrota, aunque todavía quedan dudas de si el Reino Unido podría presentar a su propio candidato, teniendo en cuenta que Londres no está a favor de que la UE impulse un cambio en las normas para eliminar el límite de los 65 años de edad necesario para que Georgieva sea elegida en septiembre.

Georgieva, la elegida

Georgieva tiene una reputación impoluta y una larga carrera en el Banco Mundial, donde empezó a trabajar en los años 90 y en el que acabó como directora general tras abandonar el cargo de vicepresidenta de la Comisión Europea. La economista búlgara llegó a sonar con fuerza en las quinielas para decidir quién estaría en la cúpula de la UE durante los próximos cinco años.

Gran parte de sus estudios, así como su primera etapa en el Banco Mundial, estuvieron muy relacionados con el medio ambiente, hoy uno de los principales asuntos en la agenda global. También fue candidata a la secretaría general de Naciones Unidas, cuando ya había decidido que su tiempo en Bruselas se había terminado en 2016, tras más de un lustro en la capital comunitaria.

Kristalina Georgieva, en un acto en Davos. (Reuters)
Kristalina Georgieva, en un acto en Davos. (Reuters)

En Bruselas cuenta con una gran fama, una mujer trabajadora y entregada a sus objetivos. En 2016, cuando abandono la vicepresidencia del Ejecutivo comunitario, lo hizo, en gran parte, porque sentía que no le dejaban desarrollar su trabajo: el jefe de gabinete del presidente de la Comisión no les permitía tener acceso a información sobre decisiones clave.

Georgieva es una excelente economista y una gran candidata europea, pero ahora los países de la UE tendrán que lograr que se cambien las normas de edad del FMI con unas economías emergentes que cada vez ponen más en duda la hegemonía europea sobre el fondo.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios