el pp achacaba su enmienda a un error

El Congreso tumba la subida de impuestos en las hipotecas que 'coló' el Senado

El Congreso de los Diputados ha rechazado hoy todas las enmiendas del Senado que afectaban al impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El Congreso de los Diputados ha rechazado hoy todas las enmiendas del Senado que afectaban al inmpuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) y de actos jurídicos documentados (AJD). La mayoría del Partido Popular (PP) en el Senado había introducido una reforma en la Ley de Crédito Inmobiliario que hacía que las subrogaciones y novaciones de hipotecas —90.000 en 2017, el último año con cifras completas— tuvieran que pagar el polémico impuesto de actos jurídicos documentados.

Asimismo, ha sido rechazada la enmienda impulsada también por el PP, que pretendía que la banca no tuviera que pagar el AJD en las hipotecas que sirven para financiar la compra de una primera vivienda.

El texto de la futura Ley de Crédito Inmobiliario, que se ha votado este jueves definitivamente en el Congreso, es una de las pocas grandes leyes aprobadas por el Parlamento durante el mandato de Pedro Sánchez y aclara la situación del IAJD. El diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre, que descubrió el cambio, denunciaba la medida introducida por el PP coincidiendo con el anuncio de Pablo Casado de realizar una bajada masiva de impuestos. El PP señaló que si la compleja redacción aumenta los impuestos, no era su intención.

El pasado mes de noviembre, tras la polémica sentencia del Supremo sobre el IAJD con cambio de criterio incluido, el Gobierno aprobó un decreto ley que hacía que el banco fuese el encargado de pagar ese impuesto. El texto tenía un agujero porque no obligaba a las cajas rurales, que están exentas de ese impuesto. La exención estaba prevista para cuando las cooperativas compraban un inmueble con una hipoteca, pero no cuando concedían una. El Gobierno no cayó en este punto al redactar su decreto ley. Así que estas cooperativas de crédito se encontraban con una ventaja competitiva frente a la banca.

Como paralelamente se estaba tramitando la Ley del Crédito Hipotecario en el Congreso, los partidos corrigieron esta anomalía y aclararon que "los beneficios fiscales y exenciones subjetivas" no serían aplicables en estos casos. Pero el PP eliminó en el Senado la palabra 'subjetivas', que no es que se refiera a exenciones arbitrarias sino a la exención que es en función del sujeto —por el contrario, una exención objetiva es la que se concede por la naturaleza de la operación—. La reforma fue introducida por el PP en la ponencia y ya no se votó separadamente.

El resultado es que, con la redacción que vuelve al Congreso, las cajas rurales ya no estarán exentas de ese impuesto al conceder una hipoteca, con lo que se acaba con esa ventaja. Pero también acaba con otras exenciones, como las de las subrogaciones o novaciones de hipotecas, que son modificaciones del contrato. Normalmente, por cambio del prestatario (entidad financiera) en el primer caso y por plazos en el segundo. La mera eliminación de 'subjetivas' acaba con estas exenciones 15 años después, según denuncia Ciudadanos y como también opinan los servicios jurídicos de entidades bancarias consultadas (aunque en alguna entidad mantienen dudas técnicas). El IAJD recauda más de 1.000 millones anuales que van a las arcas de las comunidades autónomas, según estimaciones de los técnicos de Hacienda de Gestha.

El diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre denuncia el populismo y la contradicción en que, en su opinión, está inmerso el PP. "Pablo Casado anuncia una rebaja masiva de impuestos mientras aprueban con nocturnidad y alevosía una subida de impuestos a las hipotecas. Esto no es algo casual". La ponente del PP en el Senado, María Arenales Serrano, afirma que no era la intención de su grupo aumentar impuestos: "Nuestra voluntad de que el IAJD sea cero es firme frente a la de Pedro Sánchez, que quiere que lo paguen los bancos". Arenales Serrano explica que quitaron la mención a subjetivas para que no hubiera distinciones. El Congreso vota hoy el texto antes de mandarlo al BOE y tiene margen para tumbarlo. Será una de las pocas leyes que apruebe el Congreso este periodo, al margen de los decretos leyes que envía el Gobierno.

Dudas en la banca

Los servicios jurídicos del sector financiero han vuelto a estudiar la reforma del IAJD. En esta ocasión, para conocer si la eliminación de la palabra 'subjetivas', en caso de que el texto salga adelante, implicará un cambio en el mercado hipotecario. Y las conclusiones no son únicas, aunque en varios bancos dan por hecho que efectivamente supone que se elimine una exención que lleva vigente desde 1994 y que evita que se tribute por el mismo concepto dos veces, cuando se constituye el préstamo hipotecario y si se modifica el contrato. La interpretación de varios bancos de la modificación del texto en el Senado es que en caso de que haya una subrogación, las dos entidades tendrán que acordar el reparto del coste del impuesto, aunque no se especifica cómo.

No obstante, el párrafo de la discordia sobre beneficios fiscales y exenciones termina con una frase, tras analizar cuándo se aplican, que deja dudas en la banca: "Salvo que se dispusiese expresamente otra cosa". Así, en algún banco se abrazan al artículo 7 de la Ley 2/1994, que dispone "expresamente" la exención para las subrogaciones. De cualquiera manera, en la banca se descuenta que el Congreso tumbará la ley.

El decreto exprés de Pedro Sánchez para cambiar el sujeto pasivo del tributo no hizo mención a algunas exenciones vigentes, como las de las cooperativas de crédito o las modificaciones de los contratos hipotecarios vivos (subrogaciones y novaciones). Esto supone introducir una ineficiencia en el mercado, en el primer caso, por dar una ventaja competitiva a una parte de los competidores y, en el segundo, por el riesgo de que los bancos pasen a competir por captar clientes a través de subrogaciones en vez de con nuevas hipotecas, con las que tienen que tributar por el IAJD.

Las decisiones contradictorias del Supremo en octubre y noviembre pusieron el foco en el tributo, que hasta ahora habían pagado los clientes (prestatarios), entre los que estaban particulares y promotoras. El Gobierno intervino con un decreto urgente para señalar a la banca como sujeto pasivo, pero desde el sector se denunció el daño reputacional por encima del económico —una vez que se alejó la amenaza de retroactividad—, ya que la teoría dice que en un mercado competitivo el pago de impuestos se reparte según oferta y demanda y no en función de sobre quién recaen. Desde entonces, ha habido ligeras alzas del coste de las hipotecas, que también coinciden con suaves aumentos del euríbor, aunque sigue en negativo. Pero el cambio normativo llevó a varias comunidades autónomas a elevar el tipo impositivo, que oscila entre el 0,5% y el 1,5%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios