¿el primero de muchos profit warning?

Alerta en el sector textil europeo: el pinchazo de la británica Asos desata el temor en bolsa

Asos rebaja sus previsiones y se hunde en bolsa (-40%), arrastrando a Inditex, H&M o Marks & Spenser. "Es la prueba de que el e-commerce no va a crecer hasta el infinito", coinciden los expertos

Foto: El pinchazo de Asos ha contagiado a Inditex.
El pinchazo de Asos ha contagiado a Inditex.

Vienen curvas en el sector textil. Así lo anticipa el desplome bursátil (hasta un -43%) de Asos, el Zalando británico, quien ha rebajado sus previsiones para este año por el desastroso inicio de la campaña navideña. La compañía de 'e-commerce', una de las más icónicas en venta online de moda, lo vincula a la incertidumbre económica en sus principales mercados, la menor confianza de los consumidores y la espiral de descuentos en la que está sumida la industria de la moda.

Una realidad a la que no es ajeno ni Inditex (-3,9%), ni H&M (-9%), ni Next (-5%), ni Marks & Spencer (-5%) ni 'pure players' como Zalando (-11%) o Boohoo (-14%). Todos ellos se han contagiado del pinchazo de Asos, con caídas en bolsa que oscilan entre el 4% del primero y el 14% del último. Se trata de un auténtico "aviso a navegantes" con un mensaje muy claro: nada crece hasta el infinito, tampoco la venta online. Así lo ve Laureano Turienzo, profesor de la escuela de negocios ESIC y director ejecutivo de Retail Institute.

No en vano, los inversores ya se llevaron dos sobresaltos la semana pasada, el primero con las cuentas de Inditex, que aunque mejoraron, no cumplieron con las expectativas del mercado pinchando en las previsiones que tenía en consenso sobre sus principales magnitudes, especialmente en cuanto a ventas -apenas subieron un 4%- e ingresos. "Son compañías a las que le afectan los mismos factores (climatología, incremento de costes, efecto divisa, ciclo económico…). Cuando una de ellas da malas noticias al mercado, a menudo se espera que el resto siga la misma senda", explica a Cotizalia Victoria Torre, analista de Self Bank.

"Asos ha reconocido que noviembre ha sido un mes muy malo, y ha habido varios factores que han influido. Entre ellos, está la incertidumbre económica y también el hecho de que hayan intentado levantar las ventas con importantes descuentos, que han hecho mella en la cuentas", continúa la experta. La cultura de las promociones perpetuas preocupa también a Inditex -que intenta contenerse para evitar un impacto en los márgenes- y a la patronal española de la moda, Acotex.

Según las previsiones de esta asociación, el sector textil cerrará 2018 en rojo respecto al año anterior. El acumulado anual es del -2% (excluyendo diciembre), si bien la industria recobró el aliento en octubre (+9,1% frente al mismo mes de 2017) y en noviembre (+3,8%). Tampoco están eufóricos en Francia, Italia, Alemania o Reino Unido, con una evolución de ventas negativa.

La rebaja de previsiones de Asos ha sido muy significativa: si antes esperaba crecer entre un 20-25%, ahora prevé cerrar su ejercicio fiscal con un crecimiento del 15% en el mejor de los casos. A eso se suma la debilidad de otras compañías como la italiana OVS, que se desplomó el pasado viernes más de un 15%, o la británica Sports Direct, sin contar con los síntomas de agotamiento de titanes como Inditex o H&M. Este último ha salvado el año 'in extremis' con un repunte del 12% en las ventas del cuarto trimestre, lo que le permitirá cerrar su año fiscal con un alza del 5%. Aún así, no ha podido sortear el contagio bursátil de Asos.

Con todo, los expertos temen que el del Zalando británico sea el primero de muchos profit warning que pueden llegar en el arranque de 2019. Sobre todo porque las malas noticias coinciden con el último trimestre fiscal, el más importante por ser el pistoletazo de salida de la campaña navideña.

"Es la primera vez en 15 años que un 'pure player' como Asos tiene una caída tan abrupta", destaca Turienzo. Y recuerda que Amazon no gana dinero con la venta online de 'retail', una idea que también comparte Marcos Álvarez. Este consultor de moda considera que la industria textil debe innovar en los espacios físicos para no perder clientela.

Los inversores "se están dando cuenta de que el 'retail' es un sector maduro", con dificultades para crecer y con márgenes cada vez más limitados por las continuas promociones en los escaparates, añade Álvarez. "Los yonkis del descuento se están cargando el sector. Las rebajas ya no se perciben como valor añadido sino como derecho adquirido", concluye Turienzo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios