previsiones macroeconómicas de primavera

Bruselas a España: "Hay que seguir los esfuerzos" para controlar el gasto

La Comisión cree que la buena marcha no bastará para compensar el desfalco en 2018. En 2019, sí coincide con Economía en que la desaceleración se dejará sentir, con una expansión del 2,4%

Foto: Rueda prensa tras una reunión del Consejo de Ministros. (EFE)
Rueda prensa tras una reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

España no cumplirá con la reducción del déficit público que prometió lograr para este año. Así lo señala la Comisión Europea en sus previsiones macroeconómicas de primavera, adelantadas por El Confidencial, en las que la institución advierte de que España no logrará llegar hasta el 2,2% comprometido, pese a que el Gobierno confía en ello. Bruselas asume que el país va a adoptar "políticas presupuestarias creíbles" y es consciente de que se apoyará sobre un crecimiento "robusto" -estima un 2,8 % este año- para cuadrar sus cuentas. Pero advierte que el Gobierno no puede dormirse en los laureles.

"Es necesario seguir con los esfuerzos", recalcó el comisario europeo de Economía y Finanzas, Pierre Moscocivi, en la presentación de las previsiones. Esta es su conclusión tras el encuentro que mantuvo el pasado fin de semana con el ministro Román Escolano, en los márgenes del Ecofin informal celebrado en Sofía. En el encuentro, Escolano también explicó a Moscovici la intención del Gobierno de poner en marcha una 'tasa Google' a nivel nacional, inspirada en la propuesta de la Comisión para toda la UE, con el que compensar parte de la subida de las pensiones. Moscovici eludió entrar a valorar estos cálculos.

El comisario europeo sí dejó ver que España podría no lograr salir este año del procedimiento abierto al país por acumular un déficit excesivo. ¿El motivo? Que el año pasado cerró con un desvío una décima por encima del límite europeo del 3% del PIB. "Es cierto que España no cumplió su objetivo en 2017 por una décima, lo que, por supuesto, puede tener algunas consecuencias procedimentales", recalcó el comisario. Y es que para lograr dar carpetazo al expediente abierto por incumplir la disciplina fiscal, todo país tiene que encontrarse ya por debajo del 3%. Si se cumplen las previsiones, España podría abandonarlo al fin el año próximo. En unas semanas, la Comisión presentará sus conclusiones al respecto.

Pensiones, autopistas y funcionarios

Según los cálculos presentados este jueves, España cerrará este ejercicio con un déficit del 2,6% del PIB, cuatro décimas por encima del objetivo que tiene que cumplir. ¿El motivo? Medidas como la reducción de impuestos a los empleados con salarios más bajos, la subida de las pensiones y el aumento de un 1,75% de la paga de los funcionarios. Bruselas tiene también en cuenta un "aumento temporal de la inversión pública", no por la puesta en marcha de nuevos proyectos, sino por el rescate de las autopistas.

Una situación que podría empeorarse si el rescate acaba acarreando unos mayores costes a las arcas públicas, si la recaudación fiscal da menores rendimientos de lo previsto y por la incertidumbre que suponen las compensaciones por la sentencia del Tribunal Supremo que anuló la concesión de la gestión de Aigües Ter-Llobregat (ATLL) a Acciona. La nota positiva la pueden poner, potencialmente, las autopistas si el Gobierno logra venderlas y recuperar la inversión, tal y como pretende.

Crecimiento "robusto" que irá desacelerando

Bruselas también revisa al alza el crecimiento de la economía española para este año. E incluso es más optimista que las autoridades españolas: lo sitúa dos décimas por encima de lo previsto por el Gobierno, en el 2,9%. Sin embargo, la Comisión cree que la buena marcha no bastará para compensar el desfalco. En 2019, sí coincide con Economía en que la desaceleración se dejará sentir -debido, principalmente, a un caída del consumo privado-, con una expansión del 2,4%.

No obstante, la Comisión no descarta tener que volver a mejorar sus cifras. "Nunca sabemos con España, que nos ha dado sorpresas positivas en el pasado", recalcó el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en la presentación de las previsiones. La institución destaca que la crisis catalana tuvo, por el momento, un impacto moderado en la economía española. "Las consecuencias de los eventos en Cataluña se han mantenido por el momento contenidos, ya que el PIB ha crecido un 0,7% en el tercer trimestre y el cuarto de 2017", destaca.

...Pero insuficiente para el déficit

Partiendo de este escenario, con los 1.500 millones de euros para 2018 y 1.800 millones para 2019 que se estima que costará elevar las partidas para los jubilados, es difícil que la Comisión crea que España va a lograr cumplir con el 2,2% comprometido. El Gobierno de Mariano Rajoy confía en cuadrar los números gracias a nuevos impuestos, como la recientemente anunciada 'tasa Google', aunque es consciente de que será difícil.

Es poco probable que España convenza a Bruselas de que solo con este impuesto y más crecimiento bastará. Por lo que no se descarta que la Comisión dé este jueves mismo un toque de atención a España. Si no cumple con el objetivo de déficit pactado, Bruselas podría mantener el expediente abierto al país por incumplir las normas de disciplina fiscal. No obstante, al haber logrado reducirlo por debajo del límite europeo del 3%, no se espera tampoco que la Comisión apriete, pese a que destaca que los esfuerzos para reducir el déficit "estructurales" -al margen del ciclo económico- se han reducido.​

Cae el paro y suben los salarios

Las previsiones de la Comisión también apuntan a que España acabará este año con un desempleo del 15,3%, que disminuirá al 13,8% en 2019, unos datos menos optimistas que los que maneja el Gobierno, pero que marcarían el "nivel más bajo desde 2008", según Bruselas. Todo pese a que el crecimiento de la creación de empleo se relajará durante los dos próximos años, aunque se mantendrá "fuerte" con un 2,6 y un 2,3 %, respectivamente. También se elevarán los salarios, que "gradualmente subirán tanto en el sector público como el privado" en los próximos dos años, hasta llegar a crecer por encima de la inflación en 2019.

La misma dinámica positiva se traslada a los cálculos sobre la deuda pública, que el Ejecutivo cree que se reducirá al 97% este año y al 95,2% el siguiente. Bruselas, en cambio, cree que esta seguirá en el 97,6% y el 95,9%, respectivamente. Bruselas advierte de que la elevada deuda pública acumulada durante la crisis del euro es una de las asignaturas pendientes para los europeos. "Tenemos que seguir reduciendo la deuda (…). No es el momento de sentarnos y relajarnos, aunque la situación esté mejor", advirtió Moscovici.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios