Es noticia
Menú
¿Por qué la caída del 75% de la inversión extranjera en Cataluña es engañosa?
  1. Economía
El 'fantasma' del 'procés'

¿Por qué la caída del 75% de la inversión extranjera en Cataluña es engañosa?

Los datos brutos de flujo de inversión directa son siempre muy volátiles, un dato aislado es una visión parcial de la realidad. En el tercer trimestre de 2016 creció un 75%, ahí está el secreto

Foto: El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont, en una visita a la fábrica de Seat en Martorell. (EFE)
El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont, en una visita a la fábrica de Seat en Martorell. (EFE)

El referéndum del 1-O disparó la incertidumbre del sector empresarial en Cataluña y hundió la inversión. Este es el discurso oficial (del que todavía no hay datos oficiales), pero nada se había dicho sobre un hipotético parón de la inversión entre julio y septiembre. Ahora se han publicado cifras de la inversión extranjera directa (IED) del tercer trimestre y muchos ven en esas cifras los fantasmas del 'procés'.

El Ministerio de Economía filtró el dato a un medio catalán no independentista antes de publicar las cifras desagregadas: la inversión en Cataluña se hundió un 75% en el tercer trimestre del año respecto al mismo periodo del año anterior. Una caída muy fuerte que rápidamente se ha vinculado al 'procés'. El discurso oficial hasta ahora era que la comunidad lideraba el crecimiento en España hasta septiembre, por lo que tendría poco sentido que se hubiese producido una huida de inversores en un momento tan bueno. ¿Qué ocurre en realidad?

Foto: Una tatuadora trabaja en su estudio. (EFE)

El problema de este dato es que es engañoso, ya que los flujos de inversión son muy volátiles; de hecho, la caída en Cataluña no fue la peor de España, ya que ocho comunidades perdieron más, pero el ministerio no filtró los datos a la prensa de esas regiones. El motivo es que una sola operación corporativa grande altera la estadística, porque inversión directa no es solo que una empresa extranjera construya una fábrica en España, también es que adquiera más del 10% del capital de una compañía. En otras palabras, si un fondo de inversión alojado en Luxemburgo realiza una operación corporativa importante en una comunidad autónoma, la estadística ya estará desvirtuada.

Esto es precisamente lo que ocurrió en Cataluña y que no ha salido a aclarar el ministerio. La inversión extranjera directa que recibió en el tercer trimestre del año pasado fue la segunda más alta en una década, una cifra que se sale de cualquier normalidad y que condenaba a que este tercer trimestre fuese negativo, con o sin 'procés'. Así, los 519.000 millones de inversión que ha captado Cataluña este tercer trimestre son apenas un 25% de los 2.071 millones que recibió en el mismo periodo del año anterior (todos los datos de este artículo excluyen las ETVE, ya que se trata de una figura específica de España que utilizan las multinacionales para reducir su carga de impuestos).

El principal descenso del flujo de inversión a Cataluña fue el de Luxemburgo, país que se ha convertido en el principal inversor en España, ya que es donde las gestoras de fondos (incluidas las españolas) alojan la mayor parte de sus productos. Las gestoras no levantan fábricas, sino que compran capital, y en el tercer trimestre del año pasado se produjeron operaciones corporativas extraordinarias que dieron unos datos históricos.

[De Luxemburgo a Panamá]

En total, la inversión ascendió a 892 millones de euros, cifra que era imposible repetir. En el tercer trimestre de este año, la inversión procedente de Luxemburgo fue de 66 millones de euros, en línea con los datos de 2014 y 2015, lo que supone un desplome del 92%. Son cifras tan altas que se comprende que son extraordinarias. El desplome de la inversión de Luxemburgo (de 826 millones) explica el 53% de la caída de la inversión en Cataluña. Sin ese extraordinario, el descenso de la inversión habría sido del 35%, en línea con la caída del 32% que ha sufrido el resto de España.

Pero hubo otro dato extraordinario que termina por explicar tal variación: la inversión procedente de México. En la última década, la inversión directa de México a España ha sido de 2.000 millones de euros, de los cuales el 37% entró en un solo trimestre de la mano de una gran operación corporativa. Fue, claro está, el tercer trimestre de 2016, periodo en el que entraron 744 millones. Tal flujo es insostenible y este año se ha producido un desplome interanual del 99,7%, hasta los dos millones de euros, cifra similar a la que hubo en el primer trimestre de este año. Los datos agregados de México y Luxemburgo explican el 101% del desplome de la inversión extranjera en Cataluña. O, lo que es lo mismo, si se excluyen esos dos países, la inversión ha aumentado un 1%. La diferencia es elocuente.

Foto: Ilustración: Raúl Arias.

Esto no significa que la inversión extranjera en Cataluña pueda hundirse por el 'procés', pero el dato del tercer trimestre no indica esto. Es posible que sí lo haga a partir del cuarto trimestre. Además, el flujo bruto de inversión es tan volátil que es necesario observar la tendencia, un solo dato tiene poca relevancia en sí mismo. Tampoco diferencia entre inversión nueva o para ampliar la participación en una compañía, ni contabiliza las desinversiones. Para conocer todos esos datos hay que esperar al cierre del segundo semestre.

Sin los datos extraordinarios de Luxemburgo y México, la inversión directa en Cataluña habría crecido antes del referéndum del 1-O

Para ilustrar lo volátil que es la inversión exterior, solo dos datos. En el segundo trimestre de 2014, cuando nadie opinaba que el 'procés' afectara a la confianza, el flujo también cayó un 73%, y en el segundo trimestre de 2016 se hundió un 58%. También las subidas son muy fuertes: en el tercer trimestre de 2016 se disparó un 74% y en el tercer trimestre de 2015 subió un 107%.

Si se compara los datos de Cataluña con la serie histórica, el dato del tercer trimestre no indica un hundimiento, ni refleja algo que no hubiese ocurrido nunca. En el primer trimestre de 2016 la inversión ya fue de 518 millones, la misma que este tercer trimestre. En el tercer trimestre de 2014, la inversión fue de 574 millones, también similar a la actual, y antes de la crisis se movía por debajo de los 500 millones. De hecho, este volumen de inversión se sitúa justo en la mediana de todos los terceros trimestres de la última década, por lo que nada parece indicar que este dato anticipe un hundimiento.

Tampoco es muy negativa la comparativa con el resto de España. En la última década Cataluña ha recibido el 15% de la inversión extranjera directa y este trimestre fue el 11%, por debajo de la media histórica, pero en ningún momento supone un hundimiento. Por ejemplo, en el segundo trimestre del año Cataluña recibió el 13% de la inversión y en el primero, el 14%, también por debajo de la media. En 2014 tuvo dos trimestres consecutivos por debajo del 10%, peor que ahora, y entonces nadie pensaba que la inversión se estuviese desplomando.

Cataluña no fue la comunidad en la que más cayó la inversión extranjera directa. En ocho comunidades la caída porcentual fue mayor. Tampoco en ellas se ha desplomado, es consecuencia de la volatilidad intrínseca a este indicador económico.

El referéndum del 1-O disparó la incertidumbre del sector empresarial en Cataluña y hundió la inversión. Este es el discurso oficial (del que todavía no hay datos oficiales), pero nada se había dicho sobre un hipotético parón de la inversión entre julio y septiembre. Ahora se han publicado cifras de la inversión extranjera directa (IED) del tercer trimestre y muchos ven en esas cifras los fantasmas del 'procés'.

Inversión extranjera Ministerio de Economía Luxemburgo Inversores Cataluña México
El redactor recomienda