es la moneda menos competitiva del mercado latinoamericano

1 dólar, 14.700 bolívares: Maduro hunde la divisa venezolana hasta mínimos históricos

El billete verde presenta un fortalecimiento del 1.100% frente a la divisa de Venezuela. Uno de los motivos es la inflación, situada en 950%, según S&P

Foto: Nueva moneda de 50 bolívares
Nueva moneda de 50 bolívares

La devaluación del bolívar con respecto al dólar se sitúa en mínimos históricos (-91,7%). Según los datos de DolarToday (utilizado por Bloomberg), un dólar estadounidense se cambia por 14.700 bolívares, una cifra desorbitada que supera los niveles, también alarmantes, de inflación (950%) según S&P. Todo apunta al colapso económico que sufre la economía en el país.

Este hito se produce en un contexto de inestabilidad política. Venezuela celebró el pasado domingo 30 de julio unas elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Este hecho ha llevado al país al borde del aislamiento internacional: el Tesoro de EEUU ha puesto al presidente Maduro en la lista negra por "imponer un régimen autoritario al pueblo de Venezuela" y, por su parte, la Unión Europea ha anunciado que no reconocerá a la ANC.

Ya en 2016, la economía venezolana mostraba signos de debilidad. Los alimentos, medicinas y el efectivo escaseaban. Por ello, el Gobierno de Maduro emitió seis nuevos billetes, uno de ellos con el nominal de 20.000 bolívares.

En el último año, la moneda de EEUU se ha encarecido más de un 1.115% frente a la venezolana. La información publicada por DolarToday corresponde al llamado bolívar paralelo, extraído de las operaciones privadas de Caracas. Es decir, son datos del mercado negro, que sirve de referencia para ciudadanos y empresas.

El Gobierno de Nicolás Maduro oculta las cifras y fluctuaciones monetarias, motivo por el que los datos oficiales son casi inexistentes. Según el Banco Central Venezolano (BCV), la moneda oficial del país se situaría en los 9,9 dólares. Solo en casos muy excepcionales (importaciones, estudiantes extranjeros o viajes puntuales) el BCV permite acceder a este tipo de cambio tan beneficioso, ya que el ciudadano de a pie no dispone de esta moneda.

Menos Argentina, el resto suben

Frente a esta desaceleración, sus principales competidoras, (México, Colombia, Brasil, Perú, Chile y Argentina) que también tienen una exposición considerable a la fluctuación de las materias primas, crecen. Por ello, la ligera recuperación del precio del petróleo (52 dólares el barril), del cobre y de otras 'commodities' ha impulsado la apreciación de estas divisas frente al dólar débil. Así se refleja en este gráfico.

La que experimenta una mayor subida es la moneda mexicana, que crece un 5,85% en el último año. El peso colombiano (5,18%), el real brasileño (4,41%) y el sol peruano (3,38%) también muestran un fortalecimiento frente al dólar. Por su parte, el peso chileno fluctúa en plano, en torno al 0,88%.

En el otro extremo, el peso argentino es una de las divisas más perjudicadas del sector, solo superada por la abultada caída del bolívar. Su depreciación en el último año (-15%) se justifica por la incertidumbre política en el país ante la cercanía de elecciones y por los ajustes llevados a cabo por el Gobierno.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios