Impulso al mercado laboral

Empleo estudia bonificar con 250 euros la contratación indefinida de jóvenes

Se beneficiarán las empresas que conviertan en fijos los contratos de formación. El Ministerio está negociando la ayuda con los agentes sociales antes de llevarla al Congreso

Foto: La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)

El Ministerio de Empleo se ha planteado como un objetivo prioritario para esta Legislatura insertar a los jóvenes sin formación ni experiencia en el mercado laboral. Este colectivo ha sido uno de los más golpeados por la crisis, la 'generación perdida' que el Ministerio pretende recuperar. Para lograrlo, está negociando con los agentes sociales un plan de ayudas que se basa en dos pilares. El primero es incentivar los contratos de formación con bonificaciones a las empresas (que ya existen) y una ayuda a los jóvenes de 430 euros mensuales procedentes de la Garantía Juvenil.

El segundo paso es conseguir que esos jóvenes, que han entrado en las empresas y que han aprendido un oficio, se queden como trabajadores fijos. Para fomentar este paso, el Ministerio ofrecerá una bonificación en el las cotizaciones a la Seguridad Social para estos contratos de formación que se conviertan en indefinidos. Aunque la propuesta no está cerrada, Empleo baraja establecer una bonificación de 250 euros al mes para cada uno de estos contratos, lo que significa un ahorro de 3.000 euros anuales para el empleador y podría prolongarse durante un máximo de tres años.

Esta medida irá destinada únicamente a los jóvenes que hayan recibido la ayuda de 430 euros de la Garantía Juvenil y que hayan completado su contrato de formación (un año ampliable durante seis meses). El Ministerio de Empleo calcula que podrán beneficiarse de esta medida unos 800.000 jóvenes y todos ellos contarían con la ayuda en la bonificación de su contrato si la empresa decide convertirlos en indefinidos.

La medida todavía no está cerrada, ya que Empleo quiere pactar las ayudas con los agentes sociales antes de llevarlas al Congreso. Sólo así podrá garantizarse el apoyo de la Cámara, ya que los partidos de la izquierda no se opondrán a un acuerdo avalado por los sindicatos. Esta medida también se está negociando con Ciudadanos y que están enmarcadas en el acuerdo de investidura que alcanzaron las dos formaciones el pasado verano.

Esta bonificación se une a la que ya existe para los contratos de formación y aprendizaje

Si la medida se cierra en los términos que baraja el Ministerio de Empleo, supondrá un importante ahorro en las cuotas empresariales a la Seguridad Social y, por tanto, un incentivo para que hagan fijos a los jóvenes que hayan demostrado su buen hacer durante el contrato de formación. Una bonificación de 250 euros mensuales significa que la empresa no tendría que cotizar por el trabajador (no así la cuota obrera) por los primeros 1.000 euros mensuales de salario. A partir de esa cuantía, se aplicará el tipo del 23,6% sobre la base de cotización.

Esta bonificación se une a la que existe actualmente para los contratos de formación y aprendizaje, esto es, el paso previo. Todo para conseguir que las empresas vean atractiva la posibilidad de incorporar a parados jóvenes y sin formación y así atacar esta bolsa de desempleo que es muy difícil recuperar para el mercado laboral.

[Hasta cuándo se puede costear la tarifa plana de los autónomos]

Actualmente el contrato de formación cuenta con una reducción del 100% en las cuotas a la Seguridad Social (tanto la empresarial como la obrera) para compañías con una plantilla inferior a 250 trabajadores y que estén al día con el Estado. Para las empresas más grandes, la reducción es del 75% en la cuota empresarial y total para la parte del trabajador. Si se concreta la ayuda que está negociando Empleo con los agentes sociales, las empresas podrán contratar a jóvenes sin formación durante más de cuatro años sin tener que pagar las cotizaciones a la Seguridad Social.

Además, desde el año 2015 las empresas cuentan también con una bonificación en el contrato de los tutores que enseñen a los jóvenes durante su contrato de formación. Las empresas de menos de 5 trabajadores cuentan con una ayuda de 2 euros por hora (hasta un máximo de 40 horas) y en las de 5 o más trabajadores, la bonificación es de 1,5 euros por hora de tutorización.

Fátima Báñez y Toni Roldán explican la ayuda de 430 euros a los jóvenes. (EFE)
Fátima Báñez y Toni Roldán explican la ayuda de 430 euros a los jóvenes. (EFE)

Una ayuda "potente"

Los jóvenes no sólo son el futuro del país, también tienen que ser el presente. Sin embargo, España tiene dos problemas que hacen de los menores de 30 años la 'generación perdida': una alta tasa de paro y una baja -o nula- cualificación de un amplio segmento de estos jóvenes (el 44% de los parados no tiene la Educación Secundaria Obligatoria, ESO). Además, se trata de un grupo social difícil de movilizar, el mejor ejemplo es que el Ministerio va a poner en marcha una ayuda de 430 euros a estos parados para estimular que estudien y trabajen.

Como ha explicado la ministra de Empleo, Fátima Báñez, es necesario poner en marcha una “medida muy potente” para conseguir introducir a estos jóvenes en el mercado laboral. La ayuda de 430 euros mensuales (el complemento salarial para jóvenes, como lo bautizó Ciudadanos) cuenta este año con una partida presupuestaria de 500 millones de euros en los PGE. Unos fondos que son aportados por la Comisión Europea, que está muy preocupada por la alta tasa de paro juvenil en España.

[El Gobierno aprueba el decreto que impulsa la Garantía Juvenil]

Esta medida no costará ni un euro al contribuyente español. Lo que no está tan claro es si el Gobierno podrá financiar estas bonificaciones con cargo al presupuesto europeo, o si tendrá que financierlas con impuestos. España tiene a su disposición 3.260 millones de euros de fondos comunitarios para luchar contra el paro juvenil, cuantía que podría ser suficiente para abonar al menos una parte de esta bonificación.

De este modo, el Gobierno podrá utilizar los fondos europeos que tienen fecha de caducidad y que, de lo contrario, corren serio riesgo de perderse. España tendrá que informar a la Comisión del gasto de 1.082 millones de euros este año y de otros 849 millones el próximo ejercicio. Cualquier euro que no utilice, se perderá.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios