Mercado laboral

El empleo extranjero crece el doble que el nacional: menos sumergido, más hostelería

La afiliación de los extranjeros crece el doble que la de los nacionales. La hostelería y la construcción compiten por los trabajadores de menor retribución

Foto: Varios inmigrantes rumanos reciben información de ofertas de trabajo. (EFE)
Varios inmigrantes rumanos reciben información de ofertas de trabajo. (EFE)

La recuperación de la economía española está sorprendiendo a todos los analistas por la resistencia que está mostrando, pero también evidencia sus 'viejas costumbres'. Los sectores que tiran de la actividad y el empleo se vuelven a caracterizar por la baja productividad y la precarización de los contratos, lo que hace que los trabajadores compitan en salarios y no en formación. Este contexto es proclive para que la mano de obra extranjera recupere el papel protagonista que tenía antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.

La afiliación de extranjeros a la Seguridad Social está creciendo el doble que la de los trabajadores nacionales. El último dato publicado el martes por el Ministerio de Empleo (correspondiente al mes de abril), muestra que el número de cotizantes foráneos en alta laboral está creciendo a ritmos interanuales del 7%. Hay que remontarse hasta mayo de 2008 para encontrar un dato mejor. Una situación que contrasta con la afiliación del conjunto del mercado laboral español, que avanzó un 3,7%, poco más de la mitad que en el caso de los extranjeros. Buenas cifras de empleo que adolecen de los problemas del pasado.

Dos sectores son los principales culpables del buen ritmo de la economía española este año. En primer lugar, el turismo, que sigue pulverizando sus cifras históricas mes a mes. El segundo es la construcción, que vuelve a sumar al crecimiento y al empleo. Estas dos industrias tradicionalmente tiran de mano de obra barata y de baja cualificación, precisamente donde los extranjeros pueden competir con los nacionales. De hecho, estos dos sectores dan empleo a cuatro de cada 10 trabajadores extranjeros en España.

Los economistas también señalan que parte de esta mejoría reside en la regularización del 'empleo negro' que está aflorando. Esta situación se refleja en el buen comportamiento de las afiliaciones en comparación con la EPA (Encuesta de Población Activa), algo habitual en la economía española: en épocas de recuperación, los datos de cotizaciones son mejores que los de la EPA, y durante la crisis, suelen ser peores.

En parte es porque cuando la economía no va bien se impulsa el 'empleo negro' para reducir el coste de la mano de obra, y cuando la situación mejora, se regulariza para evitar problemas con el ministerio. Los sectores de baja productividad y contratos precarios suelen estar más afectados por esta divergencia temporal en las estadísticas del mercado laboral.

La mayor parte de los trabajadores extranjeros procede de Rumanía y Marruecos. Estas dos nacionalidades cubren uno de cada tres empleos foráneos en España. En concreto, el número de afiliados rumanos superó los 325.000 en abril, seguidos por los marroquíes, con algo más de 230.000. Los trabajadores con nacionalidad china se sitúan en tercer lugar, con 98.000 afiliados, los italianos son los cuartos, con algo más de 92.000, y los ecuatorianos, los quintos, con 68.000 empleados.

La construcción vuelve a aportar

Después del 'empacho' de la burbuja inmobiliaria y aunque aún quede un 'stock' de medio millón viviendas por digerir, la inversión en construcción ha vuelto a repuntar. Todavía está en niveles muy bajos, pero esta recuperación ha disparado el ritmo de la afiliación de extranjeros en este sector, que alcanzó en abril el 13,9% interanual. Suma ya dos años y medio consecutivos de incremento de la afiliación, los mejores datos de la breve serie histórica. La Seguridad Social solo tiene datos por sectores a partir del año, por lo tanto, no se puede comparar el ritmo de la afiliación con el que había antes de la crisis. Pero, en cualquier caso, lo que está claro es que en estos siete años y medio, nunca creció tan rápido el empleo 'en la obra'.

Un ritmo que contrasta con el de la afiliación del conjunto de trabajadores de la construcción en España, que avanzó en abril un 5,6%, menos de la mitad. Este comportamiento diferencial provoca que ya el 11,9% de los afiliados de la construcción sean extranjeros, el dato más alto desde el año 2011.

La inversión pública en infraestructuras está congelada, lo que hace que la afiliación de este subsector esté paralizada. Sin embargo, se contrarresta con un fuerte crecimiento del número de trabajadores en la construcción de edificios de oficinas y viviendas, con un ritmo de crecimiento que supera el 18,5% interanual. En total, hay ya 58.000 cotizantes extranjeros dedicados a esta actividad, hay que remontarse hasta noviembre de 2011 para encontrar un dato superior. Y en ese momento España todavía no había vivido la segunda recesión que acabó de hundir el empleo.

El turismo, siempre

En el sector de la hostelería, los datos también son espectaculares debido al récord del turismo y también al consumo de los españoles gracias a la mejora de la renta de los hogares. La hostelería da trabajo a uno de cada cuatro afiliados extranjeros en España (la construcción, al 14%), por lo que su repunte es el principal motivo de que actualmente crezca tanto la presencia de foráneos en los datos de la Seguridad Social.

El ritmo de la afiliación creció en abril un 9,3% en tasa interanual, el mejor dato de la serie que arranca en 2009. Al final de abril, había 28.000 afiliados más que en el mismo mes del año anterior, cifra que está afectada en parte por el efecto de la Semana Santa, pero mitigada por el efecto del puente de mayo, que siempre obliga al sector turístico a tener contratado a su personal en los últimos días de abril. [Los datos recogidos para este artículo son de afiliados a final de mes, por lo que las contrataciones temporales que ocurren durante el mes no impactan en el resultado final].

Los datos de la Seguridad Social muestran que es el turismo quien está tirando con más fuerza del empleo. El número de afiliados en hoteles y otros establecimientos de alojamiento aumenta a ritmos del 15% en tasa interanual, mientras que en el caso de bares y restaurantes, el incremento es algo inferior, del 8%.

El sector en el que más presencia de trabajadores extranjeros hay sigue siendo el primario: agricultura y ganadería, aunque el ritmo de crecimiento es inferior a la construcción o la hostelería. En cualquier caso, uno de cada cinco trabajadores 'del campo' son ya foráneos, un dato que no se veía desde mediados de 2012, justo cuando España vivía su segunda recesión. En esos años, muchos españoles regresaron al mundo rural para buscar un empleo en el sector primario, hasta el punto de que llegaron a copar el 85% del empleo.

Actualmente, su presencia ha retrocedido hasta el 80% y la tendencia apunta a que seguirá cayendo. En abril, la ocupación de extranjeros en agricultura y ganadería aumentó un 7,9%, en un ritmo que triplica la afiliación de españoles, que se quedó por debajo del 2,5%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios