Michael Spence ganó el premio nobel de economía en 2001

Spence (premio Nobel): "La regulación es la mejor defensa contra abusos en el mercado"

15 años después de obtener el premio Nobel de Economía, su investigación mantiene la máxima vigencia: en la asimetría de la información está la clave de quien ostenta el poder

Foto: El premio Nobel de Economía, Michael Spence. (Foto: Rolando Gil)
El premio Nobel de Economía, Michael Spence. (Foto: Rolando Gil)

Michael Spence (EEUU, 1943) ganó el premio Nobel de Economía en 2001. Esta galardón fue compartido con George Akerlof, cónyuge de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, y con Joseph Stiglitz, mediático economista por sus críticas al sistema capitalista de globalización y la visión liberal de la economía. La idea central por la que obtuvieron el galardón es que las asimetrías de información en el mercado genera desventaja de la parte menos informada sobre la parte más informada en una transacción. Esta grandilocuente afirmación tiene una traslación popular mucho más conocida: "Quien tiene la información, tiene el poder", un breve aforismo cuyo atribución se pierde en la ilustración escocesa del siglo XVIII. Se pone en boca del padre del empirismo, David Hume.

A pesar de la antigüedad de la aseveración y de los trabajos que valieron un premio Nobel a estos académicos, que datan de la década de los 70, su vigencia es palpable en pleno 2016. "En los mercados financieros siempre hay asimetrías", explica Michael Spence a este diario en la cafetería de un lujoso hotel de la capital de España, minutos antes de dirigirse a un foro completo junto con los responsables de la mayor gestora de renta fija del mundo, Pimco, y otras personalidades del mundo empresarial, político y financiero español. Mientras se ajusta la corbata y apura un café, afirma que "contra las asimetrías en la información, una buena regulación es la mejor defensa".

Han pasado 15 años desde que recibiera el premio Nobel pero tiene ejemplos posteriores que apoyan su tesis. "Cuando hay un fallo o vacío en la regulación, los inversores más sofisticados lo aprovechan", señala. "Mira lo que pasó durante los años previos a la crisis: los bancos estaban dando hipotecas que presionaban al alza a mercados como el hipotecario con unos requisitos ridículos, sin investigaciones serias de los ingresos de los hipotecados. Estos créditos sólo tenían sentido si tienes la firme creencia de que los mercados van a seguir subiendo siempre".

"Cuando hay un fallo o vacío en la regulación, los inversores más sofisticados lo aprovechan"

Cabe destacar que los bancos que dieron estas hipotecas, las titulizaron y paquetizaron para posteriormente poner en circulación unos peligrosos bonos por todo el mercado financiero. Cuando pasó lo que tenía que pasar, que muchos deudores no podían pagar sus hipotecas, se desató la crisis financiera mundial, con quiebras bancarias incluidas. "Esto fue un completo fallo de regulación que provocó un parón económico", apunta. Años más tarde, el escritor Michael Lewis puso de manifiesto el valor de la información en su libro 'The​ big short': unos pocos analistas y gestores de Wall Street decidieron analizar a fondo los bonos respaldados por hipotecas y vieron que era un castillo de naipes que acabaría desmoronándose. Apostaron contra ellos y se forraron. Su información era más sólida que la de los grandes bancos de Wall Street o las agencias de calificación, afanados en una carrera sin fin por ganar más y más con estos productos.

Este ejemplo de "fallo en la regulación" del que habla Michael Spence se puede acompañar de otros debidos al "vacío de regulación" que también pone sobre la mesa. Todavía está por resolver el aprovechamiento que hacen las máquinas de trading de alta frecuencia, que no es más que una máquina capaz de intermediar en las operaciones bursátiles en tiempo inapreciable para el ser humano. Su truco una vez más está en la desigualdad de información. Como su propio nombre anglosajón indica, 'Frontrunning', la ventaja está en ir un paso por delante del mercado en información de precios, para meterse en medio de las operaciones y sacar tajada.

Entrevista a Michael Spence junto con los responsables de Pimco. (Foto: Rolando Gil)
Entrevista a Michael Spence junto con los responsables de Pimco. (Foto: Rolando Gil)

Quizás por las malas experiencias vividas en el pasado, este académico cree que los bancos cada vez se aprovechan menos de su posición de privilegio en la información: "Son los más regulados del sistema económico". Paradójicamente, esta visión que muestra ahora el premio Nobel coincide con la muerte del histórico banquero y presidente del Banco Bilbao Vizcaya, precuela del actual BBVA, José ángel Sánchez Asiaín, que solía decir que la materia prima de los bancos no era el dinero sino la información. Una información, por supuesto, asimétrica. Toda una alegoría. Hoy la banca paga su posición de dominio en el pasado en forma de regulación e imagen. "No sé que pasará en Europa, pero en EEUU, Wells Fargo, el mayor banco del mundo, está teniendo serios problemas de reputación por su comportamiento incorrecto", concluye el premio Nobel. Un pensamiento que compartió en el mismo acto promovido por El Confidencial el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri: "Los bancos tienen un problema de reputación".

Spence, en el momento presente, se muestra escéptico: "La democratización en el acceso a la información tiene efectos de igualdad pero vemos que esto no pasa en muchos países con fuerzas muy poderosas. Si me hubieses preguntado hace diez años si internet mejora la distribución de la información y las oportunidades hubiese dicho que sí y no me hubiera equivocado", señala el premio Nobel. Curiosa esta visión de la tecnología en la recién nacida era de la 'posverdad', término de moda, sobre todo desde la victoria de Trump. Ese uso de la realidad que exalta los sentimientos pero sin decir la verdad tiene uno de sus máximos exponentes en el consejero presidencial de Donald Trump. Stephen Bannon, director de la página web Breitbart News, un canal en alza, que tiene en mente abrir sedes en Europa, y que se ha hecho popular por su manejo ideológico y partidista de sus noticias a favor del conocido como Alt-Right (nueva derecha conservadora que encabeza Trump). Sea como fuere, la ventana que ofrece internet la lleva el estadounidense-canadiense Michael Spence pegada al cuerpo, como demuestra el reloj inteligente de última generación que asoma en su muñeca por debajo del traje.

Detalle de las manos durante la entrevista. (Foto: Rolando Gil)
Detalle de las manos durante la entrevista. (Foto: Rolando Gil)

Su aportación al Nobel, concretamente, está en las señales que emite el mercado y sirven de información. De ahí que crea que la educación, la formación o la capacidad de movilidad sean los activos intangibles más valiosos del mundo. Señales de información que dentro del mercado laboral convierten a quienes las poseen en más valiosos. Es su respuesta después de considerar un "desastre" la tasa de paro de España, especialmente dura para los jóvenes. Nada nuevo. Pero su consejo se hace más valioso que nunca en un mundo cada vez más acomplejado ante la globalización.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios