Japón pide un Brexit "blando" para evitar que sus empresas huyan del Reino Unido
  1. Economía
Theresa May opta por ignorar la petición de las multinacionales

Japón pide un Brexit "blando" para evitar que sus empresas huyan del Reino Unido

La salida de Gran Bretaña de la UE puede ser un desastre para las multinacionales japonesas, tanto para las industriales como para los grupos financieros en la City de Londres

Foto: El primer ministro japonés, Shinzo Abe, en la estación de tren londinense de St. Pancras. (Reuters)
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, en la estación de tren londinense de St. Pancras. (Reuters)

Japón pidió un Brexit “blando” para evitar una marcha masiva de sus empresas del Reino Unido, pero la 'premier',Theresa May, ha anunciado justo lo contrario: un Brexit “duro” y activar el artículo 50 en marzo del 2017 y, por tanto, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, algo que para las multinacionales niponas puede ser catastrófico, tal y como advierte el Gobierno del país del Sol Naciente en una carta que remitió al Ejecutivo británico.

En dicha misiva se advierte literalmente de que “algunas empresas japonesas tienen sus bases en el Reino Unidopara supervisar sus actividades en la UE. La comunidad empresarial japonesa espera que el Reino Unido aplique medidas para promover la inversión incluyendo la relajación de las regulaciones para hacer del Reino Unido un destino de inversión más atractivo.Las empresas japonesas con sede europea en el Reino Unido pueden decidir transferir su función de sede social a la Europa continentalsi las leyes de la UE dejan de ser aplicable en el Reino Unido después de su salida”.

Según esta misiva, los sectores más afectados por el Brexit serían el financiero –buena parte de la banca de inversión nipona opera en Europa a través de la City–, los fabricantes de automóviles, las farmacéuticas y las empresas de tecnologías de la información.

Grupos como Nissan, Hitachi o Fujitsu mantienen importantes cuarteles generales en Londres que tutelan toda la actividad empresarial de estas multinacionales en la UE. Solo en el Reino Unido, las empresas japonesas dan empleo a 140.000 personas.

Fuentes financieras británicas explican que los bancos japoneses ya están preparando su exilio de Londres, en concreto para trasladarse a Ámsterdam (Holanda). No son los únicos. Los banca de inversión suiza está haciendo algo similar.

En el caso del sector de automoción, la carta del Gobierno del primer ministro,Shinzo Abe, detalla que “con la imposición de nuevos aranceles, los fabricantes, especialmente de automóviles, podrían tener que soportar gravámenes dos veces, uno sobre las piezas de automóviles importados de la UE y de nuevo para los productos finales acabados en el Reino Unido cuando fuesen exportado a la UE, lo que tendría un impacto significativo en sus negocios”.

El sector de la automoción puede ser de los más afectados y a Japón le preocupa el impacto en multinacionales como Honda, Nissan o Toyota

Los principales fabricantes de automoción en Gran Bretaña son tres: Nissan con su planta en Sunderland; Toyota, con una factoría en Burnaston cerca de Derby; y Honda, que cuenta con una fábrica en la ciudad de Swindon. De manera que, aunque siempre se piensa en la City, el impacto del Brexit será también industrial. En la misiva, por ejemplo, el Gobierno resalta que “casi la mitad de la inversión directa japonesa destinada a la UE en 2015 fluía hacia el Reino Unido, y el Reino Unido fue uno de los principales destinos de la inversión de valores de Japón dentro de la UE al final del año pasado”.

Impacto mundial

El Brexit se destapa, por tanto, como un fenómeno de impacto mundial. Igual afecta a Asia que Europa. Por ello, Japón pide “fervientemente que el proceso Brexit avance sin provocar problemaspara la economía mundial. Confiamos en que este mensaje contribuirá a este objetivo. Sobre la base de estas solicitudes, el Gobierno de Japón está dispuesto a cooperar con el Reino Unido y la Unión Europea con el fin de contribuir a mejorar el atractivo de ambas partes durante los años venideros”, con lo que el Ejecutivo de Abe está pidiendo participar en el proceso de ruptura de la UE para minimizar el impacto para las empresas japonesas.

Japón solicita entre otras cosas, un período de transición razonable, evitar los cambios drásticos, mantener las tasas arancelarias vigentes y garantizar el libre comercio, además de no entorpecer el mercado de trabajo en el Reino Unido. En la cuestión laboral, por ejemplo, las autoridades de la segunda economía de Asia advierten que puede provocar una “gran confusión”.

Impacto en el sector farma

Las empresas farmacéuticas también podrían dejar el Reino Unido al perder Londres la sede de la Agencia de Medicamentos Europea, algo que se da por hecho desde que se anunció el Brexit, tal y como se apunta en la misiva.

Sin embargo, no parece que estas preocupaciones se incluyan la actual agenda de Down Street. El discurso de Theresa May en la conferencia del Partido Conservador en Birmingham esta semana augura todo lo contrario: “control sobre la inmigración”, y “una negociación dura con la UE”. Justo el peor escenario según la carta del Gobierno de Japón, que aboga por un escenario pactado y tranquilo. El que convendría a la economía. El único problema es que ahora en el Reino Unido no es la hora de la economía, sino de la política. De la política más populista.

Brexit Reino Unido Japón Empresas Theresa May Unión Europea Multinacionales
El redactor recomienda