Es noticia
Menú
Se busca país (o países) para tirar del crecimiento económico. Razón: el mundo
  1. Economía
previsiones del fondo monetario internacional

Se busca país (o países) para tirar del crecimiento económico. Razón: el mundo

No podía ser de otra forma. La economía mundial está bajando de revoluciones y este año se expandirá al menor ritmo desde el impacto del colapso provocado por la quiebra de Lehman

El mundo sigue girando. Pero su motor económico lo hace todavía a bajas revoluciones. Es el peaje que continúa pagando por la crisis, cuya alargada sombra aún actúa como freno sobre la maquinaria económica del planeta.

Las últimas previsiones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sacado del horno esta misma semana así lo constatan. Este año, el crecimiento mundial será el más bajo desde 2009, con una tasa del 3,1%, inferior al 3,4% de 2014 o al 3,3% de 2013 y, sobre todo, inferior todavía al 4% registrado entre 1997 y 2006.

Como se detalla en el vídeo que protagoniza esta información, la moderación del crecimiento responde a la combinación de dos variables. La primera, la ralentización de los países emergentes, que en conjunto solo crecerán un 4%. 'Solo' porque en los últimos años han crecido a ritmos superiores incluso al 6% o al 7% y porque en la década anterior al estallido de la crisis su crecimiento medio fue del 5,5%. Pero es que dos de sus mayores representantes, China y Brasil, van a sufrir en 2015 su peor año económico desde 1990, y otro más, Rusia, va a ver cómo su economía se contraerá cerca de un 4%. La caída de las materias primas, la fuga de capitales o la depreciación de sus divisas están erosionando la capacidad de resistencia que los emergentes habían mostrado incluso en los peores momentos de la crisis.

El mundo ve cómo los emergentes, que han generado el 75% del crecimiento desde 2009, pinchan y cómo los desarrollados no llegan para tomarles el relevo

La segunda gran variable alude a las economías desarrolladas. Aunque en conjunto van a crecer un 2%, el ritmo más alto desde 2010, sigue siendo una tasa muy inferior al 2,8% registrado en la década previa a la crisis. Estados Unidos crecerá un 2,6%; la Eurozona, un 1,5%; Reino Unido, un 2,5%; Canadá, un 1%; y Japón, un exiguo 0,6%. España destacará dentro de esa mediocridad con un crecimiento previsto del 3,1%. En cualquier caso, todas ellas, incluida la de la economía española, son tasas claramente inferiores a las que registraron antes de la crisis, lo que evidencia que su huella todavía es palpable y que la recuperación no pasa de ser discreta y todavía es vulnerable.

El mundo, por tanto, asiste a una situación en la que los emergentes, que han proporcionado el 75% del crecimiento mundial desde 2009, pinchan y en el que los desarrollados aún no llegan para tomarles el relevo. Y sin una cabeza tractora clara, a ese mundo no le queda otro remedio que crecer menos. Como consecuencia, aumenta el riesgo de que ese mundo quede atrapado en una fase de bajo crecimiento durante mucho tiempo. El propio FMI alertó de este peligro. Hasta le puso nombre. Lo bautizó como Nueva Mediocridad. Y sus raíces cada vez son más sólidas.

El mundo sigue girando. Pero su motor económico lo hace todavía a bajas revoluciones. Es el peaje que continúa pagando por la crisis, cuya alargada sombra aún actúa como freno sobre la maquinaria económica del planeta.

Países emergentes Fondo Monetario Internacional (FMI) Brasil Reino Unido Eurozona Materias primas Recuperación económica Christine Lagarde
El redactor recomienda