Es noticia
Menú
El derrumbe de los precios a niveles de 2009 obliga a Draghi a actuar
  1. Economía
LA INFLACIÓN DE LA EUROZONA EN EL 0,3%

El derrumbe de los precios a niveles de 2009 obliga a Draghi a actuar

Es el dato que todos estaban esperando: la inflación de la Eurozona. Y el panomara no llama al optimismo. El IPC se situó en el mes de agosto en el 0,3%

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi (Efe)
El presidente del BCE, Mario Draghi (Efe)

Es el dato que todos los inversores y analistas estaban esperando: la inflación de la Eurozona. Y el panorama no llama al optimismo. El IPC (índice de Precios al Consumo) de la región se situó en agosto en el 0,3%, una décima por debajo del mes anterior y lo que supone la menor subida de los precios desde octubre de 2009, según los datos preliminares del Eurostat. Eso en una semana en la que se ha conocido que el IPC de Alemania se situó en el 0,8% y en España en el -0,5%.

La constatación de que aumentan las presiones deflacionistas en la zona euro llega a menos de una semana de la reunión mensual del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y después de que la semana pasada su presidente, Mario Draghi, asegurara que "podría usar también instrumentos no convencionales para salvaguardar el firme anclaje de las expectativas sobre la inflación a medio y largo plazo". No en vano, según reconoció el banquero italiano, el IPC de la Eurozona "se ha situado en zona de peligro", por debajo del 1% durante once meses.

Además, demuestra que las medidas adoptadas hasta la fecha no están teniendo el efecto que se esperaba mientras crece el temor a una japonización de la Eurozona. Ni los tipos de interés al 0,1%, ni la batería de medidas que lanzó el pasado mes de junio para plantar cara a la deflación con un programa de financiación bancaria a largo plazo condicionada (TLTRO), la suspensión de las esterilizaciones de las compras de deuda realizadas entre 2010 y 2012, la ampliación de la barra libre de financiación bancaria y los preparativos para poner en marcha en el futuro programa de compras de deuda respaldada por préstamos (titulizaciones) están sirviendo para sacar a la Eurozona de su estancamiento.

Ahora los mercados esperan que el regulador monetario de un paso más allá y cobran fuerza las especulaciones sobre la puesta en marcha de un programa de expansión cuantitativa (QE). De hecho, en junio Draghi ya avisó "No hemos terminado todavía", y los inversores esperan que SuperMario vuelva a actuar. Sin ir más lejos, este mismo miércoles el BCE ha anunciado que ha contratado a Blackrock para asesorar a la institución en su plan de compra de titulizaciones de activos (ABS). ​

Y es que hay cierta unanimidad entre los analistas sobre la necesidad de nuevas medidas expansivas destinadas a propiciar un descenso del euro. "Para que sea realmente efectivo, tanto para combatir la inflación como mejorar el ritmo de crecimiento, la caída de la moneda debería ser mucho mayor", explica José Luis Martinez Campuzano, estratega de Citi.

La expectación es máxima. Esta semana, desde el BCE se ha asegurado que aunque es poco probable que la semana que viene haya novedades en política monetaria, todo dependerá de los datos de inflación que se iban a conocer en estos días. Y los datos han sido los que han sido. En este sentido, aunque parece increíble que todo dependa de un dato, ya a finales del año pasado el banco central recortó los tipos de interés tras conocer el último dato de IPC, "luego ya hay un precedente", asegura Campuzano. "Pero en este momento ya no es suficiente un recorte de tipos como instrumentar medidas de facilidad de crédito que muchos consejeros de la institución han rechazado de forma recurrente durante mucho tiempo".

Es el dato que todos los inversores y analistas estaban esperando: la inflación de la Eurozona. Y el panorama no llama al optimismo. El IPC (índice de Precios al Consumo) de la región se situó en agosto en el 0,3%, una décima por debajo del mes anterior y lo que supone la menor subida de los precios desde octubre de 2009, según los datos preliminares del Eurostat. Eso en una semana en la que se ha conocido que el IPC de Alemania se situó en el 0,8% y en España en el -0,5%.

Mario Draghi IPC Inflación
El redactor recomienda