Es noticia
Menú
Buenas noticias para España: los tipos de interés no subirán hasta 2011
  1. Economía
EL BCE SUGIERE QUE NO HABRÁ CAMBIOS EN LA POLÍTICA MONETARIA

Buenas noticias para España: los tipos de interés no subirán hasta 2011

El precio del dinero seguirá barato. Muy barato. Al menos hasta 2011. Eso, al menos, es lo que opina la mayoría de los expertos. Y lo

Foto: Buenas noticias para España: los tipos de interés  no subirán hasta 2011
Buenas noticias para España: los tipos de interés no subirán hasta 2011

El precio del dinero seguirá barato. Muy barato. Al menos hasta 2011. Eso, al menos, es lo que opina la mayoría de los expertos. Y lo que es todavía más relevante. Es lo que sugiere el propio Banco Central  Europeo (BCE) en su último boletín mensual, en el que no observa señales de tensión a corto y medio plazo en dos de los pilares de la política monetaria.

Por un lado, la inflación seguirá claramente por debajo del 2% en los próximos meses. Según sus estimaciones, se situará entre el 0,4% y el 1,6% durante este año, niveles que se consideran compatibles con la estabilidad de precios. Por otro, el dinero en circulación continuará evolucionando de forma  extraordinariamente baja a lo largo del año, lo que aleja presiones inflacionistas.  El último dato refleja, de hecho, un crecimiento del M3 (efectivo en circulación más los depósitos a plazo) del 0,1%. Lejos del 3,3% registrado en 2009 o del 9,7% de un año antes.

Según el BCE,  detrás de este comportamiento a la baja de los condicionantes que explican la política monetaria se encuentra la “lenta recuperación de la demanda interna y externa” en la zona euro, algo que provocará que los “precios, costes y salarios mantengan un comportamiento muy moderado”. O dicho en otros términos, la falta de dinamismo de la economía evitará que el Banco Central Europeo tenga que subir los tipos de interés al menos hasta el año 2011.

En palabras del servicio de estudios del BBVA, “seguimos creyendo que el primer aumento se producirá a mediados de 2011”. Y en esa línea el consenso de mercado de la agencia Reuters (del que forman parte 70 especialistas) descarta durante este año un endurecimiento de la política monetaria, y que desde el pasado 8 de abril se encuentra en niveles históricamente laxos. Las facilidades de depósito se encuentran desde esa fecha en el 0,25%, mientras que las subastas a tipo fijo se mantienen en el 1% desde el pasado 13 de mayo.

Esta política monetaria tan expansiva permitirá que el Euribor -la principal referencia del mercado hipotecario-  continúe durante el año 2010 en niveles históricamente bajos, aunque con una suave pendiente al alza para los próximos meses. Según el servicio de estudios de Caja Madrid, el euribor evolucionará “lentamente al alza” hasta alcanzar “niveles en torno al 1,9% a finales de 2010”.

¿Qué significa esto? Pues que la temida subida de tipos de interés no llegará este año, lo cual es un salvoconducto no sólo para los hogares, también para el endeudado sector público, que se enfrentaba a un fuerte aumento de la carga financiera.

Ese incremento no llegará, al menos por el momento. Y es el propio BCE quien para llegar a esta conclusión echa mano en su último boletín de las expectativas de mercado medidas sobre el futuro del Euribor a tres meses. Y como recuerda el Banco Central Europeo, “esta metodología implica un nivel general medio de los tipos de   interés a corto plazo del 0,9% en 2010 y del 1,7% en 2011”. Es decir, por debajo incluso de la inflación, lo que puede provocar tipos de interés reales negativos en algunos países de la eurozona.

Crédito a cuentagotas

El mantenimiento de tipos de interés extraordinariamente bajos no significará una relajación en la concesión de créditos a corto y medio plazo. Tanto por los condicionamientos económicos (atonía de la demanda) como por el aumento de la aversión al riego. O dicho con otras palabras, el dinero seguirá siendo barato pero continuará llegando con cuentagotas a  empresas y familias. Bien distinto es el caso del sector público, que literalmente se come toda la liquidez que hay en el sistema.

Un dato. El crédito bancario a residente en la zona euro -excluidas las administraciones públicas y el propio sistema financiero- cayó en enero (último dato publicado) un 0,6% en tasa interanual. Por el contrario, el crédito al sector público creció ese mismo mes un 9,1%, pero es que durante el cuarto trimestre de 2010 llegó a crecer a tasas del 13,6%. Esto confirma la existencia del llamado efecto crowding out, que se produce cuando las administraciones expulsan del mercado del crédito al sector privado. Los bancos prefieren prestar a los gobiernos antes que a los particulares, ya que tienen garantía de que cobrarán su inversión, mientras que en el caso de las familias y las empresas la tasa de morosidad crece mes a mes.

Los tipos de interés bajos favorecen especialmente a países como España, donde el Euribor tiene un peso fundamental en las economías domésticas debido a que es el valor de referencia de los préstamos hipotecarios. España -donde el 96% de los préstamos son a tipo variable- es por eso el país de la eurozona que más se beneficia de una caída de los tipos de interés y, por el contrario, es el más perjudicado en caso de un alza.

El precio del dinero seguirá barato. Muy barato. Al menos hasta 2011. Eso, al menos, es lo que opina la mayoría de los expertos. Y lo que es todavía más relevante. Es lo que sugiere el propio Banco Central  Europeo (BCE) en su último boletín mensual, en el que no observa señales de tensión a corto y medio plazo en dos de los pilares de la política monetaria.

Tipos de interés Banco de España Tarjetas de crédito Banco Central Europeo (BCE)