Es noticia
Menú
El otro título que logró Santiago Bernabéu: cuando el Real Madrid ganó Wimbledon
  1. Deportes
  2. Tenis
Un repaso a la historia

El otro título que logró Santiago Bernabéu: cuando el Real Madrid ganó Wimbledon

Conchita Martínez lo consiguió en 1994 y Rafa Nadal en 2008 y 2010. Antes que ellos, bajo la tutela de Santana, el club blanco tuvo su pequeño lugar en los libros de historia

Foto: Rafael Nadal y Manolo Santana, tras ganar en Wimbledon. (EFE/Archivo/A.A/Sergio Carmona)
Rafael Nadal y Manolo Santana, tras ganar en Wimbledon. (EFE/Archivo/A.A/Sergio Carmona)

Hubo en tiempo en el cual, el Real Madrid contó con diferentes secciones deportivas —como el FC Barcelona— y estas tuvieron sus éxitos. Más allá del fútbol y el baloncesto, la entidad blanca contó con otras disciplinas tales como el rugby, voleibol, ajedrez, fútbol sala, balonmano, hockey, beisbol o tenis. Esta última dejó un legado imborrable. Chamartín vio como Wimbledon se vestía de blanco (el del Real) en 1966 gracias a una actuación memorable de uno de los mejores deportistas españoles. Y, obviamente, no, no fue Rafa Nadal.

Año 1960. El Real Madrid ficha a Manolo Santana con apenas 22 años, un talento joven que empieza a despuntar a nivel nacional. Durante ese año, el madrileño se alza con el Campeonato de España en Vigo y otros torneos como Bilbao, San Sebastián, Marruecos o Colombia. Tan solo unos meses después, en 1961, Santana se convierte en el primer español en ganar Roland Garros tras derrotar en la final al italiano Nicola Pietrangeli en cinco sets. Había nacido una leyenda.

Foto: Rafael Nadal, celebrando un punto frente a Taylor Fritz. (EFE/Kieran Galvin)

El club era consciente del diamante en bruto que tenía, sin embargo, el deporte no funcionaba como ahora. Por aquel entonces, el tenis era una práctica amateur y no se cobraban los premios del presente. El madrileño se embolsó alrededor de 2.000 libras por alzarse con el prestigioso torneo británico. "Me han pagado más por participar en el torneo de veteranos de Wimbledon que cuando gané en 1966", comentaba Manolo Santana hace varios años a Miguel Ángel Zubiarraín, periodista especializado en tenis. La sección funcionaba de forma semiautónoma y se parecía más a un club social que a una entidad deportiva. Pero hubo un momento en concreto que lo cambió todo.

Cuando Santana se clasificó para la final, a Raimundo Saporta, mano derecha de Santiago Bernabéu, se le encendió la bombilla. Con el tiempo justo para acometer su particular misión, cogió un vuelo con dirección a Londres. Allí, se citó con el tenista español para hacerle entrega del escudo del Real Madrid, con el objetivo de que Manolo Santana disputase la final con este bordado en el pecho. Ante la precariedad de la situación, fue un empleado del hotel donde se alojaba el madrileño, quien le cosió el escudo en el polo con el que posteriormente jugó la final.

Vestido de un blanco impoluto, con el escudo del Real a la izquierda y un juego como pocos se han visto en ese recinto, Santana se impuso en tres sets al norteamericano Richard Dennis Ralston y trajo a España por primera vez la copa de Wimbledon. El gesto espontáneo de Saporta dejó una foto icónica para el club blanco, el cual ha podido documentar posteriormente el histórico triunfo del español. Santana nunca escondió su madridismo, más bien lo llevó por bandera a cada lugar que iba. Tras el encuentro, Manolo quiso aclarar que no las tenía todas consigo para poder lucir el escudo de su equipo en la final. "Sabía que me la jugaba porque en el All England Club son muy estrictos con el protocolo y podían haberme sancionado por llevarlo, pero debió gustarles como jugué y no me dijeron nada", declaró Santana al terminar el duelo.

Santiago Bernabéu le tenía mucho cariño al tenista. Se llevaban bien y su carácter contagiaba a cualquier que estuviese cerca. El presidente siempre le tuvo en muy alta estima y le ayudó en todo lo que pudo. Manolo Santana era prácticamente el único representante de esta sección, que se ejercitaba en la antigua ciudad deportiva. Algunos jóvenes pupilos también entrenaban allí, pero el gran baluarte siempre fue Santana. De la mano de Bernabéu, llevaron la marca del Real Madrid por todo el mundo y conquistaron uno de los torneos más emblemáticos del deporte.

Los más sabidos todavía le recuerdan por las pistas de Reino Unido, a las que siempre acudía en metro. "La gente me pregunta cómo he conseguido la camiseta que llevo de Manolo Santana. A mí me la regaló Claudia, su mujer, pero yo le digo a todo el mundo que, si la quiere, tiene que ir a su tienda oficial en Marbella", comenta Zubiarraín entre risas a este medio. La leyenda del tenis español desprendía alegría allá donde iba. Cuando jugaba en Londres, se paraba a saludar a cada persona que le reconocía, quedándose a conversar con ellos y sacándoles más de una carcajada con sus historias. Manolo era así, disfrutaba con el tenis y con la gente que había alrededor.

Un retorno improbable

En 2009, como director del Madrid Open, Santana compartió una ilusión que llevaba mucho tiempo dentro con respecto al equipo de sus amores y al deporte que le vio triunfar. "Deseo profundamente que el Real Madrid encuentre la estabilidad y que el prestigio que ha dado a la ciudad se recupere, porque hemos vivido momentos muy difíciles. La sección de tenis es importantísima y creo que la nueva junta directiva debería plantearse reabrir esta sección en Valdebebas aprovechando el tirón de Nadal".

Pero su idea se quedó en una ilusión. Florentino nunca ha sido partidario de ampliar las dos secciones que posee el club de Chamartín en la actualidad. Tan solo durante el mandato de Ramón Calderón la idea de recuperar el fútbol sala sobrevoló la cabeza de los dirigentes. Nunca hubo contactos para resucitar, al menos, el tenis en Valdebebas. Es un proyecto que requeriría de mucha inversión y, de hecho, fue una de las primeras secciones en caer cuando todas estas se disolvieron. Algo insólito a día de hoy, pues los tenistas no compiten bajo un escudo, ni bajo una bandera (salvo en los Juegos Olímpicos), se representan a ellos mismos. Así es el tenis y así era Manolo Santana, un tenista que ganó Wimbledon con el escudo del Real en el pecho.

Hubo en tiempo en el cual, el Real Madrid contó con diferentes secciones deportivas —como el FC Barcelona— y estas tuvieron sus éxitos. Más allá del fútbol y el baloncesto, la entidad blanca contó con otras disciplinas tales como el rugby, voleibol, ajedrez, fútbol sala, balonmano, hockey, beisbol o tenis. Esta última dejó un legado imborrable. Chamartín vio como Wimbledon se vestía de blanco (el del Real) en 1966 gracias a una actuación memorable de uno de los mejores deportistas españoles. Y, obviamente, no, no fue Rafa Nadal.

Real Madrid Rafa Nadal Florentino Pérez
El redactor recomienda