Bernabéu ganó 32 títulos con 12 entrenadores y Florentino Pérez 14 con 10
  1. Deportes
  2. Fútbol
Balance de los últimos 5 presidentes del club

Bernabéu ganó 32 títulos con 12 entrenadores y Florentino Pérez 14 con 10

El envenenado regalo de Reyes de Florentino Pérez a Rafa Benítez ha sido destituirle. ¡Ya son 10! Con 12 entrenadores, Santiago Bernabéu logró 32 trofeos

placeholder Foto: Los números en cuanto se títulos se refiere no cuadran en la etapa de Florentino Pérez (EFE)
Los números en cuanto se títulos se refiere no cuadran en la etapa de Florentino Pérez (EFE)

En su despedida del Madrid, no sé si Benítez hablará de la campaña que había contra él, el equipo y el presidente y, por otro lado, que se manipulaban las informaciones. Debería saber el técnico madrileño que a sus diez predecesores en el cargo los puso de patitas en la calle Florentino Pérez. A unos, porque empezaron a no caerles bien; a otros, porque se había cansado de ellos y, en fin, porque en su segundo mandato el club evidencia su nerviosismo e inestabilidad. Claro que otros entrenadores han caído a lo largo y ancho de la historia del Real Madrid, pero desde Santiago Bernabéu a Florentino Pérez, con ningún presidente abundaron tantos desaguisados ni quisieron beatificarse en su poder presidencial. Cinco máximos rectores de la entidad de los que hacemos este breve resumen.

El 15 de septiembre de 1943, tras la dimisión de Antonio Santos Peralba, por el clima hostil que rodeó al histórico 11-1 que el Real Madrid le endosó al Barcelona en las semifinales de la Copa de España, se hizo público el nombramiento de Santiago Bernabéu en la sede de la entidad madridista.
Antes de asumir la presidencia, había sido jugador, delegado, entrenador y directivo del Madrid. En la primera reunión con la junta directiva, el nuevo presidente dijo: “Señores, necesitamos un campo nuevo y vamos a hacerlo”. Hubo directivos que calificaron de locura el ambicioso proyecto, pero Bernabéu ni se inmutó por estos comentarios y el 14 de diciembre de 1947 se inauguraba el Nuevo Chamartín. Un estadio que se convirtió en el orgullo madridista, en la envidia de todos los clubes y en 'La Fábrica' de los sueños.

En la década de los 40 del siglo XX hasta mediada la del 50, sólo dos títulos de la Copa de España fueron la primera pequeña cosecha. A partir de la temporada 1953-54, bajo la magistral dirección de Alfredo di Stéfano, el Madrid logró ser campeón de Liga 21 años después. Era el comienzo de la época más dorada del club a nivel mundial. Santiago Bernabéu, con sus acertados fichajes, tanto de jugadores nacionales como extranjeros, consiguió formar una serie de equipos que realizaban un fútbol de pura fantasía. Además, el irrepetible presidente fue uno de los impulsores de la creación de la Copa de Europa. En diez años, los que transcurrieron de 1954 a 1966, el Real logró nueve títulos de Liga (cinco de ellos consecutivos), una Copa de España, dos Copas Latinas, seis Copas de Eurocopa (las primeras cinco consecutivas) y una Copa Intercontinental. En abril de 1960 se hizo cargo del equipo blanco Miguel Muñoz, que sólo tenía la experiencia de haber dirigido dos años al Plus Ultra. En las 14 temporadas de entrenador consiguió un envidiable palmarés.

“Ni millonarios ni políticos”

El 13 de enero de 1974, tras la derrota del Madrid en casa del Castellón por 2-0, Muñoz presentó la dimisión y Santiago Bernabéu se la aceptó. Se marchaba dejando en su caminar seis trofeos más: cuatro Ligas y dos Copas de España. Bernabéu despidió al triunfador técnico con estas palabras: “A mí no me gusta ver sufrir a la gente y Miguel Muñoz lleva sufriendo mucho tiempo; no hay más que ver su aspecto y, por ello, no he tenido más remedio que aceptar su dimisión. Esto no podía prolongarse, pero deja entre nosotros un recuerdo imborrable”. Le sustituyó Luis Molowny, que llevó al Madrid a conquistar la Copa de España de 1974.

El nuevo entrenador de las huestes madridistas sería el montenegrino Miljan Miljanic. En sus dos primeras temporadas ganó dos Ligas y una Copa de España. En la tercera, 1976-77, fracasó rotundamente. La Liga la terminó en novena posición; en la Copa fue eliminado por el Hércules en la primera eliminatoria y en la Copa de Europa, el Brujas le apartó del torneo en los octavos de final. El nefasto balance de Miljanic supuso que el Real Madrid, por primera vez en su historia, no participara en ninguna competición europea. A pesar del desastre, Bernabéu confió en el montenegrino, pero en la primera jornada de Liga de la temporada 1977-78, después de perder en el feudo del Salamanca por 2-1, se le comunicó que había sido destituido. Luis Molowny, que hacía las transiciones de maravilla, volvió a coger las riendas de la plantilla y dos nuevas Ligas fueron a reposar a la Sala de Trofeos del club.

El 2 de junio de 1978 falleció Santiago Bernabéu. En sus cerca de 35 años en la presidencia dejó este incontestable legado: 32 títulos, sumados los nacionales e internacionales. En esos años contó con estos 12 técnicos: Ramón Encinas, Pablo Hernández Coronado, Jacinto Quincoces, Baltasar Albéniz, M. A. Keeping, Héctor Scarone, Juan Antonio Ipiña, Enrique Fernández, José Villalonga, Luis Carniglia, Manuel Fleitas Solich, Miguel Muñoz, Luis Molowny y Miljan Miljanic. A mediados de los años 70, Santiago Bernabéu pronunció estas frases lapidarias: “Que el Real Madrid no haya tenido que recurrir a millonarios ni a políticos es el mejor exponente de su fuerza”. “Los socios me reclaman ¡gástese usted los millones! ¿Qué millones, si los impuestos nos ahogan? No vamos a pagar diez millones por una mediocridad”. “Al socio hay que admirarle y que el equipo le alegre la vida con buen fútbol y espectáculo”. “Si yo fuera cura bendeciría a todos los aficionados que van al fútbol”. “Soy independiente porque no tengo negocios; sólo una jubilación modesta y unas rentitas”.

placeholder  Las vitrinas blancas se llenaron de títulos bajo el mandato de Santiago Bernabéu (Cordon Press)
Las vitrinas blancas se llenaron de títulos bajo el mandato de Santiago Bernabéu (Cordon Press)

Cinco ligas consecutivas en los 80

Luis de Carlos relevó en el cargo al legendario presidente y contrató al preparador serbio Vujadin Boskov, que logró una Liga y una Copa del Rey en los casi tres años que dirigió al conjunto blanco. A estos dos trofeos se añadió el que otorgó 'France Footbal' al Madrid, al que consideró el Mejor Equipo de Europa de 1980. Boskov fue cesado en marzo de 1982, al que sustituyó Molowny, que conquistó la Copa del Rey de aquel año.

Con la vista puesta en las elecciones, De Carlos recurrió a Alfredo di Stéfano, mito madridista que había abandonado la entidad en 1964. En su primer ejercicio, el Madrid quedó subcampeón en las cinco competiciones que participó. En el segundo, Di Stéfano se marchó sin celebrar ningún título. Fue reemplazado por Amancio, que sólo estuvo diez meses en el cargo. Volvió Luis Molowny, que se convirtió en un talismán cada vez que regresaba al banquillo, y salvó la campaña 1984-85 ganando la primera Copa de la UEFA. Con este entorchado europeo, más una Liga y dos Copa del Rey, títulos logrados con cuatro entrenadores, De Carlos dejaba la presidencia. Ramón Mendoza, tras ganar las elecciones de 1995, era el nuevo presidente, con el que empezaba una nueva época.

Luis Molowny siguió al mando del equipo, con el ganó una Liga más, una Copa de la Liga y otra Copa de la UEFA. El primer lustro de Mendoza resultó apoteósico. Fichó al holandés Leo Beenhakker y, bajo su dirección técnica, cerró su etapa de tres años en el Madrid con tres Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa de España. A estos triunfos se unió el galés John Toshack, que coronó el ejercicio 1989-90 con otra Liga, igualando el registro que habían dejado las 'vacas sagradas' entre 1960 y 1964; es decir, cinco trofeos de Liga consecutivos.

placeholder  Lorenzo Sanz, con la Séptima (Cordon Press)
Lorenzo Sanz, con la Séptima (Cordon Press)

La 7ª y la 8ª

A Ramón Mendoza se le marchitaron los éxitos como las rosas en otoño. En el primer lustro de los 90 siete entrenadores pasaron por el Madrid. A saber: el tándem Di Stéfano-Camacho, que alzó una Supercopa de España; Ramón Grosso (diez días), Radomir Antic (diez meses), Leo Beenhakker (cinco meses), Benito Floro (una temporada, en la que logró una Copa y una Supercopa de España), Vicente del Bosque (cuatro meses) y Jorge Valdano, que celebró la Liga de la campaña 1994-95. Meses después, el 20 de noviembre de 1995, Mendoza presentó su dimisión. Al día siguiente Lorenzo Sanz comenzó a ejercer de presidente. Destituyó a Valdano al mes y medio de acceder a la presidencia y, tras unos días ejerciendo de técnico Vicente del Bosque, llegó Arsenio Iglesias, que pasó por el club con más pena que gloria en los ochos meses que ejerció de entrenador.

Con vistas a la siguiente campaña se presentó a Fabio Capello, que en su única temporada sólo entonó el alirón como campeón de Liga. El italiano fue relevado por Jupp Heynckes, que en la única temporada que trabajó en el Madrid consiguió la ansiada Copa de Europa 32 años después y una Supercopa de España. El preparador germano fue reemplazado por José Antonio Camacho, que ni siquiera llegó a ponerse el mono de trabajo por las fuertes desavenencias que tuvo con Juan Onieva, vicepresidente económico. Con urgencia, Sanz contrató a Guus Hiddink, que sólo permaneció en el cargo seis meses, en los que levantó la Copa Intercontinental. Volvió John Toshack, que dejó el puesto en noviembre de 1999 con polémica incluida. A partir de aquel otoño, Vicente del Bosque fue el hombre que devolvió la euforia a la afición madridista con la consecución de la octava Copa de Europa.

Un año triunfal, 2000, en el que Lorenzo Sanz fue sorprendido en las elecciones por su único rival, Florentino Pérez. Llegaba al Real Madrid el 'Ser Superior', como lo definió Emilio Butragueño un día cualquiera. Un presidente que recibió una herencia fabulosa de sus antecesores, sobre todo de Santiago Bernabéu, y que tuvo el honor, tras apenas cinco meses en el cargo, de recibir de manos de Blatter, junto a Alfredo Di Stéfano, el trofeo al Mejor Club del Siglo XX, otorgado por la FIFA. Con una meliflua sonrisa posó con el galardón, como si fuera uno de los artífices de tan significativa distinción.

placeholder Del Bosque, durante una de sus etapas como entrenador del Real Madrid (Cordon Press)
Del Bosque, durante una de sus etapas como entrenador del Real Madrid (Cordon Press)

Del Bosque, a la calle tras seis títulos

El recién llegado dirigente mantuvo en el cargo a Del Bosque, con el que el equipo blanco festejó dos Ligas, una Supercopa de España, una Supercopa de Europa, una Champions League y una Copa Intercontinental. Seis títulos en tres temporadas que el presidente no valoró, ya que sin justificación alguna echó al entrenador salmantino en un pasillo del club. En los tres años siguientes, hasta que abandonó la presidencia en febrero de 2006, el ínclito presidente contó con estos seis técnicos: Carlos Queiroz, José Antonio Camacho, Mariano García Remón, Wanderelei Luxemburgo y Juan Ramón López Caro, los cuales fueron cercenados por el prepotente mandatario.

En los comicios de 2006, Ramón Calderón accedió a la presidencia. En sus dos años y medio de mandato, el Madrid sumó tres títulos: una Liga, con Fabio Capello, y otra, con Bernd Schuster, que también se proclamó campeón de la Supercopa de España. Sin celebrarse nuevas elecciones, Florentino volvió al poder. Contrató a Manuel Pellegrini, al que los resultados y los fuertes roces con el presidente obligaron a cambiar de aires. Llegó el controvertido José Mourinho, que en tres años levantó los trofeos de Liga, Copa del Rey y Supercopa de España. Las discrepancias con el máximo rector del club y algunos jugadores provocaron que Mourinho hiciera mutis por el foro. La vacante del portugués la ocupó Carlo Ancelotti, que dejó en la Sala de Trofeos cuatro títulos más: la Copa del Rey, la Copa de Europa, la Supercopa europea y el Mundial de clubes.

Durante sus dos mandatos, el primero entre 2000-2006 y el segundo a partir de 2009, Florentino Pérez ha batido todo un récord. No sólo contrató a 10 entrenadores, incluyendo al ya cesado Rafa Benítez, sino que en las cuentas del club figuran los dispendios que hasta la fecha ha hecho en fichajes, tanto a la hora de contratar jugadores como técnicos. Además, en las últimas seis temporadas, el Barcelona consiguió 22 títulos oficiales (con triplete en la temporada 2014-15), mientras el Real Madrid sólo consiguió 14 en el mismo tiempo. ¡Vivir para ver!

Florentino Pérez Real Madrid Rafa Benítez Santiago Bernabéu
El redactor recomienda