Es noticia
Menú
Rafa Nadal es humano (aunque no lo parezca): "Sólo él juega a ese nivel en esas condiciones"
  1. Deportes
  2. Tenis
Dijo adiós a Wimbledon

Rafa Nadal es humano (aunque no lo parezca): "Sólo él juega a ese nivel en esas condiciones"

El balear confirmó su retirada del torneo tras no sentirse bien después del entrenamiento previo a la semifinal. En cuartos de final dejó un épico partido ante Taylor Fritz

Foto: Nadal, cuando anunció su retirada de Wimbledon. (EFE/Joe Toth)
Nadal, cuando anunció su retirada de Wimbledon. (EFE/Joe Toth)

Rafa Nadal dio muestras de su resistencia tanto en el Open de Australia como en Roland Garros. Su estado físico no hacía prever nada bueno y, sin embargo, ganó ambos trofeos. El triunfo en Melbourne fue más épico que en París, pero no por ello menos importante. En Wimbledon, por su parte, se dudó de su participación hasta el último momento, aunque finalmente irrumpió en el césped de Londres. Y con opciones de llegar a la final. Hasta que dijo basta. Su renuncia le permitirá estar alejado de la pista menos tiempo del que hubiera estado de haberse agravado la rotura del abdominal.

Su padre se lo dijo en público cuando sintió dolores en el partido de cuartos: retírate. Rafa, sin embargo, continuó en el partido y ganó en el 'tie-break'. "Esa lesión es bastante común en el tenis porque llega como consecuencia del saque. Ocho milímetros es poca cosa, pero seguro que se le hubiera complicado si hubiera jugado la semifinal", confiesa Alberto Berasategui en conversación con El Confidencial.

Berasategui, que llegó a la final de Roland Garros en 1994 (perdió frente a Sergi Bruguera), se retiró a los 28 años como consecuencia de las molestias. "No quiero arrastrarme más por las pistas. Llevo un año y medio renqueando", declaró cuando dejó el deporte. Ahora, confiesa que hay divergencias entre su lesión y la de Rafa. Así lo explica: "En cierto modo se parecen, pero los niveles no son los mismos. Hay que tener en cuenta el número de kilómetros rebasados por la carga de partidos. Además, es lógico que Nadal se lesione más por la edad. En mi caso, yo sufría más calambres que lesiones. Si el partido era largo, no podía seguir, aunque al día siguiente estuviera bien y sin apenas dolores".

placeholder Nadal no se sintió bien tras el entrenamiento. (Reuters/Hannah Mckay)
Nadal no se sintió bien tras el entrenamiento. (Reuters/Hannah Mckay)

Una incomprensible explicación

El propio Nadal explicó cómo hacía para jugar en semejantes condiciones: "Lo que me han hecho es un bloqueo a distancia de los nervios sensitivos, pero no es matemático. A veces se me dormían otras partes del pie". En algunas entrevistas, tras la victoria en París, los periodistas no entendían cómo es posible competir así. "No sé si yo sería capaz de jugar con el pie dormido. Me imagino que se habrá acostumbrado a hacerlo en esas circunstancias. Lo que me asombra es su capacidad para abstraerse del dolor para que su nivel tenístico no baje", cuenta Berasategui.

Los rivales se quedan asombrados por ese acto de audacia y resistencia. Nunca se le pasa por la cabeza abandonar en la pista, aunque ahora lo haya hecho fuera. "Lo ves en las primeras rondas y sabes que no se ha preparado bien". La preparación, como consecuencia de las lesiones, no es tan larga como a Rafa le gustaría. Sin embargo, sus adversarios caen ante él. "Como es tan bueno, pasa las primeras rondas. Además, en poco tiempo es capaz de jugar a alto nivel. Yo creo que lo hace aposta: como tiene más nivel, alarga los primeros partidos para coger más ritmo".

La victoria en cuartos de final ante Taylor Fritz (3-6, 7-5, 3-6, 7-5 y 7-6) estuvo de nuevo cargada de épica. Sin apenas tener capacidad para sacar, ganó con sufrimiento y gallardía. "Habitualmente, el dolor del abdominal te dura el tiempo que tardas en efectuar el saque. Y uno o dos segundos tras sacar. Mientras juegas, no notas el dolor. Es el único jugador del mundo capaz de dar ese nivel en las condiciones en las que está".

placeholder El triunfo en cuartos ante Fritz fue épico. (Reuters/Hannah Mckay)
El triunfo en cuartos ante Fritz fue épico. (Reuters/Hannah Mckay)

Una complicada decisión

Rafa confesó en la rueda de prensa que la decisión era solo suya, aunque no es descabellado pensar que su núcleo también haya influido. "Por él, hubiera jugado, pero habrá escuchado a su fisio, a su médico, sus entrenadores…". Nadal renunció tras verse incapaz de jugar después del entrenamiento previo a la semifinal. "Él quiere ganar a todo porque es un ganador. Siempre quiere morir con las botas apuestas. Por su cabeza pasaba ganarle a Nick Kyrgios porque sabe que tenía opciones, aunque estuviera lesionado".

"Se ha acostumbrado a jugar con dolor y es igual que las mujeres cuando paren", dice Berasategui entre risas. Ahora tendrá dos o tres semanas para recuperarse y llegar en plena forma al US Open. Rafa busca su tercer Grand Slam. Es el momento de que su historia siga llena de épica.

Rafa Nadal dio muestras de su resistencia tanto en el Open de Australia como en Roland Garros. Su estado físico no hacía prever nada bueno y, sin embargo, ganó ambos trofeos. El triunfo en Melbourne fue más épico que en París, pero no por ello menos importante. En Wimbledon, por su parte, se dudó de su participación hasta el último momento, aunque finalmente irrumpió en el césped de Londres. Y con opciones de llegar a la final. Hasta que dijo basta. Su renuncia le permitirá estar alejado de la pista menos tiempo del que hubiera estado de haberse agravado la rotura del abdominal.

Rafa Nadal
El redactor recomienda