Es noticia
Menú
Los premios del Open de Australia 2022: ¿cuánto dinero se llevan Nadal y Medvedev?
  1. Deportes
  2. Tenis
Más de 47 millones en premios

Los premios del Open de Australia 2022: ¿cuánto dinero se llevan Nadal y Medvedev?

La organización del primer Grand Slam del año aumenta el presupuesto destinado a los tenistas profesionales, hasta alcanzar cantidades parecidas a las de antes de la pandemia

Foto: Nadal y Medvedev tras la final del Open de Australia. (Reuters/Emeahub Aws)
Nadal y Medvedev tras la final del Open de Australia. (Reuters/Emeahub Aws)

Manchado por la polémica ausencia del número uno del mundo, el Open de Australia 2022 ha sido uno de los más raros que se recuerdan. Lo que no ha cambiado es la voluntad de sus organizadores de incrementar la recompensa que se llevan los tenistas participantes. En esta ocasión, se han entregado 47.500.000 euros en total (75 millones de dólares australianos), lo que supone un aumento del 4,5% respecto a la edición pasada.

Los campeones de los cuadros individuales masculino y femenino se embolsan 1.800.000 euros (cifra aproximada al cambio del dólar australiano), esto es, un 4,55% más que en 2021, cuando Novak Djokovic y Naomi Osaka se llevaron unos 1.730.000 euros. Por su parte, el premio para los finalistas es de 995.000 euros —un 5% mayor—, mientras que quienes cayeron en semifinales recibirán alrededor de 565.000 euros —5,29% más—.

Las diferencias porcentuales no se aprecian tanto en las rondas intermedias. Pasar a cuartos está tasado en 340.000 euros (2,57% más). En cuanto al premio por llegar a octavos, que recibirá, por ejemplo, el español Pablo Carreño, será de 207.000 euros (2,50% más), aproximadamente. Carlos Alcaraz y Paula Badosa, que cayeron en dieciseisavos, han abandonado el país oceánico con algo más de la mitad, 139.000 euros (2,70% más).

Donde más destaca el Open de Australia es en los premios a los más 'pequeños'. Si bien es cierto que la subida del montante que reciben los eliminados en las primeras rondas se ha estancado en estos últimos años, el torneo de Melbourne es, junto con el US Open, el que mejor paga a quienes caen en las fases iniciales. El simple hecho de jugar la primera eliminatoria de acceso se paga a 16.000 euros (1% más); estar en la segunda, a 22.000 (1,43% más); en la tercera, a 33.000 (1,90% más); disputar la primera ronda, donde ya entran los cabezas de serie, a 65.000 (3% más); y en la segunda, a 97.000 (2,67% más).

La retribución de dobles es notablemente menor: las parejas ganadoras —tanto en modalidad masculina como femenina— se van a casa con 426.000 euros, alrededor de un 12,5% más que el año pasado. Los segundos clasificado ganarán 227.000 euros (5,88% más); y los semifinalistas serán recompensados con 130.000 (2,5% más). La cuantía se reduce a 71.000 (2,73% más) para quienes caigan en cuartos de final; a 41.000 (0,38% más) para quienes lo hagan en octavos; y a 28.000 (0,22%) por hacerlo en dieciseisavos. Participar en la primera ronda se premia con 19.000 euros (0,17%).

Vuelta a niveles prepandemia

El presupuesto destinado al Open de Australia ha aumentado de forma constante en la última década, con la excepción de los dos últimos años, en los que la pandemia hizo mella en las cuentas del torneo. Además de la crisis económica asociada a la crisis sanitaria, las fuertes medidas restrictivas del país oceánico pueden disuadir a muchos profesionales de la raqueta, de ahí que la estrategia para atraer el talento vaya más allá de los premios del primer Grand Slam del año.

"Las oportunidades que brindamos a los tenistas son insuperables. Hemos ofrecido 17 eventos profesionales durante cuatro semanas y ha habido un premio en metálico para cada uno de ellos", valoraba el director ejecutivo de Tennis Australia, Craig Tiley, en declaraciones a los medios locales. A diferencia de ocasiones pasadas, los torneos se concentraron en Melbourne, Sídney y Adelaida, dejando de lado a otras ciudades como Perth o Brisbane, para evitar los trámites que requiere cambiar de estado en Australia.

Con todo, el Open de Australia suele ser de los que menores recompensas ofrece (si se comparan todos a final de año). El matiz es importante porque, para lo bueno y para lo malo, el australiano es el primer Grand Slam del año. Por una parte, ello significa que marca el paso a los otros tres: si en Melbourne se aumentan los premios, es muy probable que Roland Garros, Wimbledon y el US Open hagan lo propio. Por otra, tampoco es justo comparar esta edición con las que el resto de grandes organizaron en 2021, cuando las circunstancias eran diferentes y la pandemia causaba mayores estragos.

Manchado por la polémica ausencia del número uno del mundo, el Open de Australia 2022 ha sido uno de los más raros que se recuerdan. Lo que no ha cambiado es la voluntad de sus organizadores de incrementar la recompensa que se llevan los tenistas participantes. En esta ocasión, se han entregado 47.500.000 euros en total (75 millones de dólares australianos), lo que supone un aumento del 4,5% respecto a la edición pasada.

Australia
El redactor recomienda