Es noticia
Menú
Del complot político al "Espartaco del nuevo mundo": fin al disparate del caso Djokovic
  1. Deportes
  2. Tenis
Deportado por motivos de salud pública

Del complot político al "Espartaco del nuevo mundo": fin al disparate del caso Djokovic

Mientras su entorno señala motivos políticos detrás de la decisión de la Justicia australiana, la no vacunación de Djokovic seguirá siendo un problema para él durante la temporada

Foto: Djokovic, en una imagen de archivo. (EFE/Epa/Dean Lewins)
Djokovic, en una imagen de archivo. (EFE/Epa/Dean Lewins)

"Extremadamente decepcionado", así abandonó Novak Djokovic el territorio australiano después de 12 días de polémica. Por decisión unánime, La Corte Federal de Australia dio luz verde a la revocación del visado y a la deportación inmediata del tenista, quien abandonó el país el mediodía del domingo para regresar a Serbia en un vuelo con escala en Dubái. El culebrón sobre su participación en el Open de Australia termina, pero la herida sigue abierta. Djokovic ha sufrido la peor derrota de su carrera y lo ha hecho fuera de las pistas, donde su talento como deportista choca con una personalidad extravagante fuera de control. La hoja de ruta del (todavía) número uno del mundo pasa por señalar motivos políticos en la decisión de su deportación, como se ha encargado de transmitir su entorno durante la última semana, sin espacio para la autocrítica ni el remordimiento.

Foto: El tenista Novak Djokovic entrena en Melbourne. (Reuters)

Vasek Pospisil, cofundador junto con Novak Djokovic de la PTPA (Lla Asociación de Jugadores de Tenis Profesionales paralela a la ATP) y hombre de confianza del serbio, se mostró muy crítico con la organización del Open de Australia y con el propio Gobierno australiano, asegurando que ha existido un complot político para utilizar a su compañero como cabeza de turco. “Novak nunca habría ido a Australia si el Gobierno no le hubiera otorgado una exención que le permitía entrar al país. Se habría saltado el Open, quedándose en casa con su familia, y no habría nadie hablando de este desastre. Había una agenda política en juego con las elecciones a la vuelta de la esquina, que no podría ser más evidente. Esto no es su culpa. Él no se saltó las normas entrando al país y no se ‘inventó sus propias reglas’. Djokovic estaba preparado para quedarse en casa”, aseguró en redes sociales Pospisil.

Foto: Rafa Nadal y Novak Djokovic, durante un entrenamiento. (EFE / Sergio Barrenechea)

Mismo argumento empleado por parte de familiares como el padre del tenista, Srdjan Djokovic, que llegó a asegurar que su hijo era “el Espartaco del nuevo mundo” porque “no tolerará la injusticia, el colonialismo y la hipocresía”. En Serbia, aunque existen voces críticas sobre el comportamiento del tenista, el presidente cargó contra las autoridades australianas con acusaciones de supuestas “torturas” y “malos tratos” hacia el tenista. Curiosamente, ni sus aliados, ni su familia ni siquiera el propio Djokovic han logrado explicar el motivo que tenía para mentir en la documentación necesaria para su entrada al país australiano. “Error humano no deliberado”, fue la única justificación. Australia exigía una pauta de vacunación completa para entrar en el país… y Djokovic no la tenía.

La vacuna condicionará toda la temporada

Djokovic deslizó tras su deportación que hablaría de la polémica una vez termine el Open de Australia. Pero el caso de su no vacunación abre una serie de incógnitas que no juegan a favor del serbio. Ahora mismo, torneos como el Masters 1000 de Indian Wells estarían fuera de su alcance, ya que Estados Unidos requiere que los visitantes extranjeros tengan la pauta completa de vacunación para su entrada en el territorio. Roland Garros tampoco aseguraría plaza para el número uno del mundo dentro de los Grand Slams. La ministra de Deportes de Francia, Roxana Maracineanu, rectificó su postura inicial para imponer un certificado de vacunación para muchas actividades de la vida social, lo que incluye asistir a espectáculos deportivos. Por lo que se exigirá la pauta para el gran torneo de tierra batida de la temporada.

placeholder Djokovic abandona Australia. (Reuters/Loren Elliott)
Djokovic abandona Australia. (Reuters/Loren Elliott)

El caso Djokovic podría tener consecuencias deportivas para el tenista de manera casi inmediata, ya que su ausencia en el Open de Australia 2022 podría suponer un duro golpe en su carrera por ser el mejor de la historia… y el número uno del mundo. El serbio perderá 2.000 puntos, puesto que es el vigente campeón y no defenderá título. Daniil Medvedev emerge así como candidato a primera plaza del 'ranking' ATP en caso de salir victorioso del Melbourne Park. El tenista ruso es el gran favorito de la prueba en ausencia del serbio.

Sin embargo, el destino señala a Rafa Nadal, único candidato a desempatar la lucha por ser el tenista con más Grand Slams de la historia. El español, Djokovic y Federer están empatados a 20 grandes. Nadal acude al Open sin la etiqueta de favorito: solo lo ha ganado una vez en su carrera y fue en 2009, además de venir sin demasiado recorrido después de estar lesionado los últimos meses. Para el español, que superó el covid a finales de 2021, la cita australiana cobra aún más relevancia. Como afirmó antes de conocer la deportación de Djokovic, “ningún tenista está por encima del torneo”. El balear arrasó en su estreno en Australia derrotando a Marcos Giron, el 66 del ranking ATP, por 6-1, 6-4 y 6-2.

"Extremadamente decepcionado", así abandonó Novak Djokovic el territorio australiano después de 12 días de polémica. Por decisión unánime, La Corte Federal de Australia dio luz verde a la revocación del visado y a la deportación inmediata del tenista, quien abandonó el país el mediodía del domingo para regresar a Serbia en un vuelo con escala en Dubái. El culebrón sobre su participación en el Open de Australia termina, pero la herida sigue abierta. Djokovic ha sufrido la peor derrota de su carrera y lo ha hecho fuera de las pistas, donde su talento como deportista choca con una personalidad extravagante fuera de control. La hoja de ruta del (todavía) número uno del mundo pasa por señalar motivos políticos en la decisión de su deportación, como se ha encargado de transmitir su entorno durante la última semana, sin espacio para la autocrítica ni el remordimiento.

Novak Djokovic Rafa Nadal
El redactor recomienda