Carlos Alcaraz se despide del US Open con un amargo abandono por lesión (6-3 y 3-1)
  1. Deportes
  2. Tenis
Auger-Aliassime pasa a semifinales

Carlos Alcaraz se despide del US Open con un amargo abandono por lesión (6-3 y 3-1)

El español cae en los cuartos de final poniendo fin a sus hitos de precocidad. Un pinchazo en el abductor de la pierna derecha le dejó sin opciones, acusando el desgaste del torneo

placeholder Foto: Carlos Alcaraz se despide del público del US Open. (Reuters)
Carlos Alcaraz se despide del público del US Open. (Reuters)

El desgaste físico pudo más que la erosión del halago. Carlos Alcaraz se despidió de Nueva York de la manera más dolorosa, retirándose en el segundo set cuando perdía el partido (6-3 y 3-1) debido a problemas musculares. Los vendajes que cubrían el muslo del español en su salida a pista hacían presagiar que su cuerpo estaba al límite después de su impresionante recorrido en el US Open. Alcaraz era ya el jugador más joven en llegar alcanzar los cuartos de final del torneo estadounidense desde el inicio de la Era Abierta (1968) y se mostraba ambicioso ante un reto mayúsculo de precocidad. Pero un pinchazo en el abductor de su pierna derecha puso fin al sueño. Félix Auger-Aliassime sirvió para sumar ventaja en el segundo set y Alcaraz no pudo responder. Se quedó inmóvil con la pelota pasándole a un metro. No podía más. Dio un paso adelante para felicitar al canadiense con un abrazo y confirmar su retirada. Auger-Aliassime, pupilo de Toni Nadal, se medirá al ruso Daniil Medvedev tras alcanzar las semifinales de un Grand Slam por primera vez en su carrera.

Foto: Alcaraz, en acción durante el partido.

El aliento de Nueva York, entregada al fenómeno de un chico de 18 años expresivo y combativo como pocos que hizo las delicias de la pista en la última semana, no era consuelo para el español. “No tuve más remedio que retirarme, no podía seguir jugando. El problema ha sido en el abductor de la pierna derecha. No me han ayudado los partidos tan largos seguidos porque no estoy acostumbrado a eso. Antes del partido ya empecé a sentir algo, luego tenía el dolor controlado y, al final del primer, set las molestias han ido a más”. En su camino superó a leyendas como Andre Agassi —el español mejoró por ocho días el récord de precocidad del americano de 1988— y dejó un partido para el recuerdo frente a Stefanos Tsitsipas, número tres del mundo, al que derrotó tras cinco sets. En cuartos también disputó cinco mangas, en este caso contra Peter Gojowczyck, poniendo al límite su condición física.

Sergio Hernández, su fisioterapeuta, trabajó para lograr minimizar el pinchazo. Pero el rostro de Carlos Alcaraz no dejaba lugar a dudas, ahí había una lesión y forzar podría suponer un contratiempo más serio para este final de temporada. A falta de confirmación, el español tenía el Open de Moselle, torneo ATP 250 que se celebrará del 20 al 26 de septiembre, como próxima cita, pero estos problemas musculares ponen en duda su participación. “Estoy apuntado en Metz, voy a casa a descansar y me haré pruebas”, comentó sobre su calendario, añadiendo que “para la Copa Davis todavía queda mucho”.

placeholder Momento en el que Carlos Alcaraz confirma su retirada del US Open. (Reuters)
Momento en el que Carlos Alcaraz confirma su retirada del US Open. (Reuters)

El triste desenlace del partido frente a Auger-Aliassime no empaña un torneo brillante en el que la ciudad de Nueva York quedó prendada de este chico de 18 años que juega cada pelota como si le fuera la vida en ello —“nunca he visto a nadie golpear la pelota tan duro”, llegó a decir Tsitsipas—. "Siento la manera como ha tenido que concluir el partido, porque Carlos ha demostrado que es un gran jugador", lamentó el ya semifinalista. Con un circuito de tenis próximo al relevo generacional, esta primera batalla entre el canadiense de 21 años y el español es la punta del iceberg de lo que se podrá ver a partir de ahora. Aun con sabor amargo por el abandono, Alcaraz tiró de etiqueta a la hora de decir adiós: “Soy un jugador al que no le gusta retirarse nunca y me voy un poquito triste por la manera en la que ha terminado este gran torneo, pero muy contento de mi actuación, de todo lo que ha aprendido y vivido. Me llevo una experiencia buena y obviamente tengo muchas ganas de volver ya el año que viene”.

Sin miedo a la alabanza: “No he cambiado, soy el mismo chico, el mismo jugador”

Ser el protagonista de un Grand Slam con 18 años, batiendo récords de precocidad y con un juego agresivo y carismático pone a cualquiera en el disparadero. Las comparativas con Rafa Nadal, mejor jugador de la historia de España e integrante del ‘Big Three’ de todos los tiempos junto a Roger Federer y Novak Djokovic, son tan odiosas como habituales. Resguardado por un entrenador como Juan Carlos Ferrero, quien sufrió como si él mismo hubiera sufrido el pinchazo con los problemas musculares de su pupilo, Alcaraz tiene los pies en la tierra. “Para mí es bueno que me comparen con los mejores, pero no le doy más importancia. Intento no meterme presión a mí mismo porque esperen que haga lo que han hecho estas bestias. Cada uno tiene que hacer su camino”, respondió sobre su futuro.

placeholder Alcaraz, en uno de sus servicios en los cuartos de final. (Reuters)
Alcaraz, en uno de sus servicios en los cuartos de final. (Reuters)

“No he cambiado. Este torneo me ha hecho madurar mucho y he cogido mucha experiencia, pero voy a seguir siendo el mismo chico y el mismo jugador”, recalcó el español en su despedida. El dulce de los cuartos de final del US Open se atragantó, pero Carlos Alcaraz solo está empezando con los aperitivos.

Carlos Alcaraz Toni Nadal
El redactor recomienda