Kevin Krawietz cobra 450 euros

El campeón de Roland Garros que trabaja como reponedor en plena cuarentena

Muchos deportistas han aprovechado el periodo de cuarentena por la pandemia del covid-19 para ayudar y colaborar a superar esta situación, pero el caso de Kevin Krawietz va más allá

Foto: Kevin Krawietz y Andreas Mies celebran su Roland Garros de 2019. (Reuters)
Kevin Krawietz y Andreas Mies celebran su Roland Garros de 2019. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Muchos deportistas han aprovechado el periodo de cuarentena por la pandemia del covid-19 para ayudar y colaborar a superar esta situación, pero el caso de Kevin Krawietz va más allá. Simplemente por la necesidad de tener un trabajo normal, además de ayudar en estos momentos difíciles, trabaja como reponedor por un salario de 450 euros. "Llevo varias semanas trabajando como reponedor en un supermercado por un sueldo básico de 450 euros. Repongo la mercadería de los estantes, clasifico las cajas vacías y rocío los carritos de compras con desinfectante", explicó en 'Der Spiegel'.

El alemán es tenista profesional, puede presumir de ser campeón de Grand Slam y de tener más de un millón de dólares en premios en su cuenta corriente. No hizo carrera en individuales y se dedicó al dobles. En 2019, formando pareja con Andreas Mies, fue campeón de Roland Garros. Es, pues, uno de los mejores especialistas del mundo y ahora se le ha descubierto en otro apartado que es de agradecer para un deportista que generado tanto dinero en su carrera.

Krawietz relata su experiencia y comenta sus ganas de tener un trabajo normal. "En mi vida me di el gran lujo de convertir mi hobby en una profesión, había estado pensando en tener un trabajo normal por un tiempo y debido al coronavirus tengo la oportunidad de hacerlo. Me levanto a las cinco de la mañana para llenar los estantes de mercadería y que estén repletos cuando el local abre, me traslado en unos patines que me compré, así recorro Múnich", dijo.

"Junto con un compañero, repongo estantes, me aseguro de que las salchichas y el queso estén a la vista y clasifico las cajas vacías, a eso lo llamamos cartonear", relata Krawietz. "La semana pasada hice una vez de seguridad en la entrada, rociando los carritos de la compra con desinfectante". Por otro lado, el tenis sigue presente en su día a día, ya que también se mantiene activo. Está autorizado a entrenar como profesional en una pista cubierta gracias a un permiso de excepción. "Juego allí tres o cuatro veces a la semana".

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios