No se plantea prolongar su retirada

La despedida más triste de Carla Suárez y la puerta que se le ha cerrado

En su último año como profesional, Carla Suárez quería despedirse en condiciones del tenis, pero el coronavirus está amargando su adiós. Desgraciadamente, no estará en Tokio

Foto: Carla Suárez, durante un partido del Mutua Madrid Open la temporada pasada. (EFE)
Carla Suárez, durante un partido del Mutua Madrid Open la temporada pasada. (EFE)

Carla Suárez no merecía un final así, ni mucho menos. Estandarte del tenis femenino español hasta la aparición de Garbiñe Muguruza, la crisis sanitaria por el coronavirus está afeando su despedida del tenis profesional. El pasado mes de diciembre anunció 2020 como su última temporada en el circuito WTA. Tras once años entre las mejores jugadoras del mundo, con los títulos de Oeiras (2014) y Doha (2016) como grandes conquistas, a la canaria le había llegado la hora de decir adiós. Sin embargo, no hay muestras de gratitud en las pistas, solo la ilusión de. La pandemia tiene paralizado al tenis y, por esta razón, Carla no está disfrutando como merece del cariño de los aficionados.

En esta partida en la que todos están perdiendo, la canaria es sin duda de las jugadoras más perjudicadas. No hay motivos físicos, solo una desgraciada afección que tiene en vilo al mundo entero y que ha dejado el deporte en un segundo plano. Hasta el confinamiento, Carla había disputado seis torneos, con cinco victorias y derrotas. En el pasado Open de Australia, donde cayó en treintaidosavos, recibió el aliento de la grada y fueron muchas compañeras las que le felicitaron personalmente por su gran trayectoria. Ahora se acercaba la segunda parte de la temporada, la que más ganas tenía, con las citas de la Copa Federación con la Selección (el combinado nacional lleva sin alzar el cetro desde 1998) y el Mutua Madrid Open. La primera ha quedado supendida 'sine die', mientras que la segunda directamente está cancelada.

Carla Suaréz celebra el pase de España a la fase final de la Copa Federación, ahora suspendida (EFE)
Carla Suaréz celebra el pase de España a la fase final de la Copa Federación, ahora suspendida (EFE)

Así las cosas, Carla no pasará por la Caja Mágica este curso para recibir los honores de su gente en el único Premier Mandatory que organiza España. Un auténtico varapalo emocional. La acción volverá ya en el barrio de San Fermín en abril de 2021. Dadas las circunstancias, la canaria podría estirar un poco más su aventura con tal de poder echar el telón delante de su público, extremo que no descarta, pero que parece difícil: "A día de hoy no me he planteado prolongar mi retirada. Dije que 2020 sería mi último año y así será casi al 100%. Veremos si podemos jugar más al tenis o no este año, mis torneos favoritos han sido cancelados", comentó para 'Mundo Deportivo'.

Sin Juegos Olímpicos

Donde no acudirá seguro es a los Juegos Olímpicos. Esta puerta, salvo sorpresa, está totalmente cerrada. Tokio iban a ser sus cuartos tras Pekín, Londres y Río, pero el aplazamiento a 2021 (supuestamente para verano) convierte el reto en un imposible. Carla lleva tiempo preparándose para la vida lejos del tenis. En una conversación con el Confidencial a finales del año pasado no desveló sus planes de futuro, pero sí avanzó que no estarán ligados al deporte que tanto le ha dado. La canaria quiere formar una familia y estar más cerca de los suyos, en su Gran Canaria natal, tras residir muchos años en Barcelona. Los viajes también le pesan desde hace un tiempo.

Carla lleva desde principios de marzo sin entrenar. Estaba en Indian Wells cuando se enteró de la cancelación del torneo, uno de los más prestigiosos del mundo tras los cuatro Grand Slam. De Estados Unidos viajó inmediatamente a Barcelona y a los pocos días también cayó Miami. Entonces, ella y su equipo decidieron que se trasladara directamente a Las Palmas, a la casa familiar, donde le ha pillado el confinamiento y se han venido sucediendo el resto de anulaciones. La que fuera número seis del ranking WTA está pasando estos días con sus padres y su hermano en un piso modesto, donde apenas dispone de material para poder trabajar. "Ojalá podamos salir pronto y pueda a empezar a ir al gimnasio, salir en bici y nadar. Tenía previsto volver a empuñar la raqueta a finales de mes, pero va a ser imposible", explica.

Entre partidas de cartas, algo de literatura, series y películas, Carla pasa el rato. Asume la situación con normalidad, aunque le apene enormemente no estar disfrutando de los aplausos y los vítores de la gente. Un trago amargo para una carrera brillante. Se había preparado muy duro para retirarse con buenas sensaciones y dando espectáculo. Hasta el próximo 7 de junio el circuito está varado, a partir de ahí ATP y WTA decidirán. Carla aún podría tener una segunda oportunidad, aunque el terreno perdido ya no se podrá recuperar.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios