"Hay que dar espectáculo"

El nuevo show de Nick Kyrgios en Roma: enseña el culo y desquicia al rival

El jugador australiano ganó su partido para pasar a la segunda ronda del Master de Roma. Durante su partido contra Medvédev le descentró con un nuevo catálogo de gestos y excentricidades

Foto: Nick Kyrios, en su partido contra Medvédev en Roma. (EFE)
Nick Kyrios, en su partido contra Medvédev en Roma. (EFE)

Es Nick Kyrgios, no busquen más explicaciones. El jugador australiano, showman por naturaleza, volvió a sembrar la polémica este martes en el Master 1.000 de Roma. En su partido de primera ronda contra el ruso Daniil Medvédev, número 14 del mundo, el irreverente tenista volvió a lucir todo su arsenal de extravancias para intentar desquiciar a su rival y sacarlo del encuentro. Lo consiguió porque venció (3-6, 6-3 y 3-6), pero a un coste muy alto. Es especialista en empañar su calidad con actuaciones vergonzosas que suponen una falta de respeto para sus compañeros de circuito.

Esta vez a la víctima le ha tocado soportar todo tipo de 'niñatadas': malabares con la raqueta en pleno servicio, saques de cuahara, golpes absurdos por debajo de las piernas y pelotazos fuera de tribuna porque sí. Además, en una de sus subidas a la red, Kyrgios no ha dudado lo más mínimo en darse la vuelta y enseñarle el culo a su rival. Sin bajarse los pantalones, más faltaría, pero en un gesto claro de desentendimiento. Medvédev, que ya le conoce, ni se quejaba. Sus caras, eso sí, dan buena cuenta de la vergüenza ajena que sintió. No solo él, también la grada, que acabó pitándole en algunas fases del encuentro. "Ha sido muy divertido. Pude ganar a un gran jugador. Intenté sacarlo de su zona de confort todo el rato, no darle nada de ritmo. Creo que es muy importante salir ahí y dar algo de espectáculo, me gustó mucho la afición", contestó irónico el jugador en rueda de prensa.

La ATP le sanciónó en 2016 y 2018

Kyrgios ya ha tenido varios líos este año. El último especialmente conocido: contra Rafa Nadal en Acapulco, al que intentó descentrar fingiendo dolores, mandando callar al público y sacando con la 'técnica' de la cuchara. Tras finalizar el encuentro, en el que consiguió imponerse al balear, se mostró desafiante con la grada de nuevo, que no le toleró sus burlas y su falta de educación con los rivales. "Podría ser mejor de lo que es, pero le falta el respeto al público, al rival y a sí mismo", le recriminó el manacorí en la posterior rueda de prensa. Kyrgios acabaría proclamándose vencedor de aquel torneo frente a Alexander Zverev (en aquel momento top 3). "Cada quien actúa según sus luces", le reprochó también Toni Nadal. Cabe recordar que en 2016 y 2018 la ATP ya le sancionó por episodios similiares en la pista.

El australiano puede resultar gracioso, pero cuando abusa de excentricidad se vuelve insoportable. El personaje se ha comido al tenista, ese que tiene unas condiciones envidiables para este deporte y que podría ser top 10 si se lo planteara. "Me gusta estar en mi casa, no me siento bien estando lejos de Canberra. Yo juego al tenis sabiendo que cuando estoy en mi casa soy feliz y cuando me voy soy infeliz", explicó. Sus delirantes actuaciones han conseguido que lo más normal que haya hecho este año haya sido tomarse un 'mini' en las fiestas del 2 de mayo de Madrid.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios