una lesión le obliga a retirarse

Andy Murray, el niño que llegó el último al 'Big 4' y es el primero en marcharse

Una lesión en la cadera ha obligado a Andy Murray a anunciar su retirada. Quiere llegrar a Wimbledon, pero puede que el Open de Australia sea su último torneo

Foto: Andy Murray durante la rueda de prensa de este viernes en la que anunció su retirada. (EFE)
Andy Murray durante la rueda de prensa de este viernes en la que anunció su retirada. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Hace un año por estas fechas, Andy Murray (Glasgow, 1987) publicó un largo mensaje en su cuenta de Instagram para informar a sus seguidores de su estado de salud, tras más de seis meses sin jugar por una lesión. No jugaba desde Wimbledon 2017 por un problema en la cadera y tenía previsto reaparecer en Brisbane, torneo previo al Open de Australia. Pero no pudo hacerlo. Días después decidió operarse, una opción que llevaba tiempo evitando porque alargaría su ausencia sin garantizarle poder regresar al nivel que le llevó al número 1 del mundo en 2016.

Aquel mensaje iba acompañado por una foto de él de niño. "He elegido esta foto porque el niño que hay en mí solo quiere jugar al tenis y competir", escribió Murray. "Lo echo mucho de menos y daría cualquier cosa por volver. Hasta estos últimos meses no me he dado cuenta de lo mucho que amo este deporte. Cada vez que me despierto espero haber mejorado, pero es desmoralizador entrar en la pista y ver que no tienes el nivel necesario para competir". Hoy ese niño ha terminado por admitir que se acabó, que la maldita cadera ha podido con él y que como mucho le quedan seis meses, si es que consigue llegar a Wimbledon, donde en 2013 recuperó el título para un británico 77 años después.

"He estado sufriendo durante un largo tiempo, un total de 20 meses. He intentado hacer todo lo posible pero el dolor no ha cesado", dijo entre lágrimas este viernes en la sala de prensa del primer Grand Slam de la temporada. "Juego con limitaciones, no me permite cosas básicas como entrenar y jugar, y yo amo jugar a tenis. Esa es la cuestión". Desde su vuelta a las pistas en junio de 2018, Murray ha intentado reencontrarse, pero ante la imposibilidad de conseguirlo prefiere decir adiós a seguir sufriendo.

Dubái, marzo de 2017. El último título de Andy Murray. (Reuters)
Dubái, marzo de 2017. El último título de Andy Murray. (Reuters)

Murray fue la última pieza que dio forma al 'Big 4', el cuarteto de tenistas que ha dominado el tenis masculino durante la última década. Él, Roger Federer, Rafa Nadal y Novak Djokovic han ganado 39 de los últimos 44 torneos de Grand Slam desde 2008. El último en estrenarse fue Murray, que conquistó su primer 'grande' en 2012 tras vencer en la final del US Open a Djokovic.

Unos meses antes había tocado el cielo en Wimbledon, donde se proclamó campeón olímpico en casa, éxito que repitió cuatro años después en Río de Janeiro. Murray tiene un palmarés excepcional, pero ensombrecido por los tres gigantes con los que ha compartido época, lo que no hace sino dar más mérito a sus logros. El escocés ha sido quizás el mejor de los tenistas mortales. Ha ganado tres torneos de Grand Slam (dos Wimbledon y un US Open), dos oros olímpicos, 45 torneos de la ATP (14 Masters 1000 y una Copa de Maestros), una Copa Davis y tres medallas olímpicas (dos oros y una plata), además de 41 semanas como número 1. "Enhorabuena por todos tus logros. Ha sido genial jugar contra ti todos estos años. ¡Mucha suerte!", escribió Nadal.

"Andy, acabo de ver tu rueda de prensa. Por favor, no dejes de intentarlo. Sigue luchando. Puedo imaginar tu dolor y tu tristeza. Espero que puedas superar esto", escribió en Twitter el argentino Juan Martín del Potro, que sabe lo que es que una grave lesión te aparte de las pistas durante un largo período de tiempo. Él ha peleado (y lo sigue haciendo) para volver a brillar, y le pide a Murray que haga lo mismo.

"Donde me gustaría poner fin a la competición es en Wimbledon, pero no estoy seguro de que vaya a poder hacerlo. Creo que hay posibilidades de que el Open de Australia sea mi último torneo", admitió. Si eso sucede, Murray dirá adiós al tenis a los 31 años. De su misma edad es Djokovic, al que conoce desde que era un niño. Los dos jugaron este jueves un partido de entrenamiento en el que Murray solo pudo ganar dos juegos antes de pararlo. El partido se jugó con público y pudieron verse los problemas de Murray.

"No soy optimista", dijo Patrick McEnroe. "Espero que no se retire pronto. Pero no lo veo jugando a menos que crea que puede ser importante en un grande". Por desgracia, la intuición del exjugador estadounidense estaba en lo cierto. Según reveló Murray, cuando llegó a Australia ya tenía claro que el punto final a su carrera estaba muy cerca.

Con Murray no se va solo un gran tenista, sino uno de los más admirados y respetados del circuito por su talante y compromiso. No tiene el carisma del resto del 'Big 4', pero se ha construido una gran carrera. Murray soñaba con jugar al tenis, pero también con un tenis más justo. Por lo primero ha peleado hasta que su cuerpo ha dicho basta; por lo segundo aún puede seguir defendiendo sus principios. Su epílogo comenzará contra Roberto Bautista, su primer rival en Australia y puede que el último de su carrera.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios