EL CENTRAL SERÁ COMO UN PARQUE TEMÁTICO

El pequeño lío del rugby español antes de la final de Copa entre el Barcelona y Alcobendas

El Cisneros, anfitrión de la final de la Copa entre Barça y Alcobendas, trabaja para montar un parque temático de rugby para los niños y un club de negocio sin precedentes en la zona VIP

Foto:  El FC Barcelona de rugby. (Foto: @FCBRugby / Edu Rois)
El FC Barcelona de rugby. (Foto: @FCBRugby / Edu Rois)

El 27 de abril, Sanitas Alcobendas y Fútbol Club Barcelona se medirán en la final de Copa del Rey en el estadio Central de la Complutense de Madrid y servirá para festejar una fecha emblemática en el rugby español: los 75 años del nacimiento del Cisneros Complutense, el club de rugby del colegio mayor más célebre del deporte español. Por ello, el Cisneros será el organizador de tal final... y un club protagonista de un pequeño lío en el rugby español por culpa del calendario.

El Cisneros tendrá que afrontar la semana que viene un calendario muy apretado, ya que jugará este fin de semana precisamente ante el Barça en el Central y el que viene contra UBU Colina Clinic en Burgos. En medio de esos partidos, el miércoles, se las verá ante el Gernika en un encuentro aplazado. ¿Tres partidos en siete días? En rugby esto supone una barbaridad. Dicho duelo se iba a jugar en un primero momento a la finalización de la liga, pero un recurso del Hernani –metido en la lucha por la permanencia con los madrileños y el otro equipo vasco– ha alterado los planes. Hernani no quería que el partido se disputase al final de liga porque podían especular con algún resultado que valiese a los dos y condenase a un tercero. Además del aspecto físico, el gran problema para Cisneros es que al tener jugadores amateurs tendrán que pedir permiso en los trabajos para viajar al País Vasco a jugar. Ahora mismo Hernani tiene 35 puntos y un partido más, Cisneros tiene 35, La Vila 34 y Gernika 27. El último baja directamente y el penúltimo jugará la promoción de permanencia con el equipo de División de Honor que pierda la final del ascenso.

Este lío de los azul-azul (y su coqueteo con el descenso) es lo único que mancha la conmemoración de sus tres cuartos de siglo, así como el del emblemático campo Central de la Universidad Complutense de Madrid, el templo del rugby español. Con tal propósito el Cisneros solicitó a la federación española la organización de la final de Copa en su casa. "La final de Copa es el evento más singular de la temporada de rugby y el que mayor visibilidad ha tenido en los últimos años", afirma Guillermo Espinós, jugador de la primera plantilla y exitoso empresario que coordina el comité organizador del evento junto a Juan Pedro Brolese, el responsable del buen funcionamiento de la cantera del club.

Para Espinós, los últimos precedentes de la final de Copa en Valladolid o Valencia les han hecho asumir la organización de esta edición con mucha responsabilidad, pero también con mucho entusiasmo. "Queremos demostrar que en el Central también se puede celebrar un evento dando imagen de profesionalidad. Nuestra idea es proponer una experiencia diferente a los espectadores que acuden, especialmente en el entorno familiar y a los más pequeños".

Y acompaña sus palabras desplegando las diferentes alternativas en las que han trabajado desde hace meses. Lo primero que se encontrarán los espectadores al entrar en las instalaciones será una zona comercial en la que ya hay confirmados ocho 'stands' de marcas de ropa y otras empresas vinculadas al mundo del rugby. Los empleados se encontrarán con una 'fan zone' en la que habrá diferentes juegos y simuladores de rugby y de otros deportes. La organización ha previsto dos zonas para las aficiones granate (de Alcobendas) y azulgrana (Barça).

Como apuntaba el delantero de Cisneros, los niños serán protagonistas del evento. Los pequeños jugarán desde primera hora de la mañana una jornada de categorías sub-6, sub-8 y sub-10 en las instalaciones del Central, mientras los sub-16 lo harán en el Paraninfo. Una vez concluyan los partidos, los niños podrán disfrutar de zonas de recreo en el Central como el rocódromo, donde cuatro monitores especializados se ocuparán de quienes se atrevan a subir a la pared. Además los pequeños tendrán a su disposición una zona de castillos de aire en la zona junto a los campos de voley-playa. Seiscientos metros cuadrados donde podrán disfrutar debidamente vigilados por monitores.

A nivel de restauración se dispondrán tres zonas en el campo, una liderada por uno de los patrocinadores (Viena Capellanes), que aparcará un autobús a modo de 'food-truck' para degustar sus productos. En la segunda zona habrá planchas preparando comida caliente para los aficionados y por último habrá una tercera donde estará situado el stand de otro de los patrocinadores, Telepizza. A eso se suma una de las grandes novedades en este tipo de espectáculos: la utilización de machine-men cargados con bidones que atenderán a los espectadores en sus localidades para que estos pueden reponer sus bebidas.

La entrada general valdrá 15 euros, 10 para universitarios y 5 para niños, mientras que la entrada VIP asciende a 70 euros

Grada VIP y box para empresas

Una de las peculiaridades es que los espectadores no pagarán con euros, tendrán que cambiar el dinero por una moneda de truque, los tokens, con los que podrán comprar en las zonas de restauración. Pero la gran apuesta de la organización es la zona del hospitality, que estará situada en un fondo del campo, además de reservar una zona en la grada colindante con el palco para situar la grada VIP, donde se colocarán unos box para que las empresas accedan a esa zona y sean atendidos durante el choque.

La entrada general valdrá 15 euros, 10 para universitarios y 5 para niños, mientras que la entrada VIP asciende a 70 euros. La idea del Cisneros es que esa zona no sirva solo para presenciar el partido con todas las comodidades, "si no que produzca una buena experiencia y genere un 'networking' entre las empresas que acudan a esa zona", explica Espinós. "Estamos muy satisfechos, incluso sorprendidos por la magnífica acogida que ha tenido".

Otro de los puntos calientes del estadio será el palco, al que está prevista la visita de deportistas de primer nivel, comunicadores conocidos y celebrities. Todos serán testigos directo del himno que interpretará la Guardia Rea. La organización confía en que el partido "se vea con las gradas llenas en otro éxito del rugby español, que en los últimos tiempos no deja de darnos buenas noticias".

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios