El año de Bela y Lima, los tiranos del pádel
  1. Deportes
  2. Pádel
los número uno del world padel tour

El año de Bela y Lima, los tiranos del pádel

La mejor pareja de pádel del mundo cuenta a El Confidencial cómo ha sido la temporada, en la que ha arrasado ganando once torneos. Y aún les queda el Master Final de Madrid (16-20 diciembre)

Fernando Belasteguín (Pehuajó, 1979) y Pablo Lima (Porto Alegre, 1986) lo han ganado todo, o casi todo, este año en el pádel, pero estuvieron cerca de no tener ni siquiera la oportunidad de intentarlo. El 28 de marzo de 2015, en la segunda semifinal del Estrella Damm Barcelona Master, primer torneo de la temporada del World Padel Tour, Lima se lesionó el hombro izquierdo. Con 4-6, 6-1, 1-0 y 15-40 en el segundo juego del último set, corrió hacia atrás para devolver un globo de Paquito Navarro e impactó con violencia contra el cristal. Fue atendido por el fisio, pero apenas aguantó un juego más.

Ambos acabaron la noche en la clínica, donde no recibieron buenas noticias: el jugador brasileño tenía dañados los ligamentos y era probable que tuviera que ser operado. "Siete meses", le respondió el médico a Belasteguín cuando le preguntó por el tiempo de baja si eso sucedía. Las horas que pasaron hasta la segunda exploración del lunes fueron seguramente las peores de la pareja en 2015.

En los meses anteriores ya habían tenido problemas de lesiones: Lima se perdió la parte final de la anterior temporada y Bela sufrió una lesión muscular antes del primer torneo, el que iban a debutar oficialmente. Porque Bela y Lima, ahora compañeros, eran rivales unos meses antes. Y no unos rivales cualquiera: en enfrentamientos precedentes con sus anteriores parejas habían saltado chispas.

En julio de 2014, Bela había decidido separarse de Juan Martín Díaz ("el mejor jugador de la historia", ha repetido en muchas ocasiones). Fue la decisión más difícil de su carrera. Tras trece años de dominio (170 victorias en 191 finales), los reyes del pádel se separaron y se abrió una nueva época. ¿Seguirían ganando por separado? ¿Tendrían otras parejas la oportunidad de hacerlo? Ambos eligieron para esta nueva etapa a los integrantes de la pareja número 2 del ránking los cinco años anteriores: Pablo Lima y Juani Mieres. Parecía una decisión mucho más sencilla que la de separarse. Bela eligió a Lima porque es zurdo, por su juventud y por su temperamento, explica en su biografía 'Bela. Esta es mi historia'. El panorama era nuevo: dos superparejas luchando por el dominio del pádel. O eso es lo que todos esperaban.

Lo que ha sucedido ha sorprendido incluso a los propios jugadores. Lima evitó el quirófano y en vez de siete meses estuvo de baja dos. En ese tiempo, Bela se unió a Willy Lahoz para ganar los torneos de San Fernando y La Palma. Ambos volvieron a jugar juntos en el torneo de Río Gallegos (Argentina) a principio de junio. Y ganaron, a pesar de que el brasileño jugó con dolor, como reconoció tras el torneo. "Me tomé un montón de inflamatorios", recuerda. "Cuando yo vuelvo a jugar no estaba bien. Me tiraban un globo y me escondía para que le diera él (Bela). Iba a los torneos sin entrenar el 'smash'", relata. Ambos jugadores repasaron su temporada para El Confidencial en una visita a la antigua fábrica de Damm (ver vídeo) y en una comida en el club de Bela, el Stars Padel de Cornellá.

Dos jugadores complicados

"Tratamos de tener en cuenta todos los pequeños detalles. Y por supuesto preparar un partido es importante, y que ellos sepan lo que van a hacer durante un partidoes importante. Pero es un detalle más de todos los que incluye entrenarse", explica Miguel Sciorilli, entrenador de Bela y Lima. El técnico argentino, que afirma que se imaginaba un rendimiento alto (aunque sin plantearse los resultados),define a sus jugadores como "complicados" de superarpor la lucha, la garra y las ganas que le ponen."Ellos no quieren alargar nada, lo único que quieren hacer es concentrarse en rendir al máximo en cada campeonato que jueguen. El número uno está asegurado; los torneos puntuables que han jugado los han ganado.Lo demás no deja de ser un récord. Aquí lo que importa es jugar lo mejor posibley estar lo mas arriba que te permita tu juego".

Tras el regreso de Lima en Argentina, la pareja alcanzó velocidad de crucero y comenzó a empalmar un título tras otro hasta que acabó por ganarlos todos (salvo el de Madrid, donde no jugaron por problemas de salud de Bela). El reguero de números es abrumador: entre el 2 de junio y el 29 de noviembre ganaron los 51 partidos que jugaron, vencieron en once torneos y estuvieron más de cuatro meses sin perder un set. "Eso es imposible. No sucede", dice Lima cuando sale el dato en la conversación.

¿Saben cuántas victorias llevan? Ambos jugadores se ponen a hacer cuentas. "Hemos ganado once torneos. Cuatro Master, que son de cuatro de partidos", dice Bela. "En los Open son cinco", le interrumpe Lima. "Cuatro por cuatro son dieciséis. Cinco por siete, treintaicinco. Más el torneo de Barcelona (se lo piensa)... 53-1", afirma el argentino. Está en lo correcto, salvo por un detalle: se olvida de los torneos que ganó junto a Lahoz. Su marca es aún mejor: 63 victorias y una derrota, que encima fue por lesión. Ninguna pareja les ha ganado dos sets. "Esto se va a empezar a valorar cuando perdamos", dice Bela.

Soportar la presión de jugar junto al mejor

El dominio de Bela y Lima ha sido tan grande que incluso dentro del World Padel Tour ha habido preocupación por su superioridad (la situación en la categoría femenina, con las hermanas Sánchez Alayeto, ha sido parecida). "Se festejaba que nos ganaran un set. Haber creado eso en los adversarios en diez meses es tremendo. Nos daremos cuenta más adelante", resalta Bela. A una parte del público, que quizá esperaba más variedad entre los ganadores tras la separación, le ha costado aceptar semejante tiranía. Su estilo de juego, sin apenas florituras, austero, contundente, tampoco enamora. "Somos serios. Estamos trabajando. No salimos a la pista a reírnos", dice Bela. La tensión con algunos aficionados alcanzó su cénit en el torneo de La Nucía, en el que fueron sancionados tras responder a los insultos aislados de varios espectadores. "Se nos fue un poco la cabeza a todos", reconoció Bela al día siguiente.

Cuando se juntaron, dicen, no hablaron de ser los número uno sí o sí. "Lo que se dijo fue: vamos a entrenar 'a full'. Luego ya veremos si ganamos o no. No es que nos juntemos y digamos: vamos a ser números 1", apunta Belasteguín. Pero no oculta que acabar en lo más alto es el objetivo prioritario: "Quiero terminar número uno. El consuelo de ser el cinco o el seis y ganar el Master no me sirve".

En el deporte es más habitual perder que ganar. Ganar es excepcional

Los dos sabían que ibar a ser mirados con lupa (como Juan Martín Díaz y Juani Mieres), pero Lima iba a recibir más atención. "Si él (Bela) no ganaba este año, podían decir que era culpa mía. Lo sabía, pero tampoco pasaba nada", explica el brasileño. Su capacidad para manejar esa presión es una de las claves del éxito de la pareja. "Trato de autoengañarme, de hacer ver que somos iguales".

"Parejas que en el primer año hayan hecho lo que nosotros no ha habido", destaca Bela. Ni siquiera él con su anterior compañero. Lo que sí consiguió con Juan Martín, además dominar el pádel durante trece años, fue mantenerse diecinueve meses invicto (entre 2005 y 2007), una racha que ahora no contempla igualar. "Es muy distinto. Esto ha sido en el primer año, que es de adaptación. Esto es muy fuerte. ¿Igualarlo? Ni me lo planteo".

A pesar de las victorias, Bela y Lima no consiguen explicar las razones de su dominio. "Cuando ves a los otros desde fuera piensas: ¿cómo hago para ganarles? Pero luego te pones a jugar y tiras un globo, una volea...", relata el argentino. "En el deporte es más habitual perder que ganar. Ganar es excepcional", añade.

Catorce años como número uno

Hace un año, cuando se separaron, Juan Martín y Fernando Belasteguín ocupaban el número 1 del ránking. Ahora, Bela sigue en el mismo puesto y Juan Martín es el número 8, no ha ganado ningún torneo en 2015 y ya va por su tercera pareja distinta. Según datos de David Fernández, especialista en estadísticas deportivas, sólo hay una deportista que haya estado catorce años o más como número uno de su deporte de manera consecutiva: la ajedrecista húngara Judit Polgar. ¿Qué opina Bela? "Si te pones a pensar, es el primer paso para caer. Creo que lo disfrutaré, pero cuando no sea profesional, cuando no vaya a las competencias".

El resultado en el Master Final de Madrid, que se disputará entre el 16 y el 20 de diciembre, no va a afectar al ránking de Bela y Lima, que comenzarán la próxima temporada como números uno. Pero ambos, avisan, van a ir a por todas en el último torneo del año, que suele ser más abierto que el resto. Que no ganaran sería una gran sorpresa. "Ahora vamos y perdemos los tres partidos...", suelta Lima. A su compañero no parece importarle: "No pasa nada. El sábado estamos de vuelta en Barcelona. No es algo que nos vaya a salvar el año".

El redactor recomienda