Es noticia
Menú
Juan y Bela, la mejor pareja que ha dado el pádel, deciden separar sus exitosos caminos
  1. Deportes
  2. Otros deportes
desde 2002 dominan el ranking mundial

Juan y Bela, la mejor pareja que ha dado el pádel, deciden separar sus exitosos caminos

Tras 13 años de unión deportiva, periodo en el que han conseguido 165 títulos en 183 finales disputadas, la pareja argentina pone fin a su relación

Foto: Juan y Bela reciben el premio que les acredita como ganadores del World Padel Tour de Marbella. (WORLD PÁDEL TOUR)
Juan y Bela reciben el premio que les acredita como ganadores del World Padel Tour de Marbella. (WORLD PÁDEL TOUR)

La pasada semana amanecíamos con una noticia que encogía los corazones de los aficionados al pádel. Los argentinos Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguín, actual pareja número uno del mundo de pádel y que lidera el ránking internacional en los últimos doce años, anunciaban que al final de la presente temporada cesarían su "relación como pareja profesional". En un emotivo comunicado, unían fuerzas para hacer balance de una exitosa unión que ha marcado un antes y un después en la historia del pádel. Sin su influjo y buen hacer dentro de la caja acristalada, la eclosión que ha vivido este deporte en los últimos años no hubiera sido posible.

"Durante todo este tiempo (trece años) hemos logrado permanecer en lo más alto de la clasificación del pádel mundial, habiendo ganado 165 títulos de las 183 finales disputadas", subrayaban los dos argentinos. Una hoja de servicio plagada de alegrías. Entre sus logros destaca el ser la única pareja hasta la fecha en la historia del pádel en acumular 1 año y 9 meses sin conocer la derrota, periodo en el que cosecharon la mareante cifra de 23 torneos consecutivos. Sin embargo, su impronta trasciende a las exuberantes guarismos cosechados a lo largo de su carrera, algo que los argentinos quisieron poner de relieve en la misiva. “Más allá de todas las estadísticas, nos queda la satisfacción de haber dejado grabados nuestros nombres en el pádel. Tal vez no somos conscientes aun de que pasarán los años y se seguirá hablando de la marca registrada que hemos logrado crear…Juan y Bela”.

Porque ellos son lo que Michael Jordan fue al baloncesto, lo que Pelé, Maradona o Di Stéfano supusieron en el mundo del fútbol o lo que Muhammad Ali fue capaz de hacer sobre un cuadrilátero. Los dos han sido la magia, la pureza, la esencia, la nobleza y la gloria de un deporte que año tras año gana adeptos y se va liberando del estigma clasista que siempre (y con razón) le ha perseguido. De niño, Juan Martín Díaz (Mar del Plata, 1975) siempre soñó con ser tenista y levantar la Ensaladera que acredita como campeón de la Copa Davis. De hecho pasaba largas horas con sus amigos en el Club Deportivo del que su familia era asidua. A finales de la década de los ochenta, el pádel irrumpió en su país y no hubo opción. Tras competir junto a Ezequiel Lorenzo y Leo Padovani, en 1994 llegó la llamada de Alejandro Sanz, uno de los principales ídolos del país.

De la mano del ‘Mago’, el ‘Galleguito’, apodo que recibe por los orígenes españoles de su padre, dio el salto al profesionalismo. De Sanz aprendió mucho pero decidió cruzar el charco y trasladarse a España en 1997 para impulsar una carrera que se animó a compaginar con los estudios. Ese mismo año, ya con la doble nacionalidad en el bolsillo, es seleccionado para defender la bandera española en Mar de Plata. En nuestro país no tarda en ganarse el cariño de todos gracias a su carácter cercano, afable y sencillo. El culmen llegó en 2002 cuando, ya asentado con los suyos en Madrid, conoció a Fernando Belasteguín (Pehuajo, 1979), su inseparable compañero de viaje en los últimos trece años.

Al contrario que Juan, los inicios de Bela con el deporte acontecieron en las instalaciones del Club Atlético General San Martín de su ciudad natal. Como la gran parte de chicos de su edad, Fernando quería ser futbolista. Sin embargo, la construcción de unas canchas de pádel en el club cambió de forma radical sus aspiraciones. El chaval probó suerte y no se le dio mal. A los 13 años fue descubierto por el padre del jugador Matías Díaz. Dos años después se estrena como jugador profesional. Un lustro después ya es considerado el mejor jugador del país. En España le esperaban con los brazos abiertos para desarrollar una prometedora carrera junto al mejor. Comenzaba un idilio que ha gobernado con mano de hierro el pádel durante más de una década.

Un día antes de anunciar su ruptura deportiva, la prolífera pareja acudió fiel a su cita con el triunfo y se alzó con la victoria en el World Padel Tour de Marbella. Es la cuarta victoria en los seis torneos del circuito que se han disputado en el presente curso. En la final se deshicieron de la dupla formada por Tito Allemandi y Paquito Navarro en un vibrante encuentro disputado en la pista de Puente Romano que se decidió en cuatro mangas (1-6, 7-6, 3-6 y 4-6). Ahora, en los corrillos se alimenta el debate en torno al destino de ambos. ¿Quién será el elegido para acompañar al ‘Galleguito’ a partir de 2015? ¿Quién le dará a Bela la conexión que tenía con su inseparable compañero? "No sé con quienes jugarán pero...se termina una etapa histórica, aunque por otro lado va a ser bueno para el pádel, porque originarán nombres nuevos de parejas", opinaba Allemandi sobre sus rivales.

Desde Drop Shot, la marca que patrocina al actual número uno del padel mundial, no se aventuran a vaticinar lo que deparará el futuro más inmediato de su jugador. Lo único que tienen claro es que ambos se encuentran motivados y seguirán jugando al más alto nivel. “Tanto Juan como Bela todavía tienen mucho que aportar a este deporte. Juan no se plantea todavía una retirada, es un deportista, un profesional que se cuida mucho, entrena muy duro y disfruta de una de las cosas más importantes de su vida: el pádel. Precisamente en esto pensamos que radica su éxito: que por más que pasen los años sigue disfrutando cada día como si fuera el primero”, explican desde la compañía en una entrevista con la web ‘PadelSpain.net’. La veda se ha abierto y, sea cual sea la decisión que tomen ambos, se prevé un seísmo de considerables dimensiones en el pádel mundial.

Aunque pillo de sopetón a todo el mundo, rivales, compañeros y amigos no tardaron en hacerse eco de la noticia y les mostraron todo su cariño. Marta Ortega, una de las promesas del padel patrio, no perdió oportunidad y quiso poner en valor los incontestables logros, así como el esfuerzo y dedicación hacia el deporte que tanto aman. “Ambos han sido, son y serán, un referente importantísimo en el mundo del pádel, en su desarrollo y en su expansión. Haber estado trece años ininterrumpidos en la cúspide es una hazaña muy difícil de superar", comentaba la joven jugadora. Para el epílogo oficial todavía quedan cinco meses que servirán para paladear el adiós de un binomio perfecto. En el calendario figuran un total de nueve torneos, entre los que se encuentran las citas de Portugal, Argentina o Emiratos Árabes Unidos. Eventos que desembocaran en el Máster, plato fuerte del circuito que se disputará en Madrid del 17 al 21 de diciembre y donde, como no podía ser de otra manera, Juan y Bela tratarán de finiquitar su matrimonio con un nuevo triunfo ante las ocho mejores parejas del mundo.

La pasada semana amanecíamos con una noticia que encogía los corazones de los aficionados al pádel. Los argentinos Juan Martín Díaz y Fernando Belasteguín, actual pareja número uno del mundo de pádel y que lidera el ránking internacional en los últimos doce años, anunciaban que al final de la presente temporada cesarían su "relación como pareja profesional". En un emotivo comunicado, unían fuerzas para hacer balance de una exitosa unión que ha marcado un antes y un después en la historia del pádel. Sin su influjo y buen hacer dentro de la caja acristalada, la eclosión que ha vivido este deporte en los últimos años no hubiera sido posible.

El redactor recomienda