No todo es tenis de mesa y fútbol: China quiere conquistar los océanos con la vela
  1. Deportes
  2. Otros deportes
LA APUESTA POR LA volvo ocean race

No todo es tenis de mesa y fútbol: China quiere conquistar los océanos con la vela

Dongfeng Race Team volverá a participar en la Volvo Ocean Race. Muchas empresas chinas apuestan por el patrocinio deportivo para crecer en el exterior

placeholder Foto: El Dongfeng Race Team, durante la úlitma edición de la Volvo Ocean Race (FOTO: Ainhoa Sánchez / Volvo Ocean Race)
El Dongfeng Race Team, durante la úlitma edición de la Volvo Ocean Race (FOTO: Ainhoa Sánchez / Volvo Ocean Race)

Desde hace años, el deporte se ha convertido en una contundente vía para que diferentes empresas de China inicien una imparable expansión por todos los puntos del planeta. El fútbol -el tenis de mesa no tiene rival como deporte nacional que es- es el claro exponente de cómo millonarios asiáticos emplean el balón para dar a conocer sus marcas, ofreciendo contratos millonarios -algunos escandalosos- a futbolistas de renombre mundial. Otros deportes comienzan a ser promocionados en el gigante con el mismo fin. Uno de ellos, la vela, una especialidad que muchas compañías consideran de gran interés para ganar relevancia en el mundo. También las autoridades empiezan a desarrollar acciones encaminadas a que la vela gane adeptos entre la población. No todo es fútbol en la realidad deportiva actual de China.

Foto: Tamara Echegoyen sueña con ser la primera española en participar en la Volvo Ocean Race (EFE)

La Volvo Ocean Race (VOR), la gran regata oceánica, contará con una embarcación de capital chino en la edición 2017/2018. El Dongfeng Race Team competirá por segunda vez y la decisión de apostar por la vela no es superficial. Poco a poco, en diferentes zonas del vasto territorio chino se empieza a mirar hacia el mar como territorio a conquistar a través del deporte. El objetivo, como con otros patrocinios deportivos, es utilizar este sector para que la cuenta de beneficios de la compañía engorde de manera notable. "Gracias a nuestra participación en la pasada edición, no sólo nuestra empresa logró llegar a más clientes, sino que logramos promover la cultura china gracias a la regata", destacó hace tiempo Yang Qing, vicepresidente de Dongfeng Motor Corporation, potente y pujante empresa que fabrica autobuses, camiones, automóviles y recambios.

Durante los últimos años el patrocionio deportivo se expande sin parar por todas las provincias del país. Se apunta a otras especialidades deportivas que poco a poco ganan terreno gracias a la inyección de dinero de grandes empresas. En el caso de la vela, conviene subrayar un informe de la Oficina de Deportes de Shanghai (Shanghai Sports Bureau), que hizo público a principios de este año, en el que destacaba que las actividades deportivas que se desarrollan en el agua eran de las más satisfactorias para cualquier practicante. Dicho dossier considera que los deportes acuáticos son referencia entre la población más joven. El objetivo del gobierno de la cosmopolita ciudad china es que ni más ni menos que 40.000 niños por año —durante los próximos 5— comiencen a practicar vela, dado el buen número de lagos que hay en Shanghai y alrededores.

El Dongfeng Race Team acabó en tercera posición en su primera incursión en la Volvo Ocean Race. Un más que notable resultado, que también tuvo como consecuencia un crecimiento superior al 40% de reconocimiento de marca en todas las ciudades en las que la regata hizo escala. Proyecto liderado por el patrón Charles Caudrelier, según Zhang Qian, el hombre que dirigió el exitoso primero, "se establece un canal de comunicación efectivo, entre China y el mundo, sobre el deporte de la vela". "Acentuamos el magnetismo y la lealtad con nuestros clientes alrededor del mundo", recuerda sobre la primera y triunfante aventura oceánica del Dongfeng Race Team. Dongfeng Motor Corporation ocupa el lugar 81 en el top 500 de la lista 'FortuneChina 2016', con unos ingresos de 82.8 miles de millones de dólares.

El equipo chino confía en superar su gran debut en la próxima edición. La compañía optó por elevar el patrocinio desde Dongfeng Trucks (Camiones) hasta Dongfeng Motor Corporation al completo. "La participación de Dongfeng en la próxima Volvo Ocean Race es otro ejemplo de cómo las principales marcas chinas están dándose cuenta del valor de los deportes globales y las compañías de entretenimiento como una poderosa plataforma de marketing", comenta Dan Parr, director de Fast Track Asia, que es parte de CSM, líder global en el negocio del deporte y del entretenimiento. En la edición de 2017-18 los organizadores esperan tener a 100.000 invitados corporativos para experimentar la regata en primera fila en todas las paradas, de los que más de 10.000 de ellos saldrán a navegar con alguno de los equipos.

En los últimos años, grandes empresas chinas, en su momento totalmente desconocidas más allá de sus fronteras, han crecido en el exterior gracias al patrocinio deportivo. "El futbol, como único deporte global real, tiende a ser la elección obvia por parte de esas marcas (Hisense y Yingli son ejemplos recientes), pero la Volvo Ocean Race ofrece indudablemente a las marcas apropiadas una fenomenal plataforma para su exposición absoluta", recalca Parr. "La regata facilita una narrativa única y cautivadora durante el transcurso de la competición, visita todos los mercados importantes a nivel global y ofrece una plataforma mediática innovadora e interesante. El hecho de que Dongfeng esté de vuelta a bordo para la edición de 2017-18 es un enorme voto de confianza para la regata, y estoy seguro de que veremos a otras grandes marcas sumarse a la competición a lo largo de los próximos meses", enfatiza.

Mark Turner, CEO de la Volvo Ocean Race, está especialmente satisfecho de dar la bienvenida de nuevo a la compañía tras su positiva experiencia de la anterior edición. "Es muy gratificante ver a un patrocinador chino que era nuevo en el patrocinio deportivo volviendo una segunda vez gracias a la fortaleza del éxito de su primera campaña, tanto en el plano mediático como en el de negocio. Es un gran voto de confianza en la regata, no solo pensando en otras marcas chinas, sino también en muchas compañías alrededor del mundo que están buscando una plataforma que les ayude a transformar su negocio internamente, externamente o por ambas vías", expresa Turner.

Foto: El barco español Mapfre durante una Volvo Ocean Race (EFE)

El gigantesco país crece en un lado y otro, en uno y otro sector. Relacionado con la vela no conviene pasar por alto lo que está sucediendo en los últimos años en la provincia de Hainan, formada por varias islas. Es la zona más meridional de China y el Gobierno apostó por este territorio para convertirlo en un lugar de turismo de lujo. En el mismo, en los últimos años, el sector de la construcción ha crecido sin parar, igual que las infraestructuras necesarias para impulsar el mundo de la vela. Las autoridades entendieron que esta zona, lugar vacacional de gente pudiente, es perfecta para atraer yates y embarcaciones. Hay quien ya ha bautizado a Hainan como 'la Hawai de Oriente'.

Noticias de China Volvo Ocean Race Vela
El redactor recomienda