¿Tuitear entre olas de 20 metros? "La vida de un 'media crew' es un infierno"
  1. Deportes
  2. Otros deportes
una figura clave en la volvo ocean race

¿Tuitear entre olas de 20 metros? "La vida de un 'media crew' es un infierno"

Los regatistas de la Volvo Ocean Race podrán mandar actualizaciones de las redes sociales desde los océanos. La figura que se encarga de ello es el 'media crew', una profesión de riesgo

placeholder Foto: El barco español Mapfre durante una Volvo Ocean Race (EFE)
El barco español Mapfre durante una Volvo Ocean Race (EFE)

En los últimos días se han ido oficializando cambios de diferente índole para dotar a la espectacular regata de nuevos alicientes. Para los participantes, pero también para los numerosos amantes de la vela. La Volvo Ocean Race (VOR) 2017-2018, que arrancará desde Alicante el 22 de octubre del año que viene y finalizará en La Haya, se renueva con una batería de novedades que dotarán a la regata de un nuevo impulso. Una de ellas tiene que ver con las redes sociales, herramientas de uso diario para cualquiera. Hace días se hizo oficial que los regatistas podrán enviar actualizaciones desde el corazón de los océanos por primera vez, iniciativa impactante porque la VOR siempre ha prohibido de manera expresa el acceso a internet a bordo de los barcos, con el fin de asegurar la igualdad competitiva y descartar así cualquier ayuda potencial desde tierra. El 'media crew' será el encargado, a bordo, de informar al mundo de todo lo que suceda a diario en cada embarcación.

La lista de candidatos a ocupar esta plaza en las diferentes embarcaciones es interminable. Se postulan desde todos los rincones del planeta aspirantes a encargarse de la comunicación, profesionales que deberán superar un riguroso proceso de formación. Serán los que informarán de todo lo que suceda en el interior de las diferentes naves. Una profesión de riesgo. Un trabajo de una gran complejidad, pues ya no sólo se dedicarán a grabar y editar vídeos, redactar comunicados de prensa y hacer entrevistas entre las olas, también dar contenido a las redes sociales será parte de su rutina diaria. Y hacer todo eso en mitad de una tormenta, llegado el caso, siempre en constante movimiento, no es nada sencillo.

Estás, pero no estás

Ahora, al utilizar una nueva plataforma hecha a la medida, que aún se está desarrollando internamente, la regata proporcionará a los regatistas un ‘crew communicator’ (comunicador de tripulantes) que les permitirá transmitir actualizaciones en un sentido único tanto a través de sus propias redes sociales como a través de las de los equipos. Uno que sabe de sobra la dura realidad de un 'media crew' (periodista tripulante) es Diego Fructuoso Pérez. Veterano y reconocido regatista, pasó de un día a otro de la vela olímpica a la oceánica. Fue cuando pasó a formar parte del Team Telefónica de la VOR 2011-2012, siendo el 'media crew member' en aquella vuelta al mundo.

En conversación con El Confidencial, Diego recuerda aquella aventura como “muy bonita porque formaba parte de un equipo espectacular”, pero reconociendo que “fue muy duro”. “Por decirlo de una manera clara, ser 'media crew' es muy jodido”, enfatiza. Considera que es una labor que requiere de una preparación muy metódica, “que debe saber mucho más de lo que yo sabía en aquel momento”. Evoca el regatista que “debía tener hasta una escaleta, todos los días pensando en qué hacer al día siguiente”. “Estás dentro de un equipo, pero al mismo tiempo no lo estás; eres, pero no eres...”. Así retrata Diego la figura de un 'media crew'. ¿Por qué? “Porque en mi caso yo soy regatista pero estaba haciendo una función diferente, no hacía vela”, resume. “Me gustó mucho la experiencia, pero insisto en que eché en falta tener una formación más adecuada”.

En territorio hostil

Ñeti Cuervas-Mons, proa del Mapfre en las tres últimas ediciones, da otro punto de vista de esa figura que gana importancia en las embarcaciones que dan la vuelta al mundo. “A mí me costaba hacer un blog semanal o redactar una nota de prensa. Hacer ese tipo de cosas es complicado cuando estás embarcado. Hay tantas cosas que hacer, que cuando tienes un rato libre lo aprovechas para dormir”, relata, recordando que “siempre hay algo que hacer; cuando no es navegar, tienes que reparar alguna que otra cosa para que la embarcación esté a punto, achicar agua, cocinar...”. “Un navegante, el que está en cabina, lo puede tener más fácil, pero para el tripulante que está en cubierta lo tiene complicado”, reconoce.

Edición de vídeos, redacción de textos, fotos, entrevistas... “Es muy complicado porque vives en mitad del mar, con mucho ruido a tu alrededor. A veces puedes llegar a estar tres días en mitad de un temporal y en esas condiciones es difícil. Un infierno, vives en territorio hostil...”, relata. “Vives casi como en mitad de un terremoto, recibiendo golpes, con cosas cayendo a tu alrededor, con agua entrando por todas partes”, resume Diego. “Tiene sentido tener en una embarcación dicha figura porque ayuda a que la prueba tenga una mayor repercusión, pero se trata de un puesto especial”, subraya. Suele tener un horario más cerrado que el resto de tripulantes, aunque en mitad de cualquier noche se puede poner en pie para grabar esto o aquello. Ahora, también, para dar vida a las redes sociales. Y siempre tratando de molestar lo menos posible a los que manejan la nave. “Esa figura se tiene que buscar la vida, su espacio”, dice el regatista.

“No me imagino a un futbolista del Real Madrid escribiendo un tuit en mitad de un partido”, dice con una sonrisa Ñeti, pero resaltar la dura vida en un barco. “Hay mil cosas que hacer a diario, veo muy complicado conjugar la labor propia de un regatista con la de 'media crew'; si tienes un rato de tranquilidad puedes enviar un par de tuits o escribir algo, pero es difícil en un día normal”, apunta. También recalca, eso sí, que “desde 2008 han cambiado muchas cosas y están bien las iniciativas enfocadas a que los seguidores disfruten más de esta prueba”.

Un deporte de honor

La figura del 'media crew' se ha profesionalizado al máximo en los últimos tiempos. La VOR da cursos de formación para que sepan emplear todo tipo de herramientas y en todo momento puedan desarrollar cualquier actividad relacionada con la comunicación. Antes podía echar una mano para achicar agua, cocinar para la tripulación… Ahora se dedica 'full time' a escribir textos, grabar regatas, etc. Ese es su único rol establecido, aunque en un momento dado pueda arrimar el hombro para echar una mano en la faceta que sea. “Es un trabajo muy duro el que realiza, no sé si yo podría hacerlo”, reconoce Ñeti, subrayando que “uno puede ser un gran cámara, pero si se marea...”. Ahora, merced a esa exhaustiva preparación poco a poco van adquiriendo ya la categoría de consumados especialistas de la información y perfectamente cualificados. “La VOR debería profesionalizar todavía más al 'media crew' y que el regatista se dedique a a lo suyo”, subraya.

“Es un deporte de honor porque cualquier participante sabe que en una VOR, por ejemplo, cualquier rival te puede salvar en un momento de dificultad”, dice Diego por la polémica que puede generar que al abrirse las comunicaciones, todos los participantes puedan conocer a traves de las redes las debilidades o problemas que tengan el resto de competidores. En este sentido, Ñeti recuerda que “siempre hay un filtro informativo”, pues la organización de la vuelta al mundo ya ha dejado claro que se trata de innovar y de contar su historia con mayor cercanía y mucha más espectacularidad, mientras se asegura que no se compromete la competición.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Volvo Ocean Race
El redactor recomienda