Tamara Echegoyen quiere abrir paso a la mujer española en la Volvo Ocean Race
  1. Deportes
  2. Otros deportes
un cambio de reglamentación determinante

Tamara Echegoyen quiere abrir paso a la mujer española en la Volvo Ocean Race

Un cambio en la reglamentación de la regata facilita el acceso a las mujeres a la competición. Tamara Echegoyen puede ser la primera española en participar

placeholder Foto: Tamara Echegoyen sueña con ser la primera española en participar en la Volvo Ocean Race (EFE)
Tamara Echegoyen sueña con ser la primera española en participar en la Volvo Ocean Race (EFE)

Pocas pruebas deportivas son tan exigentes, duras y atractivas al mismo tiempo. Dar una vuelta al mundo cruzando mares y océanos no es cualquier cosa. Hasta ahora la Volvo Ocean Race era un coto casi cerrado para hombres, pero ahora el panorama empieza a cambiar. La organización irá anunciando diferentes cambios en la reglamentación con vistas a la edición 2017-2018 y una de ellas, que ya se ha hecho oficial, es la facilidad que ahora tendrán las mujeres para formar parte de cualquier tripulación. España volverá a estar representada por el Mapfre, liderado en las últimas ediciones por Pedro Campos, Iker Martínez y Xabi Fernández. En este nuevo escenario aparece una laureada regatista para colarse en la elegante embarcación española. Tamara Echegoyen se postula como firme candidata para ser la primera mujer de nuestro país en dar la vuelta al mundo en esta competición. Una prueba de hombres que cada vez lo será menos.

Las normas de la prueba limitan ahora los equipos masculinos a siete regatistas, uno menos que en la edición 2014-15. Así, las combinaciones de las tripulaciones son las siguientes para la regata que comenzará a finales de 2017: 7 hombres, 7 hombres y 1 ó 2 mujeres, 7 mujeres y 1 ó 2 hombres, 5 hombres y 5 mujeres, y 11 mujeres. Los equipos formados solo por hombres están permitidos, pero que la tripulación sólo esté formada por 7 efectivos obliga a los equipos a sumar más tripulantes (mujeres) para competir con las mismas fuerzas. En este escenario aparece la figura de Tamara como firme candidata a formar parte del Mapfre, la embarcación española que participará en esta nueva edición, que de nuevo parte desde Alicante.

Creciente interés

Si finalmente entra a formar parte de la embarcación, a Tamara le espera un reto de una dureza extrema. No hay que olvidar que esta edición constará de diez etapas y tocará once puertos; es la más larga de la historia, 45.000 millas náuticas -83.000 kilómetros-, y tendrá su epílogo en La Haya. “Se trata de una gran oportunidad para mí y para muchas mujeres”, dice emocionada Tamara en conversación con El Confidencial, ya visualizando su futuro como parte activa de esta gran prueba deportiva. Hay que recordar que los equipos tienen opción de cambiar la configuración de sus tripulaciones de una etapa a otra. Cada embarcación debe llevar los mismos tripulantes en las regatas 'in-port' (costeras) que en las oceánicas, tanto anteriores como posteriores. Eso sí, con la excepción de la nave que haga una etapa oceánica con 7 hombres, que en este caso puede añadir una mujer para la travesía costera.

“Se trata de una buena noticia”, insiste Tamara en charla con este periódico. Recuerda que “ya estuve interesada en participar en la anterior edición y es evidente que ahora el mundo oceánico se abre más a las mujeres. Esta decisión es un buen paso para nosotras, ya que muchas estamos interesadas desde hace tiempo en participar en esta prueba. El objetivo es comprobar que estamos capacitadas para afrontar una regata tan exigente”. Pedro Campos, Iker Martínez y Xabi Fernández han sido los líderes de la embarcación española en las últimas ediciones de la Volvo Ocean Race. Hasta el momento ninguna mujer formó parte del proyecto, aunque ese escenario puede cambiar el año que viene.

Una preparación diferente

No quiere Tamara que esta decisión se interprete como un golpe al machismo o algo así. “No soy partidaria de hacer ese tipo de lecturas; cuando llegan las cosas, se afrontan y punto, sin más”, recalca. Lo que sí tiene claro es que “se ha abierto una puerta y ahora se trata de ver si tengo posibilidades de entrar en el proyecto. Desde luego que estoy interesada y la gente lo sabe. Me seduce probar cómo es el mundo oceánico”. La regatista gallega cuenta con un gran historial, con títulos de Europa y del mundo, sin olvidar el oro que se colgó en los Juegos de Londres 2012. En Río de Janeiro 2016 se le escapó de las manos una presea que tenía en la mano en la categoría 49er FX, formando pareja con Berta Betanzos. A pesar de su espectacular historial y su contrastada valía, tiene claro que el reto de la Volvo Ocean Race requiere de una preparación diferente, a la par que exigente.

En el pasado, compatriotas suyas trataron de obtener una plaza para formar parte de esta apasionante vuelta al mundo, pero no superaron el corte. Tamara tiene claro que se encuentra ante la gran oportunidad de su vida y como sucedió en el pasado, se dejará hasta la última gota de sudor en el empeño. “Yo siempre trabajo mucho y ahora se presenta un proyecto muy diferente, pero estoy dispuesta a dar el máximo”, subraya. “Mi fortaleza a la hora de cumplir un objetivo siempre es el mismo”, recalca. Asume que “mi experiencia en este campo, las travesías oceánicas, no es la misma, así que necesitaré ayuda para estar bien preparada con el fin de afrontar la aventura si llega el momento”.

Un precedente cercano

En el mundo de la vela se tiene muy claro que este cambio en el reglamento obligará a los líderes de los equipos a reclutar alguna mujer. “Será muy duro competir con sólo 7 tripulantes contra equipos de 8 o 9 en sus filas”, ha reconocido Ian Walker, patrón ganador de la Volvo Ocean Race 2014/2015, recalcando que “esta nueva norma forzará a los equipos a contratar mujeres. En mi opinión, supondrá una gran plataforma de aprendizaje”. Y recuerda que “si quieren llegar a competir al mismo nivel que los hombres, las mujeres se verán obligadas a entrenar y regatear con los mejores”. Y ya han demostrado que están capacitadas de sobra, pues en la pasada edición el Team SCA, formado sólo por mujeres, acabó en la tercera posición en la general de las regatas 'in-port', además de ser el primero femenino en ganar una etapa oceánica en 25 años.

“Es otro reto, un sueño más por cumplir, otro 'tick' en mi vida”, dice Tamara, que tras participar -y triunfar- en unos Juegos Olímpicos, destaca que la Copa América y la Volvo Ocean Race son las otras dos competiciones que cualquier regatista quiere paladear en algún momento de su vida. “Entusiasmada”, así está Tamara con este cambio de escenario con la gran regata en el horizonte, que le abre las puertas de participar en la próxima edición. “Los hombres son genéticamente más fuertes, pero espero que se impongan mis cualidades para alcanzar el objetivo”, resalta Echegoyen, consciente de que esta competición “es muy complicada a nivel físico y psicológico. Afronto este reto para demostrar que en las condiciones extremas que se viven en los oceános, somos válidas. Yo, desde luego, estoy dispuesta a todo para formar parte de este proyecto”. “Yo siempre me esfuerzo al máximo”, enfatiza para acabar, viéndose surcar mares y oceános desconocidos para ella.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tamara Echegoyen Volvo Ocean Race Vela Team Mapfre Mapfre Xabi Fernández Berta Betanzos Iker Martínez
El redactor recomienda