Su papel será fundamental

La vuelta de Jorge Lorenzo a MotoGP: fin a sus vacaciones para ayudar a Valentino Rossi

El balear vuelve a Yamaha, marca con la que ganó tres mundiales, como piloto probador. Ayudará a Maverick Viñales, pero también a su eterno rival, Valentino Rossi. El italiano le quería en el equipo

Foto: Jorge Lorenzo, durante la última carrera a lomos de la Yamaha en 2016. (EFE)
Jorge Lorenzo, durante la última carrera a lomos de la Yamaha en 2016. (EFE)

"Me encantaría tener a Jorge Lorenzo como probador porque es muy rápido y podría ayudarnos. El problema es que pide demasiado dinero", decía Valentino Rossi entre risas el pasado mes de noviembre en el circuito de Cheste, pocas horas después de que Jorge Lorenzo anunciara en una nutrida rueda de prensa su retirada de la competición. Al principio, la jugada parecía imposible, pero desde diciembre fue cogiendo fuerza hasta concretarse. La petición de Rossi ya es un hecho y el balear volverá a MotoGP como piloto probador de Yamaha, la marca con la que ganó sus tres campeonatos del mundo. Jorge pone fin a su retiro dorado y volverá a los circuitos para ayudar al equipo de fábrica y también al satélite del Petronas con el desarrollo de la M1. Morbidelli, Quartararo, Viñales y Rossi, uno de sus grandes rivales en la máxima categoría, se aprovecharán de su trabajo para estrechar diferencias con Honda y, de esta manera, optar por un título que no alcanzan desde el 2015 con el '99'.

Las condiciones del contrato se desconocen, pero el último gran campeón de la marca japonesa firmará por un año y estará presente ya en los primeros test de Sepang (del 2 al 4 y del 7 al 9 de febrero). La idea es que Jorge, ya recuperado de las lesiones que lastraron su última temporada, se involucre en su nueva labor cuanto antes. No hay tiempo que perder para Yamaha. Si al final de la relación contractual ambas partes quedan satisfechas, podrán renovar lazos hasta más allá del 2021, temporada en la que Quartararo dará el salto al equipo oficial. Como son las cosas que, del trabajo de Lorenzo, dependerá en buena parte la continuidad de Rossi en el campeonato. El de Tavuilla, que le ha pedido a la fábrica tiempo para determinar su futuro, quiere una moto competitiva con la que volver a luchar por las plazas de honor. Jorge tiene mucho que decir aquí. Si la M1 progresa adecuadamente, 'Il Dottore' podría tener un asiento en el Petronas del malayo Razlan Razali.

Perfecto para el trabajo

Jorge ya está preparándose para llegar en óptimas condiciones a su nuevo puesto de trabajo. Está en un puesto idóneo para él, pues la buena nueva le permite seguir dentro de MotoGP, tal y como quería, pero sin la presión angustiosa de correr por resultados cada fin de semana. En este sentido, y pese a tener una responsabilidad alta, trabajará desde la tranquilidad. Estará en constante contacto con los ingenieros y sus datos los compartirá con todos los pilotos. Aparte de Sepang y posteriormente los test de Jerez y Qatar antes del inicio del primer gran premio, Lorenzo también participará en otros ensayos oficiales IRTA y algunas pruebas privadas de Yamaha. No está previsto que se le incluya como 'wildcar', lo que supondría volverle a ver en carrera, pero tampoco se descarta esta posibilidad si así lo desea.

La marca de los diapasones lleva los deberes bien encarrilados de cara al inicio de la temporada. Quartararo dará el salto y Viñales firmó este pasado miércoles su renovación por dos temporadas, dinamitando así los cantos de sirena de Ducati. El fichaje de Lorenzo es un nuevo golpe de efecto, un aviso a navegantes. “La Yamaha encaja perfectamente en mi estilo de pilotaje, será muy interesante reencontrarme con mi vieja moto”, comentó Jorge. El director, Lin Yarvis, no puede estar más satisfecho: “Sus estadísticas y todo lo que consiguió con Yamaha en nueve años hablan por sí solas. Lorenzo es el hombre perfecto para este trabajo. Se le conoce por su estilo suave y preciso y por lo bien que comparte la información con los ingenieros". Al español le acompañará en el box Silvano Galbusera, hasta el año pasado director técnico de Rossi, que será su nueva mano derecha y con quién tendrá comunicación directa en lo referente a dudas, mejoras, prestaciones y cambios de reglaje.

Lorenzo volcará toda su experiencia y conocimiento- vistió los monos de tres fábricas distintas- en su añorada M1. A su manillar el balear vivió sus mejores años, que son también parte de la historia del motociclismo español. Curiosamente, desde que Jorge se marchó a Ducati los japoneses entraron en un serio declive del que no supieron salir. Con su incorporación esperan hacerlo ahora. Jorge está ilusionadísimo con este nuevo capítulo de su vida y espera no defraudar a la marca que le dio todo. "Rossi está feliz de tener a alguien como Lorenzo trabajando para él. Lorenzo es Lorenzo, el año pasado tuvo un año difícil, pero conoce Yamaha como nosotros y es pentacampeón del mundo. Yamaha ha hecho una gran operación al contratarlo", dijo Uccio Salucci, amigo y mano derecha de Valentino en MotoGP.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios