"Cuando Dani habla, la gente se pone seria"

La importancia de Dani Pedrosa en MotoGP o por qué KTM le ha echado de menos

El ex de Honda es pieza clave dentro de la firma austriaca. El desarrollo de la moto depende en gran parte de sus aportaciones. Pol y Zarco le necesitan para mejorar y aspirar al podio

Foto: Dani Pedrosa se sube a la KTM durante los test oficiales de Montmeló. (@KTM_Racing)
Dani Pedrosa se sube a la KTM durante los test oficiales de Montmeló. (@KTM_Racing)

La vida nunca deja de sorprenderte. Curiosamente, el pasado lunes, día en el que Jorge Lorenzo besó nuevamente el suelo con su Repsol-Honda, Dani Pedrosa se subía a la KTM por primera vez este 2019 en unos test oficiales. El de Castellar del Vallés no fue el más rápido de la sesión, de hecho cerró su participación en cola, pero ni falta que hacía, su función como piloto probador ahora es otra. Pedrosa puso punto y final a su carrera en MotoGP el pasado mes de julio, tras trece años ligado a la fábrica del ala dorada, y su asiento lo ocupó el balear, antaño gran rival que ha sido incapaz de mejorar sus números.

Pedrosa nunca ganó un mundial en la categoría reina, pero a pesar de todo está considerado uno de los mejores pilotos españoles de la historia. Sus títulos en 125cc y 250cc levantaron a un país que, desde Álex Crivillé, y con permiso de Sete Gibernau, no había vuelto a creer en la consecución de un campeonato en la máxima cilindrada del motociclismo. Los problemas físicos que siempre padeció y su escasa estatura le privaron de la ansiada corona, pese a que estuvo muy cerca de obtenerla en 2012, tras una extraodinaria temporada en la que sumó hasta siete victorias. Su verdugo: Lorenzo.

Tras dar por cerrada su etapa en el campeonato del mundo, Dani fichó por KTM como probador. La marca austríaca, que tiene a Johann Zarco y Pol Espargaró como pilotos oficiales, se encuentra en la búsqueda de un prototipo competitivo con el que aspirar a victorias en un futuro a corto plazo. Pedrosa emprendió su nueva aventura con ganas y se subió a la RC16 por primera vez en diciembre del 2018, en unos test en Jerez, circuito que le homenajeó tras su marcha dotándole de la curva número seis. Sin embargo, una lesión de clavícula le obligó a parar y su ausencia la han notado enormemente en el garaje del equipo, donde apenas han progresado. Solo Pol Espargaró salva una temporada muy difícil para la fábrica y, sobre todo, para Zarco, cuyo debut en esta casa es a todas luces decepcionante. En KTM soñaban con que el francés les acercara al podio y ha sido su compañero al otro lado del box, con un sexto puesto en Le Mans, quien ha cogido esa responsabilidad.

Dani Pedrosa, dando instrucciones en el box de KTM durante el pasado GP de Jerez. (EFE)
Dani Pedrosa, dando instrucciones en el box de KTM durante el pasado GP de Jerez. (EFE)

Precisamente, el francés ha sido el que más ha lamentado la baja estos meses de Dani y así se lo ha comunicado directamente al equipo varias veces. Pedrosa fue intervenido en enero con sus propias células madre de una doble fractura en su clavícula derecha por estrés y su proceso de recuperación ha sido largo y complejo. Esto le impidió seguir con el plan de desarrollo pautado por la marca, de ahí la depresión de los de Mattighofen. "Tenemos mucha ilusión en el trabajo que estamos realizando y es por ello que quiero estar físicamente en las mejores condiciones para la emocionante tarea que hemos emprendido. Para mí, los retos no se detienen", esgrimió el corredor en su momento. El catalán optó por ser cauto con su recuperación y no forzó la maquinaria más de lo debido para evitar posibles recaídas.

Eso sí, el tiempo que no pudo pasar encima de la moto sumando kilómetros lo compensó con creces por otro lado. Dani se preocupó de visitar en febrero, un mes después de su operación, la sede del equipo para informarse in situ de la evolución de la moto. "Es el tercer año en el que KTM está corriendo y no tienen la experiencia necesaria. Esperaban con muchas ganas mi aportación, pero la lesión me obligó a parar cuatro meses. Cuando me recuperé un poco fui a la fábrica a conocer a la gente para ver cómo trabajan", detalló. "Echamos de menos a Pedrosa", dijo un angustiado Pol tras la carrera en Termas del Río Hondo, la segunda cita del calendario. La marca esperaba como el comer contar con él en mayo y así fue, Dani cumplió su palabra y volvió a los circuitos en unos test privados en Mugello. Las pruebas que realizó fueron óptimas, según se desprendieron de las declaraciones de Mike Leitner, director del equipo, que volvió a sonreír: "La recuperación de su hombro ha ido bien y está preparado. Tener su experiencia y su conocimiento nos ayudará todavía más [...] Ha sido realmente emocionante verle pilotar de nuevo".

Dani aprobó algunos cambios

En KTM están encantados con su desempeño e interés. Su experiencia en Honda le permite comparar las prestaciones de una y otra montura. "Todo el mundo en el equipo se pone más serio cuando Dani dice que algo no funciona. También lo que yo digo, pero Dani es Dani... y al haber estado tantos años en un equipo ganador confían mucho en él", explicó el menor de los Espargaró. El de Castellar del Vallés volvió a repetir en Brno (República Checa) durante dos días, con idénticas conclusiones por lo que su participación en los test post-carrera de Montmeló no sorprendieron a nadie. De hecho, antes de la carrera del GP de Catalunya, Pol ya probó en los libres una pieza, al parecer relacionada con el basculante, aprobada por Pedrosa. Puede que estuviera en su montura cuando el español hizo el cuarto mejor tiempo en el FP2, pero es imposible poder concretarlo. "El paquete que probó Dani en el test de Brno es muy nuevo y hay que encontrarle los límites, pero lo llevo aquí y funciona bien. No puedo decir qué es todo ese paquete, pero sí que poquito a poquito le voy encontrando los límites", afirmó el de Granollers, feliz por su regreso.

Aparte, Dani, que da pocas pistas sobre su trabajo, también se ha encargado personalmente estas pasadas semanas de ajustar aspectos relacionados con la ergonomía para que sus compañeros se sientan más cómodos conduciendo y sus pilotajes puedan fluir con normalidad. "Aún somos nuevos en MotoGP, y aunque no estamos tan lejos, tenemos poca experiencia en todos los apartados. Dani nos da su opinión sobre lo que cambiaría del motor, qué le gustaría cambiar del chasis o de los elementos de suspensión. Con la suma de estas opiniones daremos un paso adelante en pocos meses”, comentó Leitner, que se muestra muy esperanzado. Dani está de vuelta y su figura será clave para el devenir de la firma austriaca, que al fin toma aire y aspira a ser importante de aquí a final de curso.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios