EN MOTORLAND NADIE SABE NADA

El giro en la disparatada historia de Héctor Barberá y el robo de su moto (capítulo 2)

La moto de Héctor Barberá sigue sin aparecer. Mientras, piloto y equipo se disparan dardos y son variadas las especulaciones sobre cómo se ha podido robar una moto en plena noche de competición

Foto: Héctor Barberá, bostezando, cuando estaba en Moto2. (EFE)
Héctor Barberá, bostezando, cuando estaba en Moto2. (EFE)

La historia continúa. Después de que el equipo Toth Racing denunciara el robo de su moto este pasado domingo a las 9:25h, antes del warm up, esta sigue sin aparecer ni en el circuito de Motorland ni en Alcañiz, la localidad aragonesa donde se disputó la tercera cita del campeonato de Supersport, la segunda categoría del Mundial de Superbikes. Inmediatamente, Héctor Barberá -que ahora dará el salto a Superbikes para sorpresa del personal, según ha anunciado este martes- aprovechó el suceso para cargar contra su equipo en un contundente comunicado por redes sociales: "Hasta aquí hemos llegado. Por mi seguridad y por la seguridad de los demás pilotos hoy no podré salir a la carrera, no tenemos medios, y lo que empezó como un sueño acaba como una pesadilla. Los problemas de impagos y de cumplimiento del acuerdo entre el que tenía que ser nuestro patrocinador principal y el equipo hacen que esta aventura en SSP termine hoy, en casa".

Barberá llegaba cuarto clasificado en el mundial tras los resultados cosechados en Phillip Island y Burinam, pero su Yamaha YFZ R6 estaba en las últimas. El motor ya estaba exprimido al máximo y necesitaba un repuesto que no llegó, ni siquiera en forma de parche. El piloto amagó con no participar el sábado y el domingo, al no estar la moto en su garaje, estalló. "Después de Australia comenzaron los problemas financieros y eso hizo que tuviese que disputar la carrera de Tailandia sin apenas recambio y con un motor con demasiados kilómetros. Aquí la situación es la misma, pero ya no podemos estirar más lo que tenemos y por responsabilidad no debo ni salir a pista", sentenció el de Dos Aguas. "No hay problema con el motor, con uno puedes correr 2.100 kilómetros. El de ahora tenía 1.350", explicó a 'Marca' Imre Toth, el expiloto y director del equipo, al que las palabras del valenciano le habían sentado como una puñalada por la espalda. "Yo hice mi trabajo: hablé con la policía y espero que la encuentren.Yo pago. Héctor tiene su 'staff' español y yo, el mío, con otros mecánicos. Se puede hablar con ellos. Busco otro piloto. En el contrato entre Héctor y yo pone que corre gratis, que no le tengo que pagar, con lo que no hay problemas económicos", añadió.

Camión de Héctor Barberá y el equipo Toth en el Mundial de Supersport. (EFE)
Camión de Héctor Barberá y el equipo Toth en el Mundial de Supersport. (EFE)

"No tengo un seguro de 50.000€"

Este lunes el Toth Racing renunció a correr en Assen, la próxima fecha, al no tener aún la montura e ir apurados de plazo. La Guardia Civil sigue investigando el suceso, pero las cámaras instaladas en el reciento no parecen haber captado un solo movimiento extraño en el paddock durante la madrugada del sábado. Muy extraño. Algunos incluso se preguntan si la maniobra es una estrategia del equipo húngaro para cobrar el seguro del vehículo, algo que el director desmiente categóricamente: "No, solo hay seguro para los viajes, no en el circuito. No tiene matrícula, es una moto de carrera, no la aseguran porque hay caídas y otras cosas. No tengo un seguro de 50.000 euros que quiera cobrar". Por si esto fuera poco, los hechos coincidieron con una huelga de trabajadores en Motorland. "Héctor no quería correr y para él era mejor venir y coger la moto", comentaron los húngaros a TVE, cupabilizándole.

En la tarde de este lunes, Oriol Vidal, mecánico del Toth que estaba junto a Barberá este fin de semana ha salido en su defensa. Al igual que hiciera el de Dos Aguas, ha denunciado la precaria situación del equipo, denuncia impagos y dice "alucinar" con las barbaridades que la prensa está vertiendo. Sobre todo, con aquellas que señalan al valenciano como sospechoso de haberse agenciado su propia 'burra'. "Nada más llegar el primer día nos encontramos una moto de 'calle'. Tuvimos dos días verdaderamente locos antes del test para convertir esa moto en una mínimamente de carreras. No había telemetría, no había enganches rápidos, no había conectores rápidos [...] Hector ni siquiera ha podido probar una vuelta al 100% porque evidentemente ha sido consciente de la situación desde el principio. Pero desde el equipo se nos comunicaba que todo el material llegaría a la siguiente carrera [..] En Australia hice una lista con lo que necesitaba yo para trabajar dignamente, pero nunca llegó nada. Ni siquiera tenía la licencia para usar el programa de telemetría y tenía que hacer mil inventos para poder ver los datos. Esta es la situación actual del equipo en lo que respecta a su apartado técnico", reza la misiva en su primer punto.

Barberá, con la Ducati durante su etapa en MotoGP. (EFE)
Barberá, con la Ducati durante su etapa en MotoGP. (EFE)

El otro hace referencia a los impagos: "Ni yo ni nadie más hemos visto un euro desde que ha empezado la temporada. La dirección del equipo nos ha engañado continuamente, dando largas día tras día. Este jueves 4 de abril incluso el jefe reconoció que si hubiésemos cobrado carrera por carrera él no habría podido llegar a correr ni en Aragón. Incluso algunos con acto de buena fe hemos comprado material para el equipo, para echar una mano. Su excusa, probablemente cierta, es que el patrocinador no le pagaba. Pero evidentemente nosotros el trato lo tenemos con él, no con el patrocinador. Así que como mínimo lo que tendría que haber hecho es explicarnos la verdad de la situación desde el principio en lugar de engañarnos". Y finaliza: "Por desgracia todo lo que ha sucedido aquí es más común de lo que parece en el mundo de las carreras, pasa que esta vez se ha hecho tanto ruido debido a quien es el piloto al que le ha sucedido esto. Estoy indignado al leer notas de prensa que insinúan ciertos hechos y comentarios inoportunos de la gente desinformada".

"No deberían estar en el deporte"

A su vez, Enrique Quiján, ‘Piula’, mecánico con larga experiencia en el mundial y actualmente en el Ángel Nieto Team del Campeonato de España de Velocidad (CEV), confirmó a As el sufrimiento que padeció en 2009 con el equipo Toth. Él y sus mecánicos llegaron a bloquear el camión del equipo tras la última carrera en Valencia, cuando competían en 250cc con Mattia Pasini e Imre Toth. Con esto buscaban presionar para cobrar todo el dinero que se les adeudaba, pero la Guardia Civil lo impidió y el caso acabó en los tribunales. La causa sigue ahí por incomparecencias de los acusados, entre ellos el propio Pasini. "Tuve problemas con ellos, pero no emprendí acciones legales porque habría supuesto gastar solo dinero en abogados para no llegar a nada. Les da igual la justicia", ha contado el piloto desde Italia para el citado medio, que agrega: "Me deben mucho dinero. Para terminar aquel Mundial tuvimos que recurrir al equipo de Luthi, que saldó casi toda la deuda con la Aprilia de Toth". "Es gente que no debería estar en este deporte. Le dejaron a deber el dinero a todos los mecánicos, también a mi jefe de mecánicos", ha finalizado.

Héctor Barberá fue subcampeón del mundo en 125cc (2004) y 250cc (2009). A lo largo de su carrera protagonizó numeros episodios extradeportivos que, a la postre, le privaron de seguir compitiendo en escenarios notorios. Varias denuncias por conducir ebrio al volante son algunas de ellas. También fue arrestado por agredir a su pareja. Este último hecho le acarreó seis meses de cárcel que conmutó por trabajos sociales. De momento, este es el último capítulo de una historia rocambolesca que, termine como termine, no tiene visos de hacerlo bien.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios