EL LADO PERSONAL DEL TERCER PORTERO

El hechizo de Luca Zidane o por qué le vacilan con 'Folleti' en el Real Madrid

El Luca persona es un chico familiar y querido en el vestuario del Real Madrid y el Castilla. Al que sus compañeros vacilan por presumido y con fama de guaperas

Foto: Luca Zidane en una imagen de su Instagram.
Luca Zidane en una imagen de su Instagram.

Luca Zidane Fernández tiene revolucionado el patio futbolístico y social. Posiblemente es el portero que más compite en fans con el rubio alemán Loris Karius. El encanto está en unos ojos de color verdes con una mirada que hechiza. Tiene el pelo castaño. Es el atractivo de Luca, el segundo hijo del entrenador del Real Madrid, que provoca fascinación cada vez que publica una fotografía en su cuenta de Instagram. La única red social que tiene activa. Rechaza twitter y Facebook. “Es una copia de Zidane”, comentanlos que le conviven habitualmente con él y destacan una personalidad entrañable y el físico de un 'cachas'. Un chico de 20 años que llama la atención por su belleza y tranquilidad. En este salto a la fama le toca soportar la descalificación. Por ser el 'enchufado' al que su padre le ha dado la posibilidad de jugar ya dos partidos de titular con el primer equipo del Real Madrid. “Yo cuando juego soy Luca, no Zidane”, matiza el que hoy es tercer portero del Madrid.

El consejo de su padre es que se olvide de las ofensas y siga con la carrera que empezó cuando entró con seis años en la cantera del Real Madrid como prebenjamín en 2004. “Luca está aquí méritos propios”, dice el entrenador y patriarca de una familia que se defiende con uñas y dientes y, que en el caso particular de Luca, recuerdan lo duro que trabaja, las dos lesiones en los hombros que ha sufrido –en 2017 fue operado en una clínica de Lyon de una fractura en el derecho– y el éxito conseguido en 2015 con Francia cuando se proclamó campeón de la Eurocopa sub-15 y fue el portero menos goleado.

El Luca persona es un chico familiar y querido en el vestuario del Real Madrid y el Castilla. Al que sus compañeros vacilan cuando publica autorretratos en Instagram porque tiene fama de guaperas. Algunos no lo ocultan. ‘Folleti bro’ le respondió Alejandro Martín –central del Castilla– en una foto en la que aparece Luca con gesto seductor para anunciar el día de partido en Valencia. ‘Métele algún filtro’ le contesta con guasa Dani Carvajal. Es la fama del tercer portero del Real Madrid e hijo de Zidane. La de un chaval presumido y coqueto. No confundir con vanidoso porque le califican de modesto, humilde y generoso. Entre los compañeros hay bromas por esa atracción que produce entre las fans.

Familia, novia y colección de zapatillas

Desde hace más de dos años tiene novia. Charlotte de Froment, una chica de Burdeos con la que ha compartido alguna que otra foto en las redes sociales. Luca se considera un chico tímido, normal, familiar y amante del deporte. "En casa estamos todo el rato hablando de fútbol", comenta. Se siente a gusto con unos vaqueros, camiseta y tiene una amplia colección de zapatillas. Ya ha hecho alguna campaña de publicidad para marcas de ropa sport y juvenil. Sus primeros pinitos como modelo.

Fuera del fútbol le gusta practicar el pádel, tenis y baloncesto. Veranea en Ibiza y Formentera, donde disfruta de otra de sus pasiones: la moto de agua y el esquí acuático junto a sus amigos y, sobre todo, con sus hermanos: Enzo, Theo y Elyaz. Son una ´piña’. Una familia muy unida y que cuida con celo su intimidad. Un grupo inseparable en el que hay una reina: Véronique, la madre.

Luca Zidane Fernández es un apasionado del fútbol que se quitó el apellido Zidane, para quedarse como Fernández, en las fichas de la cantera. Había que evitar esos comentarios que podían tener maldad. Hoy es, irremediablemente, Luca Zidane. El niño que nació el 13 de mayo de 1998 en Marsella porque a su padre le hacía ilusión que su segundo hijo fuera de su misma ciudad. Enzo el mayor, había nacido en Burdeos.

Enzo –cuatro años mayor– fue el que le convenció de ponerse en la portería para tener a quien chutarle. Una familia que hoy toma, todavía, más precauciones por el protagonismo que está adquiriendo Luca después de debutar en el Bernabéu y acaparar debates mediáticos. Ya sufrió en su estreno contra el Villarreal y se llevó una sorpresa cuando su padre se marchó después de ganar la tercera Champions consecutiva. Se declara un incondicional de Cristiano Ronaldo. Un compañero respetado y admirado dentro del vestuario y con fama de presumido. Al que se le hace extraño seguir hablando de fútbol con su padre cuando están juntos en casa.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios