increíble suceso que le hace abandonar

Roban la moto a Héctor Barberá: no puede correr en Motorland y deja el Mundial

Pesadilla de Héctor Barberá en casa, en Motorland, cuando este domingo ha amanecido sin la Yamaha con la que había logrado un cuarto lugar en el Muindial de SSP

Foto: Héctor Barberá en una foto de hace dos temporadas. (EFE)
Héctor Barberá en una foto de hace dos temporadas. (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

Héctor Barberá no correrá por un tiempo. Ha dicho basta después de un suceso tan indignante como increíble: le han robado su moto, que estaba en el box, en la noche del sábado al domingo. Lo triste es que su Yamaha ha desaparecido en casa, en Motorland Aragón y la Guardia Civil y está detrás del caso.

[Joaquín Caparrós tiene leucemia crónica]

Barberá, cuarto en la general del Mundial de Supersport, había logrado participar en el campeonato gracias al equipo Toth, que le hizo un hueco a pesar de tener problemas financieros que le habían causado, entre otros inconvenientes, salir a pista en Alcañiz con un motor con más kilómetros de los recomendados (1.600 por los 1.500 en los que debería haber reemplazado el propulsor). Su propia seguridad estaba en juego, aunque la clasificación general animase al valenciano y a su escuadra húngara a continuar con la aventura.

"Hasta aquí hemos llegado"

Con ello, Héctor ha redactado este mediodía de domingo un comunicado en el que explicaba con detalles lo sucedido y por qué abandonaba el mundial en el que se estaba mostrando tan competitivo:

"Hasta aquí hemos llegado. Por mi seguridad y por la seguridad de los demás pilotos hoy no podré salir a la carrera, no tenemos medios, y lo que empezó como un sueño acaba como una pesadilla. Los problemas de impagos y de cumplimiento del acuerdo entre el que tenía que ser nuestro patrocinador principal y el equipo hacen que esta aventura en SSP termine hoy, en casa, en una carrera que me hacía especial ilusión, sin que ni siquiera la pueda correr.

Ver esta publicación en Instagram

#keepworking

Una publicación compartida de Héctor Barberá (@hectorbarbera8) el

Empezamos este proyecto con mucha ilusión, estrenando todo el material en Australia y sin entrenar, con una moto prácticamente de calle y aún así, con lo mínimo imprescindible en la parte técnica, conseguimos acabar cuartos. Después de esa carrera comenzaron los problemas financieros y eso hizo que tuviese que disputar la carrera de Tailandia sin apenas recambio y con un motor con demasiados kilómetros. Aquí la situación es la misma, pero ya no podemos estirar más lo que tenemos, y por responsabilidad no debo ni salir a pista.

Estoy cuarto del campeonato, y creo que con un material normal podría haber sido muy competitivo y haber cumplido mi objetivo para este año, que sobre todo era disfrutar y volver a sentirme piloto. También el equipo tenía esa ilusión, desde el dueño hasta el último mecánico. Me da mucha rabia, porque me siento muy bien y estoy trabajando como nunca. Pero no me voy a rendir y voy a seguir entrenando para estar preparado por si surge alguna posibilidad de seguir con lo que más quiero, que es pilotar.

La rabia e impotencia de Barberá

Siento mucha rabia e impotencia, en la tercera carrera con estos medios y después de estar CUARTOS en la clasificación general, no nos queda otra que aceptar esta situación y seguir peleando como he hecho en estos años.

Lo siento en el alma por todo el mundo que ha venido a ver las carreras y no podré estar en pista, por todos mis seguidores, y por toda la gente que siempre me está apoyando".

Ver esta publicación en Instagram

Hasta aquí hemos llegado. Por mi seguridad y por la seguridad de los demás pilotos hoy no podré salir a la carrera, no tenemos medios. y lo que empezó como un sueño acaba como una pesadilla. Los problemas de impagos y de cumplimiento del acuerdo entre el que tenía que ser nuestro patrocinador principal y el equipo hacen que esta aventura en SSP termine hoy, en casa, en una carrera que me hacía especial ilusión, sin que ni siquiera pueda correr la carrera. Empezamos este proyecto con mucha ilusión, estrenando todo el material en Australia y sin entrenar, con una moto prácticamente de calle y aún así, con lo mínimo imprescindible en la parte técnica conseguimos acabar cuartos. Después de esa carrera comenzaron los problemas financieros y eso hizo que tuviese que disputar la carrera de Tailandia sin apenas recambio y con un motor con demasiados kilómetros. Aquí la situación es la misma, pero ya no podemos estirar más lo que tenemos, y por responsabilidad no debo ni salir a pista. Estoy cuarto del campeonato, y creo que con un material normal podría haber sido muy competitivo y haber cumplido mi objetivo para este año, que sobre todo era disfrutar y volver a sentirme piloto. También el equipo tenía esa ilusión, desde el dueño hasta el último mecánico. Me da mucha rabia, porque me siento muy bien y estoy trabajando como nunca. Pero no me voy a rendir y voy a seguir entrenando para estar preparado por si surge alguna posibilidad de seguir con lo que más quiero, que es pilotar. Siento mucha rabia e impotencia, en la tercera carrera con estos medios y después de estar CUARTOS en la clasificación general, no nos queda otra que aceptar esta situación y seguir peleando como he hecho en estos años. Lo siento en el alma por todo el mundo que ha venido a ver las carreras y no podré estar en pista, por todos mis seguidores, y por toda la gente que siempre me está apoyando.

Una publicación compartida de Héctor Barberá (@hectorbarbera8) el

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios