El otro medallero de los Juegos Olímpicos: ¿y si nos fijamos en la riqueza o la población?
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
Rendimiento en términos relativos

El otro medallero de los Juegos Olímpicos: ¿y si nos fijamos en la riqueza o la población?

Estados Unidos y China reinan en el medallero, pero la clasificación da un vuelco si se cruza el número de metales con indicadores económicos y demográficos

placeholder Foto: La bahameña Shaunae Miller-Uibo celebra su medalla de oro en 400 metros. (EFE)
La bahameña Shaunae Miller-Uibo celebra su medalla de oro en 400 metros. (EFE)

Los Juegos Olímpicos de Tokio llegan a su fin con Estados Unidos como gran dominador en el medallero. La noticia llega porque el país norteamericano ha conseguido esa primera plaza en la última jornada, pues el liderato ha estado casi desde el principio de la competición en poder de China. Desde que se disolvió la Unión Soviética, solo en dos ocasiones EEUU no se ha impuesto en lo más alto de la tabla: en Barcelona 92, cuando los atletas eslavos compitieron, todavía agrupados, bajo la denominación de Equipo Unificado (EUN); y en Pekín 08, cuando el gigante asiático demostró su hegemonía deportiva en casa.

La ley del anfitrión también ha sonreído en esta ocasión a Japón, que ha acabado tercero, con 27 preseas de oro, 14 de plata y 17 de bronce. 58, en total. Reino Unido, que aún mantiene el 'efecto arrastre' de Londres 2012, ocupa la cuarta plaza, con 22 oros, 21 platas y 23 bronces, mientras que el Comité Olímpico ruso (ROC) es quinto, con 71 metales (20 oros, 28 platas y 32 bronces); por detrás se encuentra Australia, que suma 17 oros, siete platas y 22 bronces.

Foto: El equipo italiano de esgrima celebra su medalla de plata en Tokio 2020. (EFE)

¿Qué pasaría si se añadieran otras variables a la clasificación? Por ejemplo, ¿cómo quedaría si se ordenara por la cantidad de recursos económicos de cada país? ¿Cuáles tienen más atletas laureados en proporción a sus habitantes? Ya no es ninguna sorpresa para nadie ver arriba en el medallero a Cuba, una potencia consagrada en el atletismo; ni a Jamaica, cuna de los mejores velocistas del planeta, pero hay otras naciones que pasan más desapercibidas y cuyos méritos deportivos merecen mención aparte.

Países caribeños y antiguas repúblicas soviéticas

Con una población de apenas 33.938 habitantes y un producto interior bruto (PIB) de 1.655.000.000 dólares, San Marino ha conseguido las medallas 'más baratas' en Tokio, además de las primeras de su historia. De los cinco atletas que el pequeño país transalpino llevó a Tokio, tres se vuelven con un metal bajo el brazo: la tiradora Alessandra Perilli, bronce en la modalidad de foso olímpico; Gian Marco Berti, su compañero en la final de tiro mixto, en la que cayeron frente a España; y Myles Amine, tercer puesto en lucha libre (-86 kilos).

Si se exceptúa al Comité Olímpico Sanmarinense, los países caribeños serían los reyes del medallero en proporción inversa a la riqueza de cada país. El bronce conseguido por Kirani James en 400 metros para Granada sale a 91,81 por cada 100.000 millones de dólares del PIB, mientras que las nueve medallas de Jamaica (cuatro de oro, una de plata y cuatro de bronce) supondrían una ratio de 65,16. En los puestos de cabeza también aparecen Bermudas (13,36), que ha conseguido la primera medalla de oro en su historia gracias a la gesta de Flora Duffy en triatlón; y Bahamas, que puede presumir de oro en las categorías masculina y femenina de 400 metros (ratio de 17,78 medallas).

Asimismo, las antiguas repúblicas soviéticas son ejemplos de éxito en términos relativos. Las ocho medallas conseguidas por Georgia —que llegó a Tokio con una escasa delegación de 35 deportistas, la mayoría especialistas en halterofilia y deportes de contacto— equivalen a 50,34 por cada 100.000 millones de dólares. Un caso parecido es el de Kirguistán (ratio de 38,78), que se ha hecho con dos medallas en lucha libre y una en lucha grecorromana. Por su parte, Armenia ha acabado con cuatro (31,63): en halterofilia, lucha grecorromana, boxeo y salto de potro.

Como es habitual, no faltan en esta lista los países con los mejores corredores de larga distancia. Kenia se ha hecho con 10 preseas (10,12 por cada 100.000 millones de PIB); y Etiopía, con cuatro (3,78). Namibia tiene una plata, la de Christine Mboma en 200 metros (9,35); y Uganda se va de Japón con cuatro metales (10,70): los oros de Joshua Cheptegei en 5.000 metros y Peruth Chemutai en 3.000 obstáculos; la plata, también de Cheptegei en 10.000; y el bronce de Jacob Kiplimo en 10.000. Burkina Faso —bronce en triple salto masculino— y Túnez —oro en 400 libres de natación y taekwondo de -58 kilos— son otros de los países africanos que mejor aprovechan sus recursos (ratios de 5,76 y 5,1, respectivamente).

San Marino, la gran revelación de Tokio 2020

San Marino vuelve a aparecer en el primer puesto del medallero si se filtra por población. No en vano, es el país más pequeño de la historia que ha conseguido una medalla olímpica. Le ha arrebatado dicha estadística a Bermudas, que en cualquier caso tiene la mejor proporción de oros por cada millón de habitantes. Granada, Bahamas, Jamaica y Georgia repiten en esta tabla.

En cambio, hay otros Estados con un importante PIB, pero cuya población es pequeña en comparación a su cosecha de medallas. Es el caso de Nueva Zelanda, que ha conseguido 20 medallas en Tokio (siete de oro, seis de plata y siete de bronce), 3,93 por cada millón de habitantes. O el de Australia, que cuenta 1,79 por cada millón de habitantes. La delegación australiana ha sido sexta en el medallero (sin incluir variable alguna), con 17 oros, siete platas y 22 bronces. Su población es casi la mitad que la española.

Entre los que tradicionalmente copan el listado de medallas por habitantes están los países balcánicos. Croacia se marcha de la capital japonesa con ocho metales (tres de oro, tres de plata y dos de bronce), lo que hace una proporción de 1,98 por cada millón de habitantes. Eslovenia, que cuenta con una población equivalente a la de la provincia de Sevilla, se ha hecho con cinco (tres oros, una plata y un bronce). Delegaciones europeas como las de Países Bajos (2,06 por cada millón), Hungría (2,05), Dinamarca (1,89), Suiza (1,51) y Estonia (1,5) tienen puestos destacables en la clasificación.

En el lado opuesto está India, que pese a ser el segundo país más poblado del mundo apenas ha conseguido siete medallas: el oro de Chopra en jabalina, las platas de Mirabai Chanu Saikhom en halterofilia y Kumar Ravi en lucha; y los bronces de Pusarla Sndhu en bádminton y Lovlina Borgohain en boxeo. Nigeria es el segundo país por la cola, con solo dos medallas (en salto de longitud femenino y lucha libre femenina); seguido de Indonesia (un oro y un bronce en bádminton y una plata y dos bronces en halterofilia); y Argentina que logra tres medallas en los Juegos con una población ligeramente inferior a la de España.

Juegos Olímpicos Noadex
El redactor recomienda