ESTÁ LLAMADO A SER UNA FIGURA DEL DEPORTE

Adrián Otaegui y un tropiezo que no esconde por qué es una promesa del golf español

El español no supo aprovechar una gran oportunidad en el Tshwane Open para superar su mejor puesto en un torneo, la sexta posición. Pero su error no oculta que está llamado a grandes éxitos

Foto: Adrián Otaegui, una de las grandes promesas del golf mundial.
Adrián Otaegui, una de las grandes promesas del golf mundial.
Autor
Tiempo de lectura3 min

El joven Adrián Otaegui desaprovechaba este pasado domingo en el Tshwane Open, en tierras sudafricanas, una buena oportunidad para superar al menos su mejor registro en un torneo de circuito europeo, igualando tan solo el sexto puesto obtenido hace poco menos de un año en el NH Collection de La Reserva. Iniciaba la ronda decisiva en primera posición, empatado con otros cinco jugadores, y terminaba en el sexto puesto tras un desangelado y errático final de vuelta, tras mantenerse arriba y con todas las opciones hasta el hoyo 13 del Pretoria Country Club.

Sin embargo, el fondo de la cuestión con este vasco de 22 años, a quien todavía debemos considerar como una gran promesa del golf español, es tan revelador como halagüeño. Por muchos y variados motivos. De entrada, merced a cuatro sólidos puestos entre los 25 primeros, dos top-ten incluidos, anda en 2015 situado dentro del exclusivo club de los sesenta primeros de la Race to Dubai (puesto 57º), situación que a estas alturas no tiene demasiada trascendencia, pero que indudablemente marca una tendencia Sí es más relevante que, todavía en marzo, Otaegui haya sumado ya casi la mitad de los euros necesarios (más de cien mil) que se estiman imprescindibles para mantener los derechos de juego. 

Además hay un buen puñado de estadísticas que llaman poderosamente la atención comparadas con el año 2014, aunque los datos haya que tomarlos con prudencia, pues se están cotejando cifras que corresponden a sólo siete torneos frente a las de una temporada completa. Sin embargo, y con la debida cautela (insistimos), resulta prometedor que la media de golpes por vuelta sea en 2015 de 70,21 frente a los 71,52 de 2014. Una mejora de más de un golpe por vuelta es algo así como la misma vida en el golf profesional de élite. Al fin y al cabo, ésta es la 'estadística madre', la más importante, pues es la que indica en este caso cómo se las arregla el jugador para hacer menos, que es de lo que se trata.

Si metemos algo más el bisturí comprobamos también que Adrián va ligeramente más largo desde el tee (seis yardas más de un año a otro) y, desde luego, coge muchos más greenes en regulación (1,5 greenes más por vuelta) y arroja mejores porcentajes en las recuperaciones alrededor de green (54,5 por ciento en 2015, frente al 50,9 de 2014). Sus datos con el putter en la mano andan muy parejos y tan solo pierde respecto a 2014 en seguridad desde el tee (aquel año terminó 7º en esta estadística con un magnífico porcentaje del 74 por ciento de calles cogidas), si bien en 2015 también arroja unos números sobresalientes en esta parcela (un 67,9 por ciento que lo sitúan de momento en el puesto 21º en esta estadística).

Dicho de otro modo. Sigue creciendo. Algo que sin duda cabe esperar de un profesional tan joven, pero que en ningún caso hay que dar por hecho. En este sentido cabe recordar algo que se ha comentado aquí en numerosas ocasiones y que tiene que ver con el deseo, la voluntad y la éitca de trabajo:  de todo ello anda Otaegui sobrado, anclado como está en el fondo y en las formas a un modelo inmejorable, que es el de José María Olazábal.

Más noticias en Ten-golf.es:

Jordan Spieth es capaz de ganar recuperando desde el sofá de su casa

El approach más peculiar del golf profesional en cuatro imágenes

Golf

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios