el atacante marcó un gol histórico a italia

Bryan Ruiz, la estrella de 'Los nietos del abuelo' que alumbró Costa Rica desde Brasil

Un gol inolvidable ante la poderosa Italia. Bryan Ruiz, el jugador que aprendió a jugar en el club de barrio que fundó su abuelo, hizo historia para Costa Rica

Foto: Bryan Ruiz celebra el histórico gol marcado a Italia (Reuters)
Bryan Ruiz celebra el histórico gol marcado a Italia (Reuters)

Costa Rica se echó a la calle. En las siete provincias del país se celebró el triunfo más importante de la historia de la ‘Sele’. El equipo nacional centroamericano firmó su página más brillante gracias a un gol marcado por Bryan Ruiz, el chico que se formó en el centro de Costa Rica en un pequeño equipo que fundó su abuelo. “Siempre lo he considerado como un papá”, ha comentado más de una vez el héroe de la nación de la ‘pura vida’.

Casado hace unas pocas semanas, Bryan marcó el gol de su vida. En el Mundial de Italia 90, los ticos alcanzaron su mayor éxito hasta la fecha. Era su estreno en un Mundial y se clasificaron para disputar los octavos de final. Un gol del ahora atacante del PSV Eindhoven igualó aquella hazaña, precisamente ante el combinado transalpino. O la superó, pues ganar a Uruguay e Italia era algo inimaginable para cualquier costarricense.

Aquel niño que con tan sólo un año paseaba con Rubén, su abuelo materno, con un balón por las calles de Alajuelita, con 28 y tras ocho temporadas en el fútbol europeo, pasó a convertirse poco menos que en héroe nacional con un cabezazo que quedará en la historia de su país. En aquellos paseos con el que siempre consideró como su padre, comenzó a forjarse la figura que es hoy.

Y es que Bryan tuvo una infancia de lo más complicada. Su padre abandonó a la familia y con pocos años tuvo que hacer las veces de padre con sus hermanos, Yendrick, Rolbil y Anthony. Además, tuvo que sufrir el fallecimiento de su hermana días después de que la madre diera a luz. Este luctuoso hecho, junto a la ausencia del padre, forjaron el carácter de un luchador que nunca se rinde.

La familia salió adelante al amparo del abuelo Rubén, que con lo que ganaba con un taxi mantenía a flote a su hija y los niños. Y Bryan creció a su lado, siempre con un balón como compañero. A todas partes le acompañaba. Era obvio que el atacante de Costa Rica tenía marcado en su destino que el fútbol sería su vida.

A los siete años se integró en el primer equipo de su vida. Un equipo formado por el abuelo Rubén… Éste, que tenía ocho nietos, decidió ‘fundar’ un club en el que pudieran estar integrados todos ellos, además de algún chaval más del barrio. A la hora de bautizar al equipo, no tuvo dudas: ‘Los nietos del abuelo’… Y en ese equipo estuvo Bryan durante cinco años, hasta que pasados los 10 lo del fútbol comenzó a convertirse en una cosa seria. Aquel niño que se enfrentaba a las 'Abejitas Maya de Tibás' o cualquier equipo de críos apuntaba a futbolista de verdad.

El abuelo era, y es, fan del Deportivo Saprissa, pero cuando llamó a su puerta para que examinaran a su nieto no le hicieron caso. Ruben torció el gesto porque el sueño se desvanecía, pero cuando Bryan cumplió los 13, el gran rival sí le aceptó en su escuela. Se integró, aunque al abuelo no le hizo gracia, en la Liga Deportiva Alajuelense y fue allí donde germinó de verdad el futbolista que es hoy.

En el club asentado en el valle central del país, el destino de Bryan bien pudo torcerse, pues a los 16 años se topó con un entrenador que no confió en él. Estuvo cerca de arrojar la toalla, hasta que un técnico del club llamado Enrique Vásquez le retó a realizar el ‘examen’ que marcaría su carrera. Le animó a entrenarse con el primer equipo para poner a prueba su talento. Brayn ganó claramente el envite…

Llegó al primer equipo y durante tres temporadas, su juego y sus goles fueron el mejor pasaporte para cruzar el charco y cumplir el sueño de cualquier futbolista de América. Ficha por el Gent (Bélgica) en 2006 y tres años después salta a la Eredivisie de Holanda para integrar la plantilla del Twente. Recibe llamadas de España, pero no se concreta nada. En 2011 aterriza en el Fulhan de la Premier y a principios de este año vuelve a Holanda al ser fichado por el PSV Eindhoven.

Bryan Ruiz ya tiene un lugar en la historia del fútbol tico. Aquel niño que un día se cansó de preguntar por el paradero de su padre, ha colocado a Costa Rica en primera línea en este Mundial. Tipo muy querido en su país por su buen talante, el atacante ha dado un motivo más al pueblo costarricense para que le aprecie todavía más. Muchas aportaciones benéficas no salen a la luz porque Bryan no quiere. Prefiere pasar inadvertido. Justo lo que no consiguió con un histórico gol...

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios