Es noticia
Menú
El Real Madrid, como Rafa Nadal: a cerrar la Liga en el primer 'match ball' de la temporada
  1. Deportes
  2. Fútbol
CON UN PUNTO, ES CAMPEÓN DE LIGA

El Real Madrid, como Rafa Nadal: a cerrar la Liga en el primer 'match ball' de la temporada

El conjunto blanco solo necesita un empate para ser campeón de Liga, algo que Ancelotti quiere cerrar cuanto antes: no quiere despistes y quiere sellar el título este mismo sábado

Foto: El Madrid, a un punto de ser campeón. (EFE/Jesús Diges)
El Madrid, a un punto de ser campeón. (EFE/Jesús Diges)

El Real Madrid está a un paso de ser el nuevo campeón de liga. El equipo blanco, después de una temporada brillante, solo necesita un punto en los cinco partidos que le quedan para cantar el alirón y el primer 'match ball' con el que cuenta es frente al Espanyol. Los de Carlo Ancelotti saben que, empatando en casa ante los 'pericos', levantarán el trofeo que les acredita como campeones... pero la cabeza de los jugadores y las bajas podrían jugarles una mala pasada en el Bernabéu.

El líder de la Liga está haciendo una temporada que, de momento, puede ser calificada como de notable alto: con el título de la Supercopa de España ya en sus vitrinas y el torneo doméstico prácticamente en el bolsillo -pues solo es cuestión de tiempo saber cuándo la ganará-, la Champions se antoja como el principal frente abierto para el equipo presidido por Florentino Pérez. Por esa razón, y por las notables ausencias con las que cuenta el equipo, las rotaciones estarán a la orden el día este sábado.

Foto: Marcelo sonríe antes de un partido del Real Madrid. (Reuters/Susana Vera)

Así, curiosamente, los jugadores menos habituales podrían ser los encargados de dar la estocada definitiva al campeonato y conseguir el título frente a su afición. Muchos se preguntaban hace algunas jornadas cuándo sería mejor que el Madrid cantará el alirón, ante el temor de que una celebración entre las dos semifinales de la Champions le hiciera al equipo perder el foco de la competición europea. Pero Ancelotti zanjó el debate con una frase cargada de sabiduría y de intenciones.

"Los grandes tenistas ganan sus partidos en el primer 'match ball' que tienen". Casi nada. Es, sin duda, un aviso a navegantes de lo que espera frente al Espanyol: que su equipo no haga cuentas extrañas y cierre la Liga cuanto antes. De hecho, está convencido de que ganar el título no solo no despistará a su plantilla, sino que servirá de acicate en busca de la (pen)última remontada de la temporada. Está seguro de que levantar el título será el empujón que necesita el equipo ante el City.

Es cierto que no ha tenido demasiada resistencia por parte de sus principales rivales, pero no es menos verdad que buena parte de la culpa la tiene la apisonadora en la que se ha convertido el equipo de Ancelotti. El Madrid sabe que ha llegado la hora de la verdad, el momento de no fallar y demostrar que la Liga tiene nombre y apellido. Sin embargo, deportivamente, serán de la partida varios jugadores suplentes y muchos de ellos solo cuentan con un puñado de minutos en sus piernas.

Ancelotti: "Si tenemos que celebrar, lo vamos a hacer"

El principal problema del Madrid está en la defensa, donde cuenta con numerosas bajas. Nacho y Militao son baja por acumulación de tarjetas, a los que hay que sumar la lesión de Alaba y las dudas con Mendy. Entre las ausencias y la necesidad de no forzar a tocados para tenerlos disponibles para ir al partido de Champions, Ancelotti deberá de formar una defensa inédita que podría estar formada por Lucas Vázquez, Marcelo, Vallejo y Gila o Casemiro en su lugar.

En el medio del campo, Ancelotti confirmó que tanto Ceballos como Camavinga serán titulares, muy probablemente escudados por Kroos o Modric en la medular. Por último, el técnico italiano confirmó que entre Benzema y Vinicius seguro que jugará uno de los dos, posiblemente con Marco Asensio como uno de los acompañantes fijos. La duda entre Mariano e Isco será la que complemente el tercer miembro del tridente de ataque.

Con un simple empate, el Madrid podrá cantar el alirón de una Liga muy merecida, la segunda en las últimas tres temporadas -el año pasado se quedó a un gol de ser campeón- y con la posibilidad de confirmar que su temporada es de muchos quilates. Y qué mayor alegría para el Madrid que lograr un título muy deseado antes de la última gran final que le queda en el Santiago Bernabéu… y, de paso, 'provocar' un recordado pasillo en el Metropolitano. Pero eso, ya es harina de otro costal.

El Real Madrid está a un paso de ser el nuevo campeón de liga. El equipo blanco, después de una temporada brillante, solo necesita un punto en los cinco partidos que le quedan para cantar el alirón y el primer 'match ball' con el que cuenta es frente al Espanyol. Los de Carlo Ancelotti saben que, empatando en casa ante los 'pericos', levantarán el trofeo que les acredita como campeones... pero la cabeza de los jugadores y las bajas podrían jugarles una mala pasada en el Bernabéu.

Real Madrid Santiago Bernabéu
El redactor recomienda