El Madrid se desespera ante el Villarreal en un partido gris de los de Ancelotti (0-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Primer empate del curso

El Madrid se desespera ante el Villarreal en un partido gris de los de Ancelotti (0-0)

El equipo de Emery le arrebató la pelota a un conjunto blanco que no pudo sacudirse del dominio visitante hasta la segunda parte. Courtois salvó al Madrid en varias ocasiones

Foto: Karim Benzeam falla una ocasión ante Gerónimo Rulli. (Reuters)
Karim Benzeam falla una ocasión ante Gerónimo Rulli. (Reuters)

El Real Madrid, impotente y frustrado, perdió los primeros puntos de la temporada en un encuentro en el que siempre fue a remolque de su rival, el Villarreal de Unai Emery. El conjunto valenciano le robó la pelota a los blancos hasta controlar el ritmo del encuentro y desquiciar a los pupilos de Carlo Ancelotti. Thibaut Courtois, pilar defensivo, fue el más destacado del Real Madrid en una noche difícil en defensa que el técnico italiano no pudo maquillar hasta el segundo tiempo. Allí, con la entrada de Camavinga para reforzar el centro del campo y las indicaciones a los suyos de ser más agresivos en la presión alta y seguros con la pelota, el Madrid mejoró, pero fue insuficiente para lograr un gol que se le resistió durante los más de 90 minutos.

placeholder Karim Benzema se lamenta tras fallar una ocasión de gol. (EFE)
Karim Benzema se lamenta tras fallar una ocasión de gol. (EFE)

Siempre sometido por el ritmo parsimonioso del conjunto valenciano y por el dominio del balón y la situación, el equipo de Carlo Ancelotti se quedó sin respuesta en el primer tiempo. Y es que el Villarreal saltó valiente y con mucha personalidad, sabedor de que este Madrid es una máquina de hacer goles y que la mejor forma de detenerlo es robarle la pelota. Pues dicho y hecho. Con una salida de balón calculada al milímetro, el cuadro 'groguet' la sacaba con cautela, precisión y verticalidad. El Real Madrid, sorprendido por el potente inicio visitante, nunca llegaba a la presión alta y dudaba en acosar al rival con determinación.

El Villarreal encontraba al hombre libre, explotaba la espalda y los costados de Casemiro y Marco Asensio mediante pases a Coquelin, Parejo y Capoué y hacía correr hacia atrás a los pupilos de Carlo Ancelotti. Con dos balas en ambos costados (Yéremi Pino y Danjuma) frente a dos laterales improvisados (Federico Valverde y Nacho Fernández), el Madrid temblaba en fase defensiva. Sin poder controlar el planteamiento de su rival ni de sacudirle al contragolpe a pesar de buscar la conexión Benzema-Vinícius en largo.

placeholder Casemiro fue uno de los puntos débiles en la primera parte. (EFE)
Casemiro fue uno de los puntos débiles en la primera parte. (EFE)

Danjuma protagonizó la primera ocasión clara del encuentro cuando atacó al espacio, colocó la pelota pegada al palo y una mano contundente de Courtois apareció para decirle que por ahí no era. Los de Emery ya habían lanzado el primer aviso, pero el Madrid no lograba coordinarse en tareas defensivas ni intimidar en ataque. Probó Benzema con un disparo blando que se marchó desviado y luego Rodrygo con un centro envenenado que Rulli cortó de raiz mandándolo a saque de esquina.

Ancelotti levantaba la ceja en señal de desaprobación, Casemiro abroncaba a Rodrygo por una pérdida en banda que pilló al Madrid a contrapié y el Villarreal disfrutaba. Se olía el gol ‘groguet’, pero no llegaba. En esas, Nacho Fernández se plantó en la frontal del área y condujo con determinación hasta toparse con una mole llamada Raúl Albiol que lo derribó dentro del área. Gil Manzano, de infausto recuerdo rojiblanco la pasada jornada, no señaló penalti y el Santiago Bernabéu se le echó encima en una acción muy polémica.

placeholder Ancelotti protestó el posible penalti a Nacho Fernández. (Reuters)
Ancelotti protestó el posible penalti a Nacho Fernández. (Reuters)

El Villarreal seguía dominando el partido y Danjuma, haciendo sufrir a Valverde. Otra vez el jugador neerlandés puso contra las cuerdas a la defensa blanca, pero el Madrid se libró por poco del 0-1. El partido se enfiló al descanso con la sensación de que la superioridad del Villarreal no se había plasmado en el marcador y de que Ancelotti iba a tener que tocar varias piezas para igualar a su rival. A la vuelta de vestuarios, Camavinga sustituyó a Rodrygo. El técnico blanco blindó el centro del campo, mandó a su equipo arriba con más agresividad y coordinación y frenó el dominio del Villarreal.

El Madrid recuperó el control de la pelota y tuvo la primera ocasión seria del segundo tiempo. En una falta lateral botada por un tímido Asensio, Militao se adelantó a su marca para conectar un potente cabezazo a bocajarro que se fue fuera por muy poco. Contestó el Villarreal con un contragolpe al que Danjuma no pudo poner la guinda del gol. Y acto seguido, otra de los de Emery. Alcácer trazó el desmarque, solo Nacho siguió a su par y el '9' del Villarreal la cruzó sin suerte frente a Courtois.

placeholder Modric volvió a tratar de hacer de Kroos y de él mismo. (Reuters)
Modric volvió a tratar de hacer de Kroos y de él mismo. (Reuters)

Entonces, el partido entró en una nueva fase. Los arreones locales se diluyeron y el choque se anestesió. Ansioso de desborde individual, Ancelotti fue a buscar al Eden Hazard que fichó el Real Madrid. Un futbolista determinante al que conviene más buscarlo en la memoria que en el campo, puesto que en los 21 minutos que disputó no realizó ningún regate con éxito. Puestos a recuperar jugadores, llegó el turno de Isco Alarcón. El de Arroyo de la Miel gozó de un cabezazo para inclinar el encuentro que Rulli despejaría con una intervención salvadora. El Madrid arrinconó al Villarreal en el tramo final con más corazón que cabeza sin dar con la senda del gol.

Real Madrid Carlo Ancelotti Villarreal CF