Zidane tiene razón, Karim Benzema "es la hostia" y por fin el aficionado se lo reconoce
  1. Deportes
  2. Fútbol
Tercer máximo goleador de LaLiga

Zidane tiene razón, Karim Benzema "es la hostia" y por fin el aficionado se lo reconoce

El delantero francés fue el mejor jugador del partido en Vigo tras anotar un doblete y poner en bandeja de plata el 1-3 a Marco Asensio con una asistencia

placeholder Foto: Karim Benzema celebra su gol ante la Atalanta. (Reuters)
Karim Benzema celebra su gol ante la Atalanta. (Reuters)

A Karim Benzema nunca le ha interesado acaparar las portadas. Ni concentrar los focos. Tampoco que coreasen su nombre en cada partido del Real Madrid. Ni siquiera que vistieran su camiseta. El punta francés, de talento selecto y mirada particular, siempre se dedicó a potenciar al Real Madrid al máximo en la sombra. Incluso cuando debía vaciar su zona para que luciese Cristiano Ronaldo, incluso cuando sacrificó parte de su legado personal para engordar las cifras del luso y dejar sus registros a un lado. Incluso cuando todo parecía abocado al fracaso tras la salida del portugués rumbo a la Juventus. Él siempre dio el paso adelante sin alardear, puesto que sentía la responsabilidad histórica de exhibir todo el talento que alberga. Y eso, ni más ni menos, es lo que ha hecho desde que le tocó asumir el peso de un ataque dependiente del francés. Porque cuando el resto, falla, Benzema da el do de pecho.

placeholder Karim Benzema tras anotar el primer gol de la tarde ante el Celta de Vigo. (EFE)
Karim Benzema tras anotar el primer gol de la tarde ante el Celta de Vigo. (EFE)

Ante el Celta de Vigo, Benzema volvió a maravillar con un doblete para ilustrar que lo suyo no se corresponde a un magnífico estado de forma cualquiera, sino a un jugador irrepetible que conserva en formol su hambre de títulos. Así, Karim fue clave de nuevo para tirar de liderazgo, sumar tres puntos vitales y mantener al club blanco inmerso en la ardua batalla por LaLiga. Después de tantos años supeditando el 'yo' al 'nosotros' (algo inverosímil en la mayoría de delanteros), el galo está recogiendo los frutos mediáticos después de una década de trabajo a destajo. Con el doblete en Balaídos, ya es el cuarto máximo goleador en la historia del Real Madrid en la Liga. Empata con Santilla con 186 goles y tan solo restan por delante Di Stéfano (216 goles), Raúl (228 goles) y Cristiano Ronaldo (311 goles).

Benzema está en el lugar histórico que merece

Le dedican portadas que antes iban dirigidas a otros. Le instalan en el espacio histórico que merece. Le elogian tanto como él se gana semana tras semana. No cabe duda de que es el mayor argumento ofensivo de un equipo que se agarra a su figura con el objetivo de aspirar a cotas para las que el resto de su ataque no está preparado. Tanto para la Copa de Europa como para la competición nacional. Karim, sin embargo, se niega a aceptar la realidad con un fútbol de fantasía y riega el césped con goles y jugadas de alta alcurnia. Es el culpable de aupar a la entidad hasta donde no llega en un momento muy complicado.

Foto: Karim Benzema celebra su doblete ante el Borussia Mönchengladbach. (Reuters)

El delantero blanco ya suma ocho goles en los últimos seis partidos. Y si miramos en el desempeño global de su temporada, acumula 25 goles y seis asistencias. O lo que es lo mismo, participa de manera directa en un tanto del conjunto capitalino cada 91 minutos. Es una cifra impresionante. Más cuando el francés ejerce como el faro de referencia de un ataque madridista al que le faltan tantas cosas pese a los intentos reseñables del galo y que, sin él, se desinfla frente al portero rival. Karim, que viste el '9' pero se mueve como un '10' y ocupa zonas de '11' no se siente cómodo al ligar su labor con las de un simple delantero centro. Eso no haría justicia a un futbolista cuya comprensión del juego le hace multiplicarse y extenderse a lo largo y ancho del terreno de juego.

En Vigo, como en el recital que dio entre semana ante la Atalanta en la Copa de Europa, Benzema unió los distintos puntos de su equipo hasta dotar de colmillo y de sentido cada fase ofensiva del Real Madrid. Benzema no encontró apenas socios para elevar el nivel amenazador del equipo de Zinédine Zidane, pero dio igual. Sí, Vinícius Júnior estiró a su equipo. Sí, Toni Kroos lo encontró hasta dos veces en el corazón del área para ponerle en bandeja dos asistencias precisas y adelantar al cuadro blanco, pero fue él el que transformó intenciones en realidades. Paradigma del delantero moderno, su sensibilidad fuera del área no está reñida con el olfato de depredador dentro de la misma.

placeholder Zinédine Zidane y Karim Benzema durante el derbi vivido en el Wanda Metropolitano. (Reuters)
Zinédine Zidane y Karim Benzema durante el derbi vivido en el Wanda Metropolitano. (Reuters)

"Haces bien en preguntarme por él porque es la hostia. Para la gente que le gusta el fútbol ver a Karim es un lujo porque disfrutamos de él y sus compañeros también. Hay que seguir porque Karim hace la diferencia y él sabe que sus compañeros son importantes”, afirmó rotundamente Zinédine Zidane en rueda de prensa tras finalizar el encuentro en tierras gallegas. La sentencia, que podría quedarse en un simple halago, va mucho más allá. Zidane, experto en la gestión de supercracks, recogió el guante de Karim de hace dos años cuando este aseguró: "Yo juego un fútbol para la gente a la que le gusta el fútbol, a la que le gusta ir al estadio para ver otra cosa". A veces, no hay nada como escuchar a los protagonistas.

Real Madrid Karim Benzema Cristiano Ronaldo Juventus FC Marco Asensio Vinicius Junior Rodrygo Isco Mariano Díaz Mejía Celta de Vigo Iago Aspas LaLiga