El delantero vuelve a disfrutar del fútbol

El muro de Quique Setién y el Betis para Jesé Rodríguez

En el club verdiblanco están encantados con la actitud profesional del jugador canario, cedido por el PSG, que dio la victoria a su equipo el pasado fin de semana contra el Celta

Foto: Jesé Rodríguez con la camiseta del Betis. (EFE)
Jesé Rodríguez con la camiseta del Betis. (EFE)

La ventana invernal le llegó al Real Betis con regalo sorpresa: Jesé Rodríguez (25 años). Y el jugador, consumando media temporada en el rincón del ostracismo parisino, se agarró a la tabla con el ánimo del que tiene en el bolsillo un premio gordo. Comenzaba la operación “arreglar un juguete roto”, y los dirigentes béticos encomendaron la tarea al mejor Gepetto rehabilitador de futbolistas que conocen: Quique Setién. Para ello ordenó proteger a Jesé con un muro de silencio.

El Betis de Lorenzo Serra Ferrer, vicepresidente deportivo de la entidad y responsable de lo bueno y malo que le ocurre al equipo, no anduvo muy fino en el último mercado de fichajes. Vendieron al paraguayo Sanabria al Génova, y cuando todos esperaban un recambio de garantías goleadoras, aterrizó Jesé. El canario llegó con una sonrisa y un montón de cosas que decir. Tras la rueda de prensa de rigor, Setién cerró el grifo a los periodistas, le dio la llave a su preparador físico, Marcos Álvarez, y éste comenzó a trabajar en sesiones de mañana y tarde con Jesé. El “profe”, tipo optimista y cordial, no se casa con nadie a la hora de quemar calorías y trabajar el cuerpo. Marcos Álvarez aseguraba en la televisión del club verdiblanco: “Jesé tiene características de jugador top. Su situación era complicada a nivel profesional y personal. Ahora está en condiciones de volver a la élite. Él es consciente de lo que se está jugando. Va con una losa a la espalda. Lleva una carga que a la gente le hace dudar, y se entiende, pero él desde el primer día hasta hoy ha trabajado como el que más, con la máxima ilusión posible y humildad”.

Dedicó su primer gol a Marcos Álvarez

Por eso, en Balaídos, tras la consecución de su primer gol con la camiseta del Real Betis que significó la victoria de su equipo, Jesé Rodríguez corrió a abrazar a Marcos, gesto de agradecimiento, señal inequívoca del buen camino que lleva el genial futbolista, y que da la razón al preparador físico, que días antes y con dos goles anulados por el VAR, manifestó: “Cuando Jesé marqué un gol dará un paso más adelante en su recuperación”.

El “muro de silencio” en torno al futbolista canario que a instancias de Setién ha impuesto el club heliopolitano, se lleva a rajatabla. Nada de entrevistas. Solo fútbol. Trabajo, mucho trabajo; vida sana de deportista (el club le ha asignado un nutricionista), vida familiar (sus padres viajan con frecuencia a Sevilla a darle ese calor que necesita), y mucha vida de vestuario, donde las risas y la camaradería rezuman por las paredes de la Ciudad Deportiva Luis del Sol.

El fichaje de Jesé le ha salido al Betis (que anda haciendo regates habilidosos con el fair play financiero) por un millón de euros, todo fruto de la buena sintonía que reina con el París Saint Germain, dueño de la licencia del canario. Existe una opción de compra valorada en nueve millones, si los verdiblancos la ejercieran al final de campaña. Jesé, aseguran en su entorno, estaría encantado de echar raíces en el equipo del barrio sevillano de Heliópolis. Sevilla, el Betis y el corazón de Jesé casan de maravilla. El futbolista apenas rompe su rutina. Vive en una zona residencial, que en coche está a diez minutos del lugar de trabajo, arropado por compañeros como Bartra, Tello, Pau López y Javi García. Jesé descartó varios apartamentos de lujo en el casco antiguo de la ciudad. Prefiere la tranquilidad y centrarse exclusivamente en el fútbol. Si quiere recibir alegrías, que sean las que el gol le proporcione.

Quique Setién, el gran rehabilitador del Betis, se ha puesto manos a la obra con Jesé, una vez que ha colocado en órbita a Canales, futbolista que superó tres gravísimas lesiones y ahora es una de las referencias del Betis. Jesé, dicen en el club, llega de los primeros al lugar de trabajo y suele irse de los últimos. Es un buen padre (tiene dos hijos), un tipo entrañable que antaño corrió demasiado y se equivocó en exceso. Pero Setién, que convivió unos meses con Jesé en Las Palmas, mantiene su apuesta. El canario es titular en la delantera y el autor del gol de la victoria del Betis en su último choque. Es otro futbolista, alguien que quiere confirmar aquellas viejas-grandes expectativas que siempre le rodearon y muy pocas veces aparecieron. Ahora, Jesé juega en punta, junto con Lo Celso, el argentino que, curiosamente, también pertenece al PSG y cuya licencia adquirirá el club heliopolitano una vez pagados 22 millones de euros. Ahora llega la primavera, la Semana Santa, la Feria… Sevilla se multiplica. Pero Jesé no habla, solo quiere que hable su fútbol.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios