fue dirigente de fuerza nueva EN SU JUVENTUD

Por qué Javier Tebas (presidente de LaLiga) es votante y defensor en público de Vox

Javier Tebas aseguró en la Cope que España necesita una alternativa como el partido de Santiago Abascal y que él los votará si siguen así, lo cual es coherente con su historia política personal

Foto: Javier Tebas, en un acto reciente. (EFE)
Javier Tebas, en un acto reciente. (EFE)

"España necesitaba una alternativa como Vox". No se puede decir que la frase de Javier Tebas fuese realmente sorprendente, pues conocer un poco la biografía del presidente de LaLiga es saber que lo suyo con la derecha más radical ha sido siempre mucho más que un coqueteo. El mandatario, en los micrófonos de la 'Cope', mostró su simpatía por la formación de Santiago Abascal y llegó a asegurar que si seguían por esta línea tendrían su voto en unas elecciones. También dijo que rechazaría si le ofreciesen algún cargo.

El éxito de Vox es nuevo en España, pero el fenómeno lleva años arraigado en Europa. Tebas, versado también en lo que pasa en el mundo, comentaba hace ya más de dos años que tenía simpatías por Le Pen, el líder nacionalista francés de extrema derecha que ha polarizado la política gala durante la última década. Es más, en su momento comentó su simpatías con el Frente Nacional en una entrevista en 'El Mundo' y matizó días después en El Confidencial. Su visión no era la de Jean Marie, el líder histórico, sino la de Marine, algo más moderada, que es la candidata actual. "Yo dije que a veces falta un LePen, no estaba diciendo que en todo".

Tebas, además de su reciente afinidad mostrada por estos movimientos, fue militante de Fuerza Nueva, el partido de extremaderecha de Blas Piñar que es el único de esa ideología que ha tenido espacio en el Congreso de los Diputados. Es más, llegó a ser jefe local de sus juventudes antes de que su vida virase a otros campos y dejase de lado la política.

La libertad de expresión

Hace no mucho, lo explicaba en un acto: "Hay mucho maricomplejines en la derecha española. La derecha ha sido cobarde. Si tener un sentimiento de unidad de España, de familia, de defensa de la vida y religioso... sigo pensando lo mismo que hace 20 años. Pero no soy de extrema derecha. En la mayoría de los temas, sigo pensando igual que cuando era de Fuerza Nueva. Lo que pasa es que no se conoce bien qué era Fuerza Nueva. Pero no soy ni de extrema derecha, ni violento. Si extrema derecha es defender la unidad de España, la vida y un sentido católico de la vida, yo estaba en ese grupo. Y sigo defendiendo lo mismo. Yo en eso no he cambiado". Defiende cosas como el aborto cero y fue muy duro en la cuestión catalana, siempre que podía recordaba que en caso de secesión no habría lugar en LaLiga para los equipos de esa Comunidad.

Lo cual, de hecho, es una de las grandes paradojas personales de Javier Tebas. Su ideología es clara, en ningún momento la ha negado, pero eso no le ha impedido sentarse en la mesa y hacer negocios con Jaume Roures. El empresario audiovisual siempre se ha definido como trostkista, lo cual no puede estar más alejado a los postulados que maneja el presidente de LaLiga. Su principal socio en los negocios, Tatxo Benet, que es la otra pata de Mediapro, se ha mostrado en muchas ocasiones abiertamente independentista y también bebe de una tradición de izquierda radical. Nada de eso les ha impedido llegar a acuerdos múltiples, asociarse en la venta internacional de los derechos televisivos y un buen reguero de negocios más que han tenido como protagonistas a LaLiga y a Mediapro.

En su jugosa entrevista con al Cope, Tebas también recordó que los que hacen entrevistas a pie de campo deben estar al servicio de la línea editorial de LaLiga. Esto, que es algo firmado por contrato con las operadoras, no deja de ser una traba a la libertad de expresión, pues se cohíbe al periodista y se le cuenta lo que tiene o no tiene que preguntar sin importar lo noticioso o importante, que debería ser la guía principal en cualquier caso. También esto está cerca de los postulados de Vox, que ha impedido el paso en sus actos a algunos medios de comunicación con líneas editoriales lejanas a sus ideas. Como Paco González le remarcaba, es una paradoja que una televisión que paga más de 1.000 millones de euros por los derechos de retransmisión no pueda utilizar a sus periodistas a su libre entender.

Es curioso porque, personalmente, Javier Tebas no tiene ningún problema en atender a los medios, incluso aquellos que publican información que hubiese preferido que no saliese a la luz. La política que sigue consigo mismo no la ve adaptable al campeonato que dirige.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios