el colaborador de Soraya se acerca a laliga

Tebas ultima el fichaje de Bermúdez de Castro, el político del 155 en Cataluña

Javier Tebas quiere en su equipo al exsecretario de Estado que desarrolló la intervención de Cataluña tras el intento de secesión. El dirigente deportivo fue tajante en su rechazo a la independencia

Foto: Roberto Bermúdez de Castro. (EFE/EC)
Roberto Bermúdez de Castro. (EFE/EC)

Javier Tebas quiere expandir su equipo directivo. Busca perfiles diferentes, que no tengan nada que ver con el deporte. LaLiga negocia con Roberto Bermúdez de Castro para incorporarse a la institución, en principio como adjunto a la presidencia, según fuentes próximas a la negociación. Hasta que salió adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy, Bermúdez de Castro fue secretario de Estado de Administraciones Territoriales. Ejerció durante los dos últimos años del Ejecutivo como mano derecha de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, pero será recordado fundamentalmente por ser decisivo como el enviado a Cataluña para aplicar el artículo 155.

Bermúdez de Castro tiene fama de discreto. Fue el encargado de dirigir sobre el terreno la suspensión de la autonomía impuesta por el Senado, lo que le ha convertido, pese a su hermetismo, en una persona clave en uno de los momentos más delicados de la historia reciente de España. Nacido en 1971 y ahora retirado de la política, es oscense, como Javier Tebas, y aficionado al fútbol. Aunque no tenía relación directa con el deporte profesional sus allegados sí le conocían buenas relaciones en ese mundo. El exsecretario de Estado, con más de 20 años de militancia en el Partido Popular, celebró recientemente el ascenso del Huesca, club que presidió Tebas en los años 90. Este diario intentó el sábado, sin éxito, obtener su versión. El presidente de LaLiga, Javier Tebas, no quiso comentar la noticia.

Bermúdez de Castro es uno de los miembros del equipo de Soraya Sáenz de Santamaría que buscan salida en el sector privado tras su marcha de la política. Al contrario que otros colaboradores de la exvicepresidenta, él no es alto funcionario, por lo que no tenía plaza asegurada en la Administración a la que volver al abandonar el Ejecutivo. Si llega a un acuerdo con LaLiga, necesitará el visto bueno de la Oficina de Conflicto de Intereses, pero en este caso no se prevé que haya problemas. El fútbol profesional es un destino más lucrativo que la política.

Tebas tiene un marcado perfil polítco. En su juventud estuvo vinculado con partidos de ultraderecha y desde LaLiga, institución que preside desde el año 2013 y en la que fue reelegido en 2016, no se ha cortado de expresar su opinión en cuestiones en principio alejadas del fútbol. Ha sido especialmente elocuente en lo referido al conflicto en Cataluña.

"Que los clubes se posicionen a favor del independentismo es posicionarse en un tema que es ilegal. Hay una mayoría silenciosa muy importante en Cataluña, también en el fútbol, que lleva mucho tiempo sin hablar. Los que no están a favor de la independencia que son la mayoría, catalanes y españoles que también tiene derecho a decidir, están en contra del referéndum. Imperará la mayoría de catalanes y españoles que queremos que Cataluña no se vaya de España", llegó a decir Tebas en su día, en unas declaraciones que enfriaron su relación, antes correcta, con el FC Barcelona y su presidente Josep María Bartomeu. Tebas tiene el control absoluto sobre LaLiga y lo previsible es que sofoque cualquier crítica –si la hay– de clubes catalanes como el Barcelona o el Girona.

Un 155 para los pitos al himno

Tebas llegó incluso a proponer que "se aplicase un 155" en la final de la Copa del Rey en el Metropolitano si, como era previsible, había pitos cuando sonase el himno español antes del encuentro. El presidente de LaLiga, que recientemente renovó su contrato para cobrar 1,2 millones de euros anuales, apareció varias veces durante los momentos más crispados del conflicto para asegurar que la independencia era imposible y que, llegado el caso, el Barcelona y el resto de clubes catalanes tendrían que abandonar el campeonato.

Su posición abiertamente contraria al independentismo no evita que LaLiga, y personalmente Javier Tebas, hayan tenido durante mucho tiempo una relación muy estrecha con Jaume Roures y Mediapro, actores dentro del proceso secesionista a los que la Guardia Civil sitúa en algunos informes como los responsables de la comunicación del 'proces'. Mediapro ha sido el principal tenedor de derechos audiovisuales del campeonato español en los últimos años y principal vía de la financiación de LaLiga. El empresario, de hecho, llegó a montar la sala de prensa que se utilizó como centro de comunicaciones el día del referéndum del 1 de octubre.

No es la primera vez que Tebas busca fuera del mundo del fútbol perfiles para reforzar su equipo. Recientemente ha contratado a Florentino Villabona, que fue alto cargo en la Policía Nacional, para llevar el área de integridad. También empleó en esa área, una de las más potenciadas en la patronal, a Manuel Quintanar, que antes de ejercer ese cargo fue subdelegado del Gobierno en Madrid y, después, retornó a la política para ser actualmente secretario de Gobierno de la Comunidad de Madrid. No es el único que se ha fijado en la política para incluir otras experiencias al deporte, pues la nueva jefa de comunicación de la Real Federación Española de Fútbol, Marisa González, antes realizó las mismas funciones con Cristina Cifuentes y Alberto Ruiz-Gallardón.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios