Las mil y una pruebas de Luis Enrique en el centro de la defensa en busca de su Puyol
  1. Deportes
  2. Fútbol
Vermaelen continúa sin debutar en el equipo

Las mil y una pruebas de Luis Enrique en el centro de la defensa en busca de su Puyol

Pese al buen momento culé, la defensa es uno de los quebraderos de cabeza. El técnico realiza cambios y retoques constantes en busca de una zaga solvente

placeholder Foto: Luis Enrique sigue tratando de encontrar una defensa solvente para el Barcelona.
Luis Enrique sigue tratando de encontrar una defensa solvente para el Barcelona.

El Barcelona tiene motivos para sonreír. El conjunto azulgrana ha llegado al parón de selecciones viviendo un gran momento en lo deportivo: pese a su derrota en la Liga de Campeones ante el Paris Saint-Germain, los pupilos de Luis Enrique lideran la Liga con unos resultados perfectos. Sin conocer la derrota en los siete partidos que ha disputado, sumando 19 puntos y aún sin encajar un sólo gol. Y, a pesar de ello, algunas sensaciones no son las esperadas: además de que el juego deja lagunas en algunos momentos del partido, las dudas hacia la defensa han empezado a surgir en los últimos partidos.

En las últimas jornadas, la defensa ha sido la zona menos sólida. Centrales puros, canteranos o mediocentros reconvertidos han ocupado el eje de la zaga en los últimos cursos. Pero todos ellossiempre se vieron apoyados en la gran referencia del 'eterno' Carles Puyol. El central se convirtió en el apagafuegos oficial de la defensa azulgrana, que podía estar conformada por otro cualquier jugador, pues el exinternacional español se apoyaba en su velocidad y experiencia para solventar las situaciones complicadas. Pero sus lesiones y posterior retirada han dejado al equipo huérfano de un hombre clave.

Después de cinco temporadas con constantes parchesen el centro de la defensa, el Barcelona decidió este verano proceder al fichaje de dos centrales. Una de las posiciones más cojas en las últimas temporadas era reforzada con Thomas Vermaelen, central contrastado y de categoría, y Jérémy Mathieu, otro jugador de primer nivel que ha brillado en la Liga española. Pero la 'cara B' del fichaje ha provocado que se viva una situación similar a la de cursos pasados: mientras que el central belga continúa lesionado y sin fecha para reaparecer, el francés podría jugar más de un partido en su zona original, el lateral zurdo.

La noticia más desesperanzadora de todas es, sin duda, el estado físico de Vermaelen. Pese a ser un jugador solvente, el que fuera capitán del Arsenal lleva varios años consecutivos arrastrando lesiones, un hecho que no ha sido distinto a su llegada al Barça. Ya la pasada temporada sólo pudo jugar 21 partidos en toda la temporadatras diversas dolencias físicas. Este año, y pese a haber recibido el alta médica hace algunas semanas, el jugador contnúa sin debutar. Y, lo que es más preocupante, el propio Luis Enrique ha confirmado una nueva lesión de la que ni siquiera existe parte médico.

Dos centrales después de cinco temporadas

En el caso del francés, la situación es más táctica. Desde que llegara al Barça ha jugado a gran nivel como central, pero frente al Rayo Vallecano llegaba la sorpresa al comprobar cómo el técnico azulgrana alineaba al jugador como lateral zurdo. Su gran desempeño ha provocado que incluso se valore como una opción real a lo largo de la temporada para dar descanso a Jordi Alba, lo que provocaría que la pareja de centrales fuera exactamente la misma que la temporada pasada: es decir Gerard Piqué-que no está convenciendo en exceso al técnico- y Javier Mascherano, más la opción de Marc Bartra.

Así, cinco temporadas después de que el Barça fichara a su último central, la defensa continúa siendo la misma. Allá por la temporada 2009-10, el conjunto azulgrana desembolsaba 25 millones de euros para hacerse con los servicios deDmitro Chigrinskiy, que se convertía en un verdadero fracaso. Desde entonces, lo más similar al fichaje de un central fue la llegada de Alex Song, un hombre que podía ocupar esa demarcación, pero que tras las primeras pruebas quedó claro que no tenía el nivel para desempeñarse ahí. Por ello, Mascherano fue la mejor opción para el Barcelona.

Mascherano y Bartra, dos casos muy distintos

El argentino se convirtió en el gran comodín, pero después de un curso en el que el Barça no levantó un solo título, Luis Enrique tenía un objetivo claro: devolver al argentino a la medular y formar una defensa nueva. Todo apunta a que Mathieu seguirá siendo opción primordial en el eje de la zaga, pero el técnico ya ha dejado claro que también cuenta con él como lateral. Es decir, los dos centrales que hafichado el Barça no son indiscutibles: uno, por las continuas lesiones que no le dejan jugar; el otro, porque se desempeña en varias posiciones y puede jugar en una posición distinta a la que se le ha fichado.

Y, a todo esto, el que sale perdiendo en esta guerra es Marc Bartra. El central está demostrando maneras como para tener un hueco en el equipo, pero no termina de encontrar un puesto fijo en el once. Pese a ser convocado por Vicente del Bosque tras la baja de Sergio Ramos, el canterano azulgrana sigue sin consolidarse como un fijo en la defensa, siendo uno más en la rotación. Quizá el gran problema del Barcelona no esté en el número de centrales, ni en las opciones que maneja, sino que es tan sencillo como que no ha encontrado al 'nuevo Puyol' que arregle los problemas defensivos del equipo.

Luis Enrique Thomas Vermaelen Gerard Piqué Jeremy Mathieu Javier Mascherano Marc Bartra Carles Puyol FC Barcelona
El redactor recomienda